Jueves 23 de Febrero de 2017
Una agenda
con toda la música


Jueves 23
Viernes 24
Sábado 25

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

Sonatori della Gioiosa Marca en el Teatro Colón : Las cuerdas de Vivaldi
El último concierto de la temporada 2011 de Mozarteum propuso un viaje musical por la obra del compositor Antonio Vivaldi a través de obras instrumentales y vocales. Por Ernesto Castagnino
 

Sonatori della Giocosa Marca

SONATORI DELLA GIOIOSA MARCA. Concierto del martes 25 de octubre de 2011 en el Teatro Colón, organizado por Mozarteum Argentino. Director: Francesco Fanna. Solistas: Gemma Bertagnolli, soprano; Manuela Custer y Susana Moncayo von Hase, mezzosopranos; Dorothée Oberlinger, flauta piccolo; Giorgio Fava, violín; Ivano Zanenghi, mandolina y laúd; Filippo Plancher, narrador. Textos: Myriam Zerbi. Programa “Le donne di Vivaldi”. Vivaldi: Concierto para cuerdas en Re menor, RV 127 /  Concierto para flauta piccolo en Do mayor, RV 443 / Concierto para laúd, RV 93 / Terceto “In memoria aeterna” de Beatus vir, RV 597 / Arias de Ottone in villa, Arsilda, regina di Ponto, Orlando finto pazzo, Juditha Triumphans, Griselda, Andromeda liberata y Orlando furioso.


La principal atracción de este concierto fue sin duda la agrupación de instrumentos originales Sonatori della Gioiosa Marca, especializada en el repertorio barroco de la región del Véneto. Esta orquesta de cuerdas con más de veinticinco años de trayectoria, comenzó a tomar notoriedad en nuestro medio a partir del DVD que registró el recital de la mezzosoprano Cecilia Bartoli en el Teatro Olimpico de Vicenza en 1998 (Cecilia Bartoli: Live in Italy, DECCA) y más recientemente en el recomendable disco de Sol Gabetta que reúne obras para cello y orquesta del compositor veneciano (Il Progetto Vivaldi, 2007, RCA).

Con el título Le donne di Vivaldi, la propuesta se orientó al género de “concierto didáctico” con la presencia de un narrador que iba introduciendo cada pieza y comentando el contexto de su creación con anécdotas más o menos verosímiles extraídas de la biografía del músico. El resultado, obviamente más atractivo para el público principiante que para el melómano, fue interesante debido a la destreza actoral de Filippo Plancher quien, no obstante algunos momentos algo sobreactuados, mantuvo el interés de la narración a lo largo del concierto. El programa incluyó una muestra de la producción instrumental y vocal del compositor, intercalando conciertos y arias de ópera de gran dificultad técnica.

La sección instrumental con los conciertos para cuerdas RV 127, para laúd RV 93, y para flauta piccolo RV 443, fue lo más destacado de la velada. La flautista Dorothée Oberlinger tuvo una actuación memorable en el concierto RV 443, haciendo frente con generoso virtuosismo a los desafíos técnicos de su parte solista, con ornamentaciones que se integraban perfectamente a la línea, gran habilidad en la articulación y un sonido ligero y brillante. También el laudista y mandolinista Ivano Zanenghi hizo lo propio en el concierto RV 93, asumiendo la parte solista de laúd con una gama expresiva bien graduada y definitivamente lograda en el movimiento lento central. Menor contundencia tuvieron las actuaciones de las tres solistas vocales: la bella coloratura de Gemma Bertagnolli, precisa pero algo fría, la expresividad de Manuela Custer, franca y extrovertida, y la entrega de Susana Moncayo, lograron algunos bellos momentos pero no llegaron a superar la excelencia lograda en los tres conciertos.

Por su parte, el conjunto de cuerdas, consolidado como una autoridad en el barroco musical del Véneto, sostuvo el hilo musical con vigor y rigurosidad estilística. Con las orquestas de instrumentos antiguos el oyente menos entrenado debe atravesar el primer impacto de un sonido que resulta algo “seco” al oído acostumbrado a la suntuosidad sonora de las orquestas modernas. Pero cuando se logra superar lo que en principio aparece como un déficit, el oyente advierte cómo se gana en transparencia y variedad tímbrica, pudiendo individualizar cada una de las partes sin perjuicio de la unidad y la vivacidad del conjunto. En este sentido, el director Francesco Fanna se mostró seguro al frente del ensamble orquestal, sin buscar la acentuación efectista de tantas interpretaciones vivaldianas, sino hilvanando un discurso musical de gran riqueza de matices, con momentos para el impulso enérgico y también para la relajación.

En síntesis, un magnífico concierto cerró la temporada 2011 de Mozarteum, con todo el brillo de la música de Antonio Vivaldi a cargo de especialistas.

Ernesto Castagnino
ecastagnino@tiempodemusica.com.ar
Noviembre 2011


Para agendar
El Mozarteum Argentino, que festejará el próximo año sus 60 años de vida, anunció para su Temporada 2012 la presencia de la Orquesta Nacional de Francia, con la dirección de Kurt Masur, en su gira despedida (junio), la Orquesta Nacional del Capitole de Toulouse con el joven director ruso Tugan Sokhiev en el podio (mayo) y la Orquesta del Maggio Musicale Florentino con dirección de Zubin Mehta, en una gira en homenaje al 500º aniversario del fallecimiento de Americo Vespucio (agosto). Entre los solistas se cuenta la presencia de Daniel Barenboim quien en abril abre la temporada con un recital de piano, la mezzosoprano Joyce DiDonato (agosto), el pianista Alon Goldstein (septiembre) y los chelistas Sol Gabetta y Antonio Meneses (octubre). Un especial atractivo tiene el estreno de la obra Cassandre del compositor contemporáneo Michael Jarrell, que contará con la presencia del Ensemble Intercontemporain y la actriz Fanny Ardant (junio).
Más info: www.mozarteumargentino.org

__________
 
Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en este concierto, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

 
Publicado el 03/11/2011
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados