Viernes 22 de Marzo de 2019
Una agenda
con toda la música






Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

Violeta Schwarcz López Aranguren : Lo sonoro-musical, una instancia de posibilidad
La destacada psicóloga y musicoterapeuta reflexiona sobre problemáticas relacionadas a su experiencia académica y profesional. Por Javier Villa
 

Violeta Schwarcz / Fotografía de Nelson Gutiérrez

La música ha sido una de las producciones humanas que ha convocado a diferentes ámbitos del universo del conocimiento. Profesionales del área de la salud, educadores y artistas se han interesado en ella a partir de sus propios requerimientos y especificidades. Si bien el interés está orientado desde el perfil profesional y también desde el recorte epistemológico, la particularidad de cada sujeto determina cómo y de qué manera se establece un vínculo con lo musical. La Dra. Violeta Schwarcz López Aranguren ha realizado un recorrido académico y profesional que está vinculado con las cuestiones antes mencionadas: como música práctica ha abordado el estudio del piano y en el ámbito de la salud se ha formado primero como musicoterapeuta y luego como psicóloga. Su perfil profesional, del que se destaca su desenvolvimiento en la docencia y en la investigación, posee un eje articulador muy definido: lo sonoro-musical.

Música y psicología

Como área de conocimiento, la psicología ha desarrollado diferentes corrientes que aportaron sus respectivas miradas y recortes disciplinares. Algunas de las más relevantes han sido el conductismo —que ha estudiado al comportamiento observable—, la Gestalt —que se ha focalizado en la percepción—, el cognitivismo —que se ha interesado en los procesos mentales— y el psicoanálisis —que ha tomado como objeto de estudio al aparato psíquico—. El desarrollo de la investigación permitió que el hecho sonoro-musical sea indagado y estudiado como un producto a partir de aspectos psicológicos. Esos aportes también dieron lugar al surgimiento de un área específica dentro de las disciplinas musicales que se denomina Psicología de la Música, y cuya área de interés está vinculada a la actividad que los sujetos despliegan durante los procesos que se dan en las diferentes producciones musicales.

¿Existe un interés de la psicología por el hecho musical?
La creación artística activa áreas que en otras prácticas de producción, por ejemplo las matemáticas, no se activan. Esto permite describir funcionamientos del cerebro. Entonces si lo que se pone en juego en la producción musical es diferenciado —a nivel mental si lo pensamos desde el lado de las neurociencias— eso está hablando de una producción que no sólo puede nutrir a la psicología sino que puede hablar mucho más del sujeto, que otras prácticas que el mismo sujeto puede realizar. Hay distintas corrientes y autores que se han preocupado por el proceso creativo, y con los mecanismos mentales que se ponen en juego a nivel tanto consciente como inconsciente —si hablamos del psicoanálisis—, o que tienen que ver con las sensaciones, las percepciones, que también son objetos de estudio de la psicología.

¿Cuáles son los aportes que brinda la psicología a la praxis musical?
La mayoría de las veces creo que son aportes más desconocidos que conocidos. Me parece que los que los conocen son profesionales que investigan y estudian a partir de dificultades y limitaciones en sus propias prácticas, por ejemplo en la práctica educativa. Cuando transmitimos estrategias para abordar el aprendizaje del instrumento, el canto o la composición, no importa la actividad, nos encontramos con un otro diferente que tiene un límite que tal vez para nosotros no era una dificultad. Por eso tenemos que indagar, profundizar, seguir formándonos para poder brindarle las herramientas; es decir, correr su propio límite pero a la vez también estamos corriendo el propio. Los procesos de enseñanza-aprendizaje se nutren de conceptos psicológicos porque tienen que tomar en cuenta que el alumno es un sujeto con sus características particulares y sus mecanismos de comprensión y de internalización. Para aprender a tocar técnicamente un instrumento hay determinados tipos de aprendizaje que se podrían pensar desde la línea conductista, por ejemplo la repetición. Pero eso existe desde antes del conductismo como escuela psicológica.


 
En un instrumento no hay otra forma, no es lo único que hay que hacer pero…
Eso no te va a hacer un genio, pero no lo podés sortear.

No es sin eso.
La producción sonoro-musical no se reduce a la mera repetición. Hay otros procesos más complejos que tienen que ver con la escucha. Es todo un tema poder escucharse mientras uno toca, no es un problema de oído/no oído. Podríamos entrar en miles de discusiones que hasta nos llevarían al oído absoluto y al oído relativo. No es eso tampoco, es escucharse. Ahí interviene la percepción, la sensación, el análisis de la obra. Traducirlo al instrumento es motor, pero asociar lo racional con la coordinación motora es psicológico.

¿Qué aspectos de la música se pueden articular con el psicoanálisis?
En primer lugar te voy a decir lo que no, empecemos a limpiar el panorama. Hacer una interpretación salvaje de la biografía de un compositor, claramente no. La música es un lenguaje y si algo trabajamos psicoanalíticamente es en relación al lenguaje y al sentido. A nivel musical se puede analizar e interpretar la obra pensando a la música como un lenguaje, y analizando las inscripciones en ese lenguaje. Uno puede ver los elementos melódicos, armónicos, entrar en esa trama discursiva y hacer procedimientos a nivel de interpretación del lenguaje, que desde el psicoanálisis no podemos casi deslindarlo de lo semiológico, de lo semiótico. Por otro lado podemos analizar en el proceso creativo, psicoanalíticamente hablando, cuáles son los mecanismos inconscientes, no sólo conscientes, que se ponen en juego en toda la producción. El psicoanálisis se preocupa de un mecanismo específico que es la sublimación, que ya lo enuncia primeramente Freud pero que es retomado por la línea francesa, Lacan y otros autores, o la línea inglesa, Melanie Klein, Winnicott, donde el juego, la producción creativa, la imaginación, hace a la constitución subjetiva y hace al desarrollo del sujeto y de su salud mental. Hay bastantes aspectos para poder abordarlo.

1 | 2 | 3 >                                                                                                                                    Continúa

Fotografías de Nelson Gutiérrez

Compartí esta nota en Facebook o en Twitter

 
Publicado el 18/01/2019
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados