Sábado 20 de Julio de 2019
Una agenda
con toda la música






Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

"Rigoletto" en el Teatro Colón : ¿Qué hay de nuevo, bufón?
El comienzo de la temporada lírica del Teatro Colón, con uno de los títulos más taquilleros del repertorio, dejó otra sobresaliente interpretación del barítono Fabian Veloz, una intensa versión musical de Maurizio Benini y una puesta escénica sin mayores sorpresas. Por Ernesto Castagnino
 

RIGOLETTO, ópera de Giuseppe Verdi. Nueva producción escénica. Función del domingo 17 de marzo de 2019 en el Teatro Colón. Dirección musical: Maurizio Benini. Puesta en escena: Jorge Takla. Escenografía: Nicolás Boni. Vestuario: Jesús Ruiz. Iluminación: José Luis Fiorruccio. Elenco: Fabián Veloz (Rigoletto), Ekaterina Siurina (Gilda), Pavel Valuzhin (Duque de Mantua), George Andguladze (Sparafucile), Guadalupe Barrientos (Maddalena), Ricardo Seguel (Conde Monterone), Sergio Wamba (Conde Ceprano), Gabriel Centeno (Borsa), Christian Peregrino (Marullo), Alejandra Malvino (Giovanna), Mariana Rewerski (Condesa Ceprano), Ana Sampedro (Paje), Sebastián Sorarrain (Ujier). Orquesta y Coro Estables del Teatro Colón. Director del coro: Miguel Martínez.

Uno de los momentos más interesantes en la historia del género operístico se produjo cuando los protagonistas heroicos —de dimensiones épicas— fueron desplazados por hombres y mujeres ‘comunes’, con sentimientos y problemáticas que el espectador podía haber experimentado alguna vez. Ese fue, sin duda, uno de los principales aportes de Giuseppe Verdi a la ópera: convertir en protagonista de sus dramas a personajes más cercanos al espectador, con contradicciones y decisiones erradas. Una vez que se hubo liberado de los opresivos contratos de sus “años de prisión”, libre entonces de elegir los temas y fuentes de sus óperas, el músico se dirigió a una obra de Victor Hugo, El rey se divierte, cuyo protagonista es un bufón de la corte de Francisco I. Convertida, por la pluma de Francesco Maria Piave, en la historia de una venganza fallida, donde el villano queda impune y el protagonista es, a la vez, víctima y victimario, Rigoletto, además de quitar el foco de la aristocracia y ponerlo en la servidumbre, convertía la dialéctica bien versus mal, en una compleja y contradictoria combinación de sentimientos nobles y puros conviviendo con el odio y la sed de venganza. Todo en el mismo personaje.

El bufón de la corte del duque de Mantua se burla de todos, se ríe de la desgracia de los padres cuyas hijas son mancilladas por el lascivo duque. Sin embargo, también él es padre y sufrirá en carne propia la desesperación cuando su hija sea raptada y ultrajada. En cada escena Rigoletto se nos presenta en una nueva faceta: burlón y cínico al comienzo, tierno y protector cuando se trata de su hija, desesperado y humillado al ser engañado, furioso al jurar venganza y, finalmente, hundido en la desesperación al encontrarse en el mismo lugar de aquel padre del cual se había burlado en la primera escena de la ópera. Un desafío extraordinario para cualquier barítono que quiera medirse con este gran personaje verdiano.

"Sii maledetto!": Ricardo Seguel (Monterone) y Fabián Veloz (Rigoletto) en el final del primer cuadro, Rigoletto, Teatro Colón, 2019

Si ya en 2012 la interpretación de Fabián Veloz del desgraciado bufón para Buenos Aires Lírica nos había resultado digna de elogio, es lógico que, tras siete años de estudio y crecimiento profesional, el abordaje del rol haya madurado en intensidad de fraseo y profundidad emocional. Veloz ha ganado en proyección y volumen ciertamente, pero sobre todo se ha consolidado como un gran intérprete, capaz de captar la atención del espectador sobre cada gesto y cada frase, en actuaciones que jamás resultan rutinarias.

La soprano Ekaterina Siurina resultó una Gilda correcta, pero escasa de densidad vocal. La rusa, de voz bien timbrada y precisa pero algo pequeña para la orquestación verdiana, fue ganando en aplomo, y logró un “Tutte le feste al tempio” mucho más interesante que el “Caro nome” del acto primero. También el rol de duque de Mantua fue confiado a una voz eslava: el bielorruso Pavel Valuzhin, más bien indiferente al significado de lo que cantaba, cumplió con lo justo, sin dejar una impronta personal en su interpretación. La mezzosoprano Guadalupe Barrientos impuso su asombroso volumen vocal como Maddalena, mientras que su hermano, el asesino Sparafucile, no consiguió generar demasiado temor en la voz de emisión irregular de George Andguladze.

Poco para decir sobre la propuesta escénica de Jorge Takla, que gustó a los partidarios de lo tradicional tanto como defraudó a aquellos que esperan algo más estimulante y renovado en la puesta escénica de las obras de repertorio. Las convencionales y algo anodinas marcaciones tuvieron un marco visual sugerente en las escenografías de Nicolás Boni, más atractivas en el plano tridimensional que en algunas de las proyecciones.

"Ah la maledizione!": Ekaterina Siurina (Gilda) y Fabián Veloz (Rigoletto) en la escena final de Rigoletto, Teatro Colón, 2019

La dirección musical de Maurizio Benini tuvo todos los ingredientes que una buena interpretación verdiana requiere: profundidad, matices, tensión y crescendi dramáticos de alto voltaje, mientras que la Orquesta y Coro Estables del Teatro Colón tuvieron actuaciones excelentes en un repertorio que manejan a ojos cerrados.

El público respondió con una gran ovación al esfuerzo conjunto. Esfuerzo que consiguió dar vida, una vez más, a la trágica historia de un hombre desgraciado, un hombre común que no viene a mostrarnos grandes hazañas heroicas sino a contarnos que el amor y el odio conviven en todos nosotros… y lo que hagamos con ello, tiene consecuencias.

Ernesto Castagnino
ecastagnino@tiempodemusica.com.ar
Marzo 2019

Imágenes gentileza Teatro Colón / Fotografías de Arnaldo Colombaroli y Máximo Parpagnoli
Seguinos en
www.twitter.com/TdMargentina y www.facebook.com/tiempodemusica.argentina
__________
 
Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en esta ópera, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro facebook o nuestro blog. Hagamos de Tiempo de Música un espacio para debatir.

Compartí esta nota en Facebook o en Twitter

 
Publicado el 01/04/2019
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados