Domingo 29 de Noviembre de 2020
Una agenda
con toda la música






Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

Claudia Montero : Sentimiento rioplatense
Con motivo del concierto de la Filarmónica de Buenos Aires del jueves 27 de junio en el cual se interpretará una de sus obras, la compositora hispano argentina conversó con TIEMPO DE MÚSICA. Por Ernesto Castagnino
 

Como ocurre con tantos creadores e intérpretes locales, el nombre de Claudia Montero saltó a las primeras planas de los diarios argentinos cuando en 2014 resultó ganadora de un Grammy Latino por su Concierto para violín y orquesta de cuerdas en la categoría “Mejor Composición Clásica Contemporánea”. Premio que volvió a cosechar en 2016 por su cuarteto de cuerdas Cuarteto para Buenos Aires y en 2018, por partida doble, por su Concierto para guitarra “Luces y Sombras” y por su álbum Mágica y Misteriosa.

Los premios dan visibilidad, eso es indudable, pero el momento de la premiación, si se quiere efímero, es el resultado de un silencioso, arduo y disciplinado trabajo de años. Como se desprende de una lectura de su nutrido catálogo, Montero ha incursionado en todos los géneros (excepto por ahora el lírico) con obras de cámara, sinfónicas y vocales. En un lenguaje neoclásico y con la omnipresencia de sonoridades rioplatenses, la obra de esta talentosa compositora es actualmente interpretada en todo el mundo y recibe encargos de importantes orquestas.

Su Concierto para piano y orquesta "Blanco y negro" obtuvo un rotundo éxito al estrenarse en 2017 con la Orquesta RTÉ bajo la batuta de David Brophy, en el marco del Galway International Arts Festival, aunque una de sus obras más interpretadas es, sin duda, el Concierto para guitarra, estrenado ese mismo año con la Orquesta de Valencia en el Palau de la Música. Evocaciones, Sonidos de mujer, Ausencias, Irremediablemente Buenos Aires, Luminosa, Mágica y misteriosa: los títulos de sus álbumes resultan una interesante sugerencia acerca del universo musical que propone Claudia Montero. Un universo poético, cargado de emotividad y con un fondo de melancolía. Intentemos, a través de sus propias palabras, adentrarnos en él.

Comencemos por el surgimiento de su vocación musical: cuéntenos cómo fueron sus años de formación y cuándo tomó la decisión de convertirse en compositora…
Mi vocación, como todas las vocaciones, se manifestó de una forma inesperada. En mi familia no había músicos, tampoco asistía a conciertos, así que todo lo que podía llegarme era a través de la televisión y la radio. A los diez años empecé a estudiar piano, a los doce, guitarra, y a los trece empecé a componer pequeñas obras para guitarra, sin ningún conocimiento técnico. A los diecinueve años ingresé al Conservatorio decidida a estudiar composición, continuando con mis estudios de piano, que no finalicé, porque me dediqué de lleno a composición. Mi vida, como la de todos, pasó por muchos momentos de crisis, pero cerca de los treinta años dejé todo para centrarme en mi formación y mi carrera como compositora. Aquí en Valencia hice una master en Estética y creatividad musical, luego siguió la tesis doctoral que ahora duerme… y no sé si va a despertar.

¿Desde cuándo reside en España? ¿Cómo se dio la decisión de emigrar?
Viajé para radicarme aquí en 2002, impulsada por la crisis económica y por decisiones vitales, mi llegada a Valencia fue un tanto fortuita, pero aquí estoy desde hace diecisiete años… Buscaba un lugar donde poder proyectarme, trabajar y componer, me siento cómoda en esta ciudad, encontré todo en ella.

¿Modificó en algo su trabajo creativo el cambio de país?
No, mi trabajo siguió siendo el mismo desde lo creativo, intentado construir espacios donde me sintiera cómoda, con mis rituales creativos.

En su obra hay una clara identidad rioplatense, ¿cómo se fue desarrollando en usted esa relación con la música del Río de la Plata?
La identidad como concepto, como guía, como un faro, es algo que nace naturalmente, nunca he forzado ese gesto, que además no es el único, pero sí, tal vez, con el que más me identifican. Creo que evoco Buenos Aires en mi música porque es una forma de sentirla siempre conmigo: todos los segundos movimientos de mis conciertos o de mis suites, exponen el lenguaje más verdadero y más profundo, esto es una invitación a escucharlos…

¿Qué músicos la han influenciado?
En realidad, en cada momento siento la influencia o aportación de muchos, pero siempre hay maestros que te guían: Bach y Ravel, por ejemplo. De mis contemporáneos, algunos me impresionan y me conmueven: John Luther Adams y John Adams.

¿En qué género se siente más cómoda componiendo?
Me siento especialmente cómoda con las cuerdas. En cuanto a los géneros, creo que la música de cámara es mi debilidad, en todos los sentidos, me apasiona, pero a su vez siento la presión de trabajar con pocos instrumentos, ese es el desafío.

¿Le interesaría incursionar en el género lírico?
Me atrae muchísimo el genero lírico, allí otro desafío, el texto, la voz, todo… el equilibrio, los límites… es una cuenta pendiente y espero, en un futuro, poder saldarla. Tendrá que ser algo que me enamore.

¿Cómo ve el panorama de las compositoras en la actualidad? ¿Cuáles son los temas que se debaten en los foros y asociaciones de compositoras hoy?
El panorama está cambiando muchísimo, debatimos visibilidad, espacios, oportunidades, pero creo que hay un tema de base que solucionar: ¿cuántas mujeres tenemos en las carreras de composición? En mis quince años en el Conservatorio puedo decirte que pocas, muy pocas. Si no incrementamos la presencia de mujeres allí, no podremos proyectar a las compositoras, es un tema interesante que da para un debate. Igualmente quiero ser clara en esto: la calidad no se mide por el género. No avanzamos si solo conseguimos que se nos programe por ser mujeres. Bajo esos términos y condiciones, no hay evolución ni avance.

La Orquesta Filarmónica de Buenos Aires estrena ahora su obra Ave fénix*. Cuéntenos cómo surgió esta obra y con qué se encontrará el espectador que asista al concierto.
El mito del Ave fénix tan difundido, citado e interpretado, siempre me generó curiosidad. Muchísimas situaciones internas y externas me llevaron a esa identificación y trasformación permanente del mito en lo cotidiano de mi vida y en la vida de todas las personas. Las imágenes poderosas que se despliegan en la mente generan ideas musicales, conectadas íntimamente con las emociones, una línea de búsqueda permanente en mis trabajos. La obra se conforma en tres movimientos a modo de Suite: “Oscuridad/Nacimiento”, “Fuego/Muerte/Purificación” y “Renacimiento/Inmortalidad”. Los movimientos pueden ser interpretados en el orden que sugiero, pero podrían ser modificados en interpretaciones futuras.

¿Cómo es esto?
El mito representa un ciclo permanente, hasta te diría perpetuo. Por eso, el orden de las secciones no altera la visión general de la obra: esa es la idea principal del Ave fénix, nunca saber en qué momento vital nos encontramos, pero saber que saldremos de él, una y otra vez... He tratado de huir de los tópicos y de los gestos esperados en cuanto a la orquestación, aunque a veces es tan difícil que no se si lo he conseguido… Solo quiero que los demás puedan emocionarse y entregarse, como lo he hecho yo, en cada gesto de esta nueva obra.

Con esta obra hará su debut en la sala principal del Teatro Colón.
Sí, se estrenaron obras mías, pero en el Salón Dorado. Será la primera vez que se escuche mi música en la sala principal.

Para finalizar, ¿cuáles son sus próximos proyectos?
Tengo varios aspectos en los que estoy trabajando: a nivel compositivo: una obra muy grande para coro y orquesta está a punto de entrar en mi agenda. Además, la producción de mi próximo disco… Intento no asumir más de lo que puedo hacer, porque la presión de los encargos es muy grande y hay que dejar márgenes de tiempo para madurar los procesos creativos.

Entrevista de Ernesto Castagnino
ecastagnino@tiempodemusica.com.ar
Junio 2019

* N. del E.: Por razones de salud, Claudia Montero no viajará a Buenos Aires por lo cual el Teatro Colón decidió reprogramar Ave fénix para una futura temporada y ella esté presente en el estreno. En esta ocasión se interpretará otra obra de la compositora, Rincones de Buenos Aires.

Para agendar
Rincones de Buenos Aires de Claudia Montero se interpretará mañana jueves 27 de junio a las 20.00 por la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires, dirigida por Manuel Hernández-Silva. El programa se completa con la interpretación del Concierto N° 2 de Camille Saint-Saëns —con la pianista croata Martina Filjak— y la Sinfonía N° 8 de Antonín Dvorák. Más info: www.teatrocolon.org.ar/es/2019/ofba/orquesta-filarmonica-abono-07

Seguinos en www.twitter.com/TdMargentina y www.facebook.com/tiempodemusica.argentina
__________
 
Espacio de Opinión y Debate
¿Qué te pareció esta entrevista? ¿Coincidís con lo que aquí se dice? Dejanos tu punto de vista en nuestro facebook o nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

Compartí esta nota en Facebook o en Twitter

 
Publicado el 26/06/2019
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados