Viernes 22 de Marzo de 2019
Una agenda
con toda la música






Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

"Die Walküre" en Múnich : Una investigación sonora
Simon Rattle continúa su Ciclo del Anillo al frente de la Orquesta Sinfónica de la Radio Bávara. Un elenco internacional de excelente nivel brindó una función ágil explorando con claridad la partitura. Por Cristóbal Astorga Sepúlveda (desde Múnich)
 

DIE WALKÜRE, ópera en tres actos de Richard Wagner. Versión de concierto del viernes 8 de febrero de 2019 en la Herkulessaal, Residenz, Múnich. Dirección musical: Simon Rattle. Reparto: Eva Maria Westbroek (Sieglinde), Iréne Theorin (Brünnhilde), Alwyn Mellor (Gerhilde), Anna Gabler (Ortlinde), Katherine Broderick (Helmwige), Elisabeth Kulman (Fricka), Jennifer Johnston (Waltraute), Anna Lapkovskaja (Grimgerde), Simone Schröder (Rossweiße), Claudia Huckle (Schwertleite), Stuart Skelton (Siegmund), James Rutherford (Wotan), Eric Halfvarson (Hunding). Orquesta Sinfónica de la Radio Bávara.

¿Walküre en concierto? Esa puede ser una manera efectiva de ahuyentar al público. Después de todo, es una obra de cuatro horas cantada en alemán. No fue el caso aquí, donde las entradas para la primera de las dos funciones se vendieron como pan caliente. La razón no es que se trate de una ciudad alemana, o que sea la ópera más popular de la Tetralogía de Wagner, sino que el concierto se enmarca dentro de un ciclo del Anillo que el director inglés sir Simon Rattle ha programado junto a la Orquesta Sinfónica de la Radio Bávara. Iniciado en 2015 con Rheingold (disponible como grabación en el sello de la orquesta), continuará en años sucesivos con las dos óperas restantes en la que se espera sea la nueva casa de la orquesta muniquesa, el Konzerthaus München.

Es precisamente ella, la orquesta, una de las razones más fuertes para oír este ciclo. En su ranking de 2008 de mejores orquestas del mundo la revista Grammophone la situó en el sexto lugar, por sobre la Orquesta de Cleveland, la Filarmónica de Los Angeles y la Staatskapelle Dresden. En sus 70 años de existencia ha disfrutado de batutas titulares de la talla de Rafael Kubelik y sir Colin Davis, estando hoy a su cargo el letón Mariss Jansons. Caracterizada por un sonido de extraordinaria calidez, con una cuerda aterciopelada y un conjunto virtuoso de maderas, es sin duda una elección suntuosa para vestir el romanticismo de Wagner, algo que a finales de 1980 Bernard Haitink de hecho hizo en su Anillo para EMI al frente del conjunto. El resultado en manos de Simon Rattle va, sin embargo, en otra dirección. Rattle es ante todo un director sinfónico, una batuta atenta a los contrastes y a la manera en que las diferentes familias de instrumentos dialogan y se escuchan. Desde el comienzo, con el ataque incisivo de la cuerda baja señalando la tormenta en el exterior de la cabaña de Hunding, esta Walküre galopó con agilidad. Fue de hecho la tónica de la noche: con una duración de tres horas y treintaisiete minutos (compárese con los veinte minutos adicionales que se toma Valery Gergiev en su respectiva grabación), fue una versión dúctil, de texturas transparentes, con metales controlados e incluso algo tímidos. Es un enfoque asombroso en su preciosismo, pero en muchas ocasiones drenado de excitación. La batuta de Rattle logra efectos realmente mesméricos en pasajes como el Todesklage del acto segundo, un momento donde el tiempo pareció suspenderse y la orquesta conducirse por los meandros de un jardín zen en su fría y distanciada articulación. Es paradójicamente un momento de gran intensidad, a años luz del carácter de meditación cósmica que diversos directores suelen imprimirle. Pero en otros pasajes, como la extracción de la espada del fresno en el acto primero, el resultado es más ambiguo y despierta dudas acerca de la efectividad de hacer la ópera en concierto.

"Die bräutliche Schwester | befreite der Bruder": Stuart Skelton (Siegmund) y Eva Maria Westbroek (Sieglinde), acto primero, Die Walküre, Herkulessaal, 2019

Desde su entrada, el tenor australiano Stuart Skelton mostró un brillante material de tenor. Es un Siegmund de timbre heroico como un clarín, con dos “Wälse!” abundantes y directos, capaz también de sumergirse con un hermoso cantabile en un “Winterstürme” íntimo, con una orquesta reducida casi a un conjunto de cámara. Como su incestuosa hermana, Eva Maria Westbroek mostró porqué ha hecho suyo el papel de Sieglinde, el cual domina vocalmente a la vez que es fácil para el público conectar con su entusiasta manejo del personaje. Como se trataba de una versión en concierto, los movimientos y la gestualidad de los cantantes estuvieron limitados, siendo así todo un mérito la forma en que en este contexto Westbroek logró pintar con espontaneidad el papel. Menos interesante fue el Hunding de Eric Halfvarson, con una voz gastada y una interpretación en piloto automático.

Si el acto primero ofreció en su conjunto un cuadro ecuánime, el segundo acusó en cambio algunas dudas. Reemplazando a Michael Volle, el bajo-barítono británico James Rutherford encarnó un Wotan de voz lírica, con hermosos y redondos graves. Es un padre de los dioses más bien bonachón, humanizado en su tragedia, en una lectura que no engarza del todo bien con el enfoque analítico que Rattle imprime a la orquesta en el gran monólogo del acto segundo. Como Brünnhilde, Iréne Theorin ingresó a la Herkulessaal con una energía digna de una amazona. Después de una apurada versión del “Hojotoho”, Theorin develó un personaje de gran autoridad, aunque en pocas ocasiones aflorara algo semejante a pasión. La mezzo austríaca Elisabeth Kulman fue, sin lugar a dudas, la joya de ese acto segundo. Fricka no es precisamente un rol que capture nuestra atención y, menos, nuestras simpatías. Kulman, con un impecable vestido fucsia, una voz seductora, un ceño que recuerda al malgenio de Anna Kendrick y un manejo serpentino de su figura sermoneó a su marido con la mezcla exacta de sabiduría e ironía. Es, por lo demás, uno de los pasajes más filosóficos de la obra: ¿cómo puede Siegmund obrar libre si tu, Wotan, has condicionado todas sus acciones? El nudo clásico entre libertad y necesidad fue tensado con una habilidad única por esta gran artista.

Escenas de la vida conyugal: Elisabeth Kulman (Fricka) en el acto segundo, Die Walküre, Herkulessaal, 2019

Solo en el acto tercero el drama pareció despegar, enfatizando Rattle los aspectos más operáticos de la partitura. Las ocho valquirias fueron guiadas en su cabalgata —esa especie de cancán vikingo— desde un costado de la sala por un director asistente, en un número que oído en versión de concierto suena como una de las extravaganzas más kitsch de Wagner. Excelentes todas ellas, en particular la rotunda Helmwige de Katherine Broderick. El resto del acto brilló con gran elegancia y verdadero sentido de la acción: el tema de la redención abrazó la salida de Sieglinde con enorme pasión, y el enfrentamiento entre Brünnhilde y Wotan, mucho mejor conectados aquí que en el segundo acto, decantó en un adiós conmovedor. Toda la sección desde "Der Augen leuchtendes Paar" hasta la aparición del motivo de la renuncia al amor estuvo marcada por un genuino sentido de pérdida que la carismática y envolvente voz de Rutherford transmitió con sincero cariño. Al fondo de la orquesta un solista azotó un tubo metálico contra el suelo para simular los golpes de la lanza de Wotan en su llamada a Loge. Es una elección curiosa, pues se trata de una indicación escénica y no musical, y fue uno de los pocos elementos de acompañamiento dramático que hubo. Un silencio religioso y luego efusivos aplausos siguieron al último acorde de esta versión en concierto, una exploración más bien en el sonido que en las emociones de la obra.

Cristóbal Astorga Sepúlveda
kastorgas@tiempodemusica.com.ar
Santiago de Chile, marzo de 2019

Elenco y director reciben los aplausos del público al final de la función, Herkulessaal, 2019

Imágenes gentileza Symphonieorchester des Bayerischen Rundfunks / Fotografías Peter Meisel
Seguinos en
www.twitter.com/TdMargentina y www.facebook.com/tiempodemusica.argentina
__________
 
Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en este concierto, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro facebook o nuestro blog. Hagamos de Tiempo de Música un espacio para debatir.

Compartí esta nota en Facebook o en Twitter

 
Publicado el 08/03/2019
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados