Sábado 20 de Julio de 2019
Una agenda
con toda la música






Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

"La canción de la Tierra" en el Festival Santiago a Mil : Casi una fantasía
Con un diseño visual de la compañía TeatroCinema y la dirección musical de Paolo Bortolameolli, se ofreció una versión novedosa y estimulante de la obra de Gustav Mahler. Por Cristóbal Astorga Sepúlveda (desde Chile)
 

LA CANCIÓN DE LA TIERRA (Das Lied von der Erde) de Gustav Mahler. Concierto del viernes 11 de enero de 2019 en el Teatro Universidad de Chile en el marco del XXVI Festival Internacional Santiago a Mil 2019. Orquesta Sinfónica Nacional de Chile. Dirección musical: Paolo Bortolameolli. Solistas: Evelyn Ramírez, mezzosoprano y Javier Weibel, barítono. Producción de TeatroCinema, guión y dirección escénica: Juan Carlos Zagal.

Completada dos años antes de la muerte del compositor, La canción de la Tierra de Gustav Mahler es tanto un ciclo de canciones como una sinfonía. Agobiado por la “maldición de la novena” (a saber, el límite humano de los sinfonistas), Mahler decidió burlar al destino no numerando la obra posterior a su octava sinfonía. (Nunca la vería estrenada, como tampoco su novena, ni la décima que no concluyó.) Utilizando textos de poesía china en traducción alemana, Mahler organizó un total de seis canciones, la última de las cuales (“la más grande pieza musical jamás escrita”, según Shostakovich) dura la mitad de la obra. El resultado el propio compositor lo calificó como “lo más personal que he hecho hasta ahora”, un regreso a lo subjetivo plagado de una profunda melancolía.

La canción de la Tierra no es sin embargo una rareza en el corpus mahleriano: varias veces había experimentado con la fusión de voces y orquesta en el contexto de una sinfonía (siendo la octava el resultado más ambicioso de todos). Pese a no haber compuesto una ópera, Mahler parece haber expresado todo lo que necesitaba mediante su particular comprensión del género sinfónico. ¿Se requiere más?

Yuval Sharon piensa que sí. El director de escena estadounidense (el primero en realizar un montaje en el Festival de Bayreuth) convocó al equipo de TeatroCinema encabezado por Juan Carlos Zagal y al director musical Gustavo Dudamel para montar una Canción de la Tierra utilizando la particular fusión de imágenes multimedia y actores de carne y hueso que son el sello de la compañía chilena. Estrenado el espectáculo en abril de 2018 en el Walt Disney Concert Hall de Los Angeles, recaló la semana pasada en la capital chilena con motivo del Festival Internacional Santiago a Mil.

Evelyn Ramírez en "El adiós", producción Compañía TeatroCinema
en el Teatro Universidad de Chile, Festival Santiago a Mil, 2019

Colocada una suerte de pantalla sobre la orquesta, en ella se vieron proyectadas imágenes que dialogaron con los dos solistas vocales, encapsulados en el telón y que debieron moverse con extraordinaria precisión a efectos de no romper el hechizo. El resultado oscila entre lo literal y lo figurativo. En sus mejores momentos, TeatroCinema captura el complejo balance entre anhelo de vida y memento mori de la obra. Así, en “El adiós”, la megacanción de cierre, un ojo gigante de iris cambiante encierra a los solistas en su pupila negra. En los momentos de mayor libertad, la música de Mahler es empleada más bien como banda sonora de alguna historia, como ocurrió en “De la belleza”, donde el episodio de las muchachas que recolectan flores de loto y ven a lo lejos a un grupo de chicos que montan a caballo fue interpretado como una historia de amor entre una muñeca de trapo y un soldado de madera. En los momentos menos inspirados, el paisaje visual semeja un maridaje de Magritte con Avengers. Mientras la imagen del ojo es efectiva, hermosa y no intenta deletrear un significado (aunque claro, sugiere la circularidad del ciclo de la vida), la historia de los muñecos resulta infantil para un texto y una música de enorme sensualidad.

Al frente de la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile, Paolo Bortolameolli delineó con delicadeza los perfiles de cada canción, logrando un control excepcional para momentos como el episodio del caballo desbocado (“De la belleza”). La acústica del Teatro Universidad de Chile es engañosa y Bortolameolli matizó la fuerza de algunos pasajes a efectos de evitar una saturación de sonido. Esto ayudó en particular a Javier Weibel en “Brindis por el dolor de la Tierra”. Si bien Mahler sancionó que “si se requiere, un barítono también puede cantar [la parte de la mezzo]”, el uso de un barítono para la parte de tenor parece ser algo inédito. Weibel tiene un timbre noble que sube con comodidad al agudo, pero la tessitura de la parte resulta excesivamente alta para su voz en ciertos pasajes. El juego escénico ejecutado por Weibel en “El borracho en primavera” confirman eso sí su enorme carisma y musicalidad.

Javier Weibel y Evelyn Ramírez en "El adiós", producción Compañía TeatroCinema
en el Teatro Universidad de Chile, Festival Santiago a Mil, 2019

Evelyn Ramírez, por su parte, puso al servicio de la pieza su hermoso timbre y sus siempre elocuentes habilidades musicales para ir desde exploraciones existenciales (“El solitario en otoño”) a lo que puede ser lo más cerca que Mahler estuvo de escribir música programática (“De la belleza”). El tour de force que supone “El adiós” fue servido con introspección y dolor, resonando con dulzura los “ewig” (eternamente) que cierran la obra. Fue una velada a ratos extraña, donde los riesgos artísticos tomados son índice de un espíritu que el propio Mahler podría compartir. Antes muerto que aburrido.

Cristóbal Astorga Sepúlveda
kastorgas@tiempodemusica.com.ar
Santiago de Chile, enero 2019

Imágenes gentileza Orquesta Sinfónica Nacional de Chile / Fotografías de Patricio Melo
Seguinos en
www.twitter.com/TdMargentina y www.facebook.com/tiempodemusica.argentina
__________
 
Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en esta obra, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro facebook o nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

Compartí esta nota en Facebook o en Twitter

 
Publicado el 14/01/2019
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados