Domingo 18 de Noviembre de 2018
Una agenda
con toda la música






Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

"Das Paradies und die Peri" en la Berliner Philharmonie : La prueba de Schumann
Bajo la dirección de Mikko Franck, la Orquesta Filarmónica de Berlín, un destacado grupo de cantantes y el Coro de la Radio de Berlín ofrecieron una excepcional versión del oratorio de Schumann, mostrando sus virtudes como compositor dramático a gran escala. Por Luciano Marra de la Fuente (desde Berlín)
 

Das Paradies und die Peri: Solistas, Coro de la Radio de Berlín y Orquesta Filarmónica de Berlín, dirigidos por Mikko Franck, reciben los aplausos, Berlin Philharmonie, 2018

DAS PARADIES UND DIE PERI (El Paraíso y la Peri), oratorio de Robert Schumann por la ORQUESTA FILARMÓNICA DE BERLÍN y el CORO DE LA RADIO DE BERLÍN. Concierto del jueves 17 de mayo de 2018 en la Berliner Philharmonie. Dirección musical: Mikko Franck. Director de coro: Gijs Leenaars. Elenco: Sally Matthews (Peri), Anna Prohaska (Una joven / Soprano en el cuarteto solista), Gerhild Romberger (Un ángel / Solo de mezzosoprano / Solo de contralto / Contralto en el cuarteto solista), Mark Padmore (Narrador / Solo de tenor), Andrew Staples (Un joven / Tenor en el cuarteto solista), Christian Gerhaher (Gazna / El hombre / Barítono en el cuarteto solista).

El nombre de Robert Schumann está asociado principalmente a su obra para piano y Lieder, géneros donde pudo desarrollar su personal estilo poético en microformas. Carnaval, Papillons y Escenas infantiles, para piano y los ciclos de canciones Liederkreis y Dichterliebe son, entre otros, un buen ejemplo de ello. Con excepción de su célebre Concierto para piano y algunas de sus sinfonías, sus composiciones a gran escala no son tan frecuentadas, si bien escribió una ópera (Genoveva), mucha música de cámara instrumental, varias obras sinfónico-corales religiosas y tres oratorios seculares.

El primero que compuso fue Das Paradies und die Peri, Op. 50 (1843), al que le seguirían las Escenas para el Fausto de Goethe (1853) y La peregrinación de la rosa (1851), más otras obras religiosas como el Réquiem para Mignon (1850), todo un corpus que ha sido redescubierto en las últimas décadas gracias a la labor de directores como John Eliot Gardiner, Nikolaus Harnoncourt y Simon Rattle. Este director inglés, precisamente, ya había interpretado el Op. 50 en los años en que estuvo al frente de la Orquesta de la Ciudad de Birmingham, y también cuando llegó a la dirección de la Orquesta Filarmónica de Berlín, en 2009. Era su plan volver a abordarlo en ésta, su última temporada como titular de la más prestigiosa agrupación sinfónica del mundo. Una semana antes, sin embargo, se supo que había cancelado su participación “por razones familiares”.

El joven director finlandés Mikko Franck asumió su lugar, y lo hizo con una lectura enérgica, ágil y conmovedora de la partitura que retrata las tres instancias que realiza la Peri —un ser fantástico vedado de ingresar al Paraíso— para poder alcanzar la aceptación divina. Si bien la manera de conducir de Franck es poco ortodoxa —en un momento está sentado de manera relajada en el podio, muchas veces está parado al lado del podio avanzando sobre los instrumentistas y otras veces dirige mirando hacia el público y mirando a los cantantes a su lado— el resultado final fue tan dramático como introspectivo.

El elenco estuvo encabezado por la soprano inglesa Sally Matthews, que tuvo un desempeño que fue creciendo a lo largo de su actuación. Al inicio se la notó un tanto nerviosa, tal vez sobrepasada por la masa orquestal, sin embargo en cada intervención su voz e interpretación fue adquiriendo más fuerza, llegando al concertante final de la primera parte “Sei dies mein Geschenk” (Sea esta mi ofrenda) con unos acentos épicos que sobrepasaron al coro y al cuarteto vocal solista. Lo mismo ocurrió hacia el final de la obra “O ewige Freude” (Oh alegría eterna) donde su interpretación logró los tintes épicos que adquiere su personaje cuando entra al Paraíso.

Mark Padmore y Sally Matthews, Das Paradies un die Peri, Berlin Philharmonie, 2018

A su lado, el experimentado tenor Mark Padmore mostró el paso del tiempo de su voz, forzando un poco la línea, sobre todo en las partes más dramáticas: las mejores partes fueron las introspectivas donde la redondez de su color era expuesta con delicadeza y su manera de decir el texto fue excepcional. Esta misma virtud tuvo la mezzosoprano Gerhild Romberger, encarnando a uno de los personajes clave del oratorio, el Ángel, sobre todo en la parte más grave de su registro.

El barítono Christian Gerhaher fue excepcional en todas sus breves intervenciones: su interpretación vocal fue dramática cuando hizo del héroe herido Gazna, fue lírico en su solo “Jezt sank des Abends gold’ner Schein” (Ya venía el dorado crepúsculo) y sumamente expresivo en su breve parte “Mit ihrer Schwestern Worten” (Con las palabras de sus hermanas) acompañado por el clarinete y los cellos, llegando casi a un susurro final, muy expresivo. La soprano Anna Prohaska mostró su bella voz liviana, tal vez demasiado para las texturas de Schumann, y el tenor Andrew Staples estuvo correcto en sus partes solistas. Estos cuatro cantantes formaron un ensamble bien ajustado para cantar esas partes a cuatro voces tan delicadas escritas por el compositor.

Protagonista excepcional de la versión fue, sin dudas, el Coro de la Radio Berlín, una agrupación conocida en Buenos Aires hace un par de años. Sus ataques precisos, sus claras texturas contrapuntísticas, su belleza expresiva y su empuje dramático fueron características que atravesaron toda su actuación. Valga como ejemplo el coro final “Wilkommen unter den Frommen!” (¡Bienvenida entre los justos!) cuya melodía fue repetida tres veces, cada vez de manera diferente: de una tranquilidad contenida, a un matiz un poco más avivado, y finalmente con un tono nervioso y triunfante, con un empuje dramático impactante.

Das Paradies und die Peri, Berlin Philharmonie, 2018

El sonido de la Orquesta Filarmónica de Berlín, no hace falta decirlo, es superlativo, incluso en una obra donde la voz es protagonista. La unidad de las cuerdas, el virtuosismo en las maderas, la precisión de los metales, y los matices dinámicos en todas las secciones instrumentales son algunas de las características que sorprenden en todo momento. En la introducción de la obra, por ejemplo, las líneas de las diferentes cuerdas ingresaron de manera suave, acoplándose y logrando una unidad sonora admirable. La delicada línea de los cornos en la parte final de la segunda parte fue sorprendente, así mismo cada momento en que los instrumentos de viento tenían sus partes destacadas.

Esta interpretación de Das Paradies und die Peri de Robert Schumann por los conjuntos alemanes, un destacado grupo de cantantes y la lectura nerviosa de Mikko Franck en la Philharmonie de Berlín demostró no sólo que su compositor es capaz de combinar su lirismo característico con un dramatismo extremo, sino que puede desarrollar un arco dramático en una forma de grandes dimensiones. Pareciera que, tanto para el público como los programadores, sería sólo cuestión de animarse a derribar los encasillamientos que en general existen a la hora de elegir a ciertos autores y repertorios, y poder lograr ingresar, como la Peri, a un mundo musical sin prejuicios.  

Luciano Marra de la Fuente
editor@tiempodemusica.com.ar
Berlín, mayo 2018

Fotografías de TdMargentina
Seguinos 
en
www.twitter.com/TdMargentina y www.facebook.com/tiempodemusica.argentina
__________

Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en este concierto, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro facebook o nuestro blog. Hagamos de Tiempo de Música un espacio para debatir.

Compartí esta nota en Facebook o en Twitter

 
Publicado el 28/05/2018
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados