Sábado 4 de Julio de 2020
Una agenda
con toda la música






Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

"Così fan tutte" en Chile : Frágil felicidad
Dos solventes elencos en el Municipal de Santiago cerraron la trilogía Mozart-Da Ponte en la puesta en escena de Pierre Constant. Por Cristóbal Astorga Sepúlveda (corresponsal en Chile).
 

COSÌ FAN TUTTE, dramma giocoso en dos actos de Wolfgang Amadeus Mozart. Funciones del viernes 19 y martes 23* de julio de 2019, en el Municipal de Santiago, Ópera Nacional de Chile. Dirección musical: Attilio Cremonesi / Pedro-Pablo Prudencio*. Dirección de escena: Pierre Constant. Escenografía: Roberto Platé. Vestuario: Jacques Schmidt y Emmanuel Peduzzi. Iluminación: Jacques Rouveyrollis, realizada por Christophe Naillet. Reparto: Paulina González / Andrea Aguilar* (Fiordiligi), Rihab Chaieb / Evelyn Ramírez* (Dorabella), Marcela González / Patricia Cifuentes* (Despina), Andrew Stenson / Santiago Bürgi* (Ferrando), Orhan Yildiz / Eleomar Cuello* (Guglielmo), José Fardilha / Patricio Sabaté (don Alfonso). Coro del Municipal de Santiago, director: Jorge Klastornick. Orquesta Filarmónica de Santiago.

Così fan tutte (Viena, 1790), la tercera y última colaboración entre Wolfgang Amadeus Mozart y Lorenzo Da Ponte, ha sido vista como una ópera problemática. No solo porque desde un punto de vista dramático resulta más psicológica que sus dos compañeras de trilogía, sino principalmente por las acusaciones de misoginia que subyacen a la trama. El experimento de uno de los personajes —poner a prueba la fidelidad de dos damas ferraresas cuando sus prometidos se marchan a la guerra— arroja la conclusión del título: todas las mujeres son volubles. La obra alumbra también dimensiones de crueldad, manipulación y cuestionamiento de los roles de género, lo que junto a la falta de verosimilitud de la anécdota (las chicas no son capaces de reconocer a sus prometidos disfrazados) y acusaciones incluso de frivolidad (los cornos en la segunda aria de Fiordiligi serían para algunos una referencia a los “cornudos”) hacen que Così sea vista como inconsistente. Es por ello un desafío montarla de manera atractiva.

Por tercer y último año consecutivo el Municipal de Santiago ofreció la puesta de Pierre Constant para el tríptico Mozart-Da Ponte. Con un escenario único, debido a Roberto Platé, la producción intentó expresar una idea de unidad en un conjunto que, fuera de compartir autores, no tienen en lo inmediato un nexo común. Es labor del equipo artístico construir ese nexo. Fuera de algunos elementos compartidos por las tres óperas (un espejo, un copón, unas naranjas), la pretensión de unidad quedó más bien abierta ahora que hemos llegado al final del ciclo. De todas, probablemente sea Così  el título que resultó más dinámico, con una atmósfera de colores cálidos y, gracias a una celosía ubicada al fondo, un entorno menos claustrofóbico. Es, en todo caso, una lectura intimista, de interiores, donde la naturaleza (la costa napolitana) se sugiere impresionistamente con los colores y la iluminación (un muy buen trabajo ejecutado por Christophe Naillet). La puesta de Constant no hace demasiado por sacudir los temas polémicos, transformado la obra más en una guerra de los sexos. Don Alfonso, por ejemplo, obliga a Guglielmo a ver la infidelidad de su amada, un rasgo de crueldad que sin embargo se remató en clave cómica. Una estatua de San Sebastián, con toda su ambigua carga de moral convencional y erotismo, fue utilizada únicamente como índice de la piedad de las mujeres. Aflora, eso sí, en las pataletas de los hombres en el acto segundo el tema de la fragilidad masculina, una lectura que de todas formas pudo haberse explotado con mayor espíritu crítico.

"Sento, oh Dio!": Paulina González (Fiordiligi), Rihab Chaieb (Dorabella), José Fardilha (don Alfonso), Andrew Stenson (Ferrando), Orhan Yildiz (Guglielmo) en el acto primero de Così fan tutte, Municipal de Santiago, 2019

Los tres títulos contaron con las batutas de Attilio Cremonesi y Pedro Pablo Prudencio, quienes después de un Don Giovanni cargado a la morosidad, volvieron a un enfoque rápido y furioso, aunque con menos extremismo que en Bodas de Fígaro. Salvo por el tempo demasiado veloz infligido al trío “Soave sia il vento”, es algo que en general se agradece. Hubiese sido provechoso que la energía y el espíritu exploratorio irradiaran a los recitativos simples, bastante poco expresivos. No deja de llamar la atención, porque en medio de estas funciones el pianista francés David Fray ofreció en el mismo escenario una lectura de las Variaciones Goldberg que puso de manifiesto las amplias posibilidades del teclado barroco.

Los dos elencos tuvieron un excelente manejo del lenguaje mozartiano. Varios de los solistas, además, estuvieron presentes a lo largo de toda la trilogía, aflorando una suerte de familia artística. Marcela González, con una voz ambarina, y Patricia Cifuentes, más tipo soubrette, fueron dos chisposas Despinas que no abusaron de los recursos cómicos en los dos finales de acto. José Fardilha mostró su experiencia como un don Alfonso maquiavélico, lleno de insinuaciones y malicia; Patricio Sabaté prefirió en cambio un enfoque más directo, casi cómplice con el resto de los personajes.

El tenor Andrew Stenson está al comienzo de su carrera, pero su voz lírica y con facilidad para los agudos corrió muy bien por el teatro, ofreciendo una emotiva lectura para “Un aura amorosa”. A su colega Santiago Bürgi se lo vio más cómodo que el año pasado, pintando un Ferrando más arrojado, y por lo mismo más intenso en sus confrontaciones del acto segundo (ambos omitieron eso sí la segunda aria). El barítono turco Orhan Yildiz tiene un material extraordinariamente rico que puso al servicio de un coqueto Guglielmo, particularmente efectivo en su dúo del acto segundo. Eleomar Cuello, por su parte, confirma que es uno de los cantantes que vale la pena seguir: un bello timbre, gran desplante escénico, y comprometida actuación.

"Eccovi il medico": Andrea Aguilar (Fiordiligi), Patricia Cifuentes (Despina), Santiago Bürgi (Ferrando), Eleomar Cuello (Guglielmo), Patricio Sabaté (don Alfonso) y Evelyn Ramírez (Dorabella) en el final del acto primero de Così fan tutte, Municipal de Santiago, 2019

En el elenco femenino, Paulina González mostró que sus credenciales en Mozart son intachables. Es lo que ya sabíamos por sus muy logradas Condesa y doña Elvira. El timbre, cremoso y con graves seguros, se luce en particular en el rondó del acto segundo. Fue por lo mismo instructivo tener a Andrea Aguilar en el elenco alternativo, pues su voz de vibrato rápido, con un timbre claro y aéreo, le permitió ofrecer una Fiordiligi menos dramática. Los graves, que los tiene, los integra con suma inteligencia, produciendo un sonido parejo a lo largo de todo su registro. Como Dorabella, Evelyn Ramírez hizo su debut en Mozart, logrando un excelente resultado. La mezzosoprano Rihab Chaieb, por su parte, fue una revelación. La voz aúna cualidades que se mueven de lo aterciopelado a lo dramático, negociando con inteligencia los aspectos más líricos, lo que unido a un fraseo preciso y una presencia escénica desenvuelta la hicieron particularmente efectiva en “Smanie implacabile” y en el finale primo. Es una artista que valdría la pena escuchar en un papel más desafiante.

Un protagonista adicional de este Così fue el Coro. Cantando desde los palcos para sus breves intervenciones, marcó con su invisible presencia una suerte de tensión. El Municipal se encuentra actualmente atravesando una situación de crisis financiera que ha llevado a la desvinculación de varias decenas de funcionarios, incluidos algunos miembros del Coro. El telón final cayó así sobre estas funciones de forma un tanto amarga, y si bien el Coro no estuvo sobre escena para recibir los aplausos, es indudable que el público parecía tener en mente a estos artistas al momento del cierre. Vaya para ellos también nuestro reconocimiento.

Cristóbal Astorga Sepúlveda
kastorgas@tiempodemusica.com.ar
Santiago de Chile, julio de 2019

Imágenes gentileza Municipal de Santiago / Fotografías Marcela González Guillén y Patricio Melo
Seguinos en
www.twitter.com/TdMargentina y www.facebook.com/tiempodemusica.argentina
__________
 
Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en este concierto, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro facebook o nuestro blog. Hagamos de Tiempo de Música un espacio para debatir.

Compartí esta nota en Facebook o en Twitter

 
Publicado el 30/07/2019
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados