Martes 23 de Octubre de 2018
Una agenda
con toda la música






Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

Vincenzo Costanzo : Una voz nacida bajo el sol mediterráneo
El joven tenor, de corta pero meteórica carrera, debuta en la Argentina, para Nuova Harmonia, el próximo miércoles 4 de abril en el Teatro Coliseo. En esta entrevista, repasa sus logros y futuros desafíos. Por Ernesto Castagnino
 

“Un día, a los seis años, vi en la televisión una publicidad de un remedio para la tos. Recuerdo que un hombre cantaba ‘La donna è mobile’ y me subí a una silla para imitarlo. Desde ese momento, nunca dejé de cantar”. Así relata Vincenzo Costanzo el origen de su vocación, nacida al calor del sol napolitano, en un pequeño pueblo llamado Somma Vesuviana, que tomó su nombre del célebre volcán que se eleva a su vera. A sus 26 años, el tenor italiano ya tiene a sus espaldas una nutrida carrera: tras haber cantado en coros de niños, a los 19 años hizo su debut como solista y desde entonces, en apenas siete años, ha cantado emblemáticos roles verdianos y puccinianos de su cuerda en importantes teatros europeos.

Más allá de la evidente afinidad con su voz, ¿cuál es su vínculo con la música de Verdi y Puccini?
Mi relación con la música de estos dos genios es muy intensa espiritualmente. Siento profundamente, cuando canto sus obras, que la melodía y las palabras se apoderan de cada célula de mi cuerpo.

Sus respuestas son breves pero concluyentes, transmitiendo una inmensa pasión por lo que hace. A pesar de no pertenecer a una familia artística, recibió apoyo y estímulo para seguir su vocación, participando desde niño en coros infantiles: “Nací en una familia de campesinos. Soy el único artista en mi familia, crecí un poco como una rosa en el desierto”, recuerda con afecto.

Más tarde llegaron los concursos de canto y los primeros roles solistas.
Sí, comencé muy temprano mi carrera artística, a los 18 años gané el ''Concurso de Voces Verdianas'' en Busseto —ciudad de Giuseppe Verdi— y desde entonces empezaron los ofrecimientos de grandes teatros: Macbeth en el Carlo Felice de Génova y Luisa Miller en Busseto, Piacenza, Ferrara y Ravenna. Ese mismo año debuté el rol de Alfredo Germont de La traviata en China. En 2014 canté el rol de Pinkerton de Madama Butterfly en el Maggio Musicale Fiorentino, La Fenice de Venecia y el San Carlo de Nápoles. Luego más Traviatas en Novara y Kazajistán.

Una carrera vertiginosa…
Más recientemente incorporé los roles de Rodolfo de La bohème, que debuté en Palermo, Ismaele en Nabucco y Riccardo de Un ballo in maschera.

Vincenzo Costanzo en una escena de Luisa Miller, versión de concierto con dirección de James Conlon, Teatro Real, 2016

¿Cómo encara el proceso de aprender un nuevo rol? ¿Comienza por los aspectos técnicos o por la psicología del personaje?
Aprender un rol es un proceso largo y difícil. Con mi maestro estudiamos primero el aspecto psicológico que me sirve para saber si el personaje se adapta a mi personalidad, luego analizamos nota por nota, de modo de no quedar sin voz durante el estudio. Sólo al final de este trabajo decidimos si conviene continuar y aprenderlo completo. Siempre comienzo tratando de entender primero al personaje y después la música.

¿Siempre utilizó este método?
Sí, aunque comparando con mis comienzos, seis años atrás, hoy abordo una nueva ópera de otra manera, quizás con menos inconciencia juvenil.

Consciente de la extensa tradición de tenores italianos que lo antecede, Costanzo pone todo su esfuerzo en honrar esa dinastía de cálidas, redondeadas e inmensas voces mediterráneas: “Hay muchos cantantes en los que me inspiro, mi ídolo es Mario Del Monaco, pero paso horas escuchando a Giuseppe Di Stefano y Luciano Pavarotti. Son para mí ejemplos de personas que consagraron su vida a la música”, comenta con visible admiración. Orgulloso de haberse formado en la técnica vocal “a la antigua” —buscando un sonido abierto y redondeado, a la vez que una dicción impecable— este joven tenor italiano siente la misión de representar en el mundo ese tipo de vocalidad tan característica que, según algunos, se encuentra en extinción.

Hablemos un poco del futuro… ¿Tiene pensado incursionar en roles mozartianos o belcantistas o, por el contrario, se dirige a territorios más dramáticos?
Creo que la voz es el instrumento más hermoso que Dios nos ha dado. Poner límites a lo que puedo o no puedo cantar sería muy triste. Pienso que el repertorio debe ser todo aquello que el artista siente que puede afrontar en determinado momento, independientemente de que sea belcantista o dramático.

¿Y dónde se imagina artísticamente dentro de diez años? ¿Qué desafíos vocales le gustaría afrontar en ese punto de su carrera?
Mmm… ¿verme dentro de diez años? ¡Es complicado! Vivimos en mundo que gira tan rápido que es difícil verse proyectado en un futuro, hoy lo veo lejanísimo... Espero que cada año sea un crecimiento respecto del anterior, crecimiento moral, espiritual y artístico. Aceptaré todo aquello que Dios y el destino pongan en mi camino.

Un tenor multifacético

Artista inquieto y curioso, Costanzo rehúye a los límites y encasillamientos. En 2017 encabezó, en su ciudad natal, un concierto homenaje a Domenico Modugno, emblemático representante de la canción popular italiana: “Me siento cómodo en otros géneros musicales, es más, he creado mi propio grupo fusionando el jazz y la lírica. Es un proyecto que me entusiasma y espero algún día poder traerlo al público argentino”.

En efecto, el programa de su concierto en el Teatro Coliseo combina arias de su repertorio lírico actual con canciones napolitanas.
Si, pensé este concierto con el programa más italiano y napolitano posible. Mi propósito es mostrar, en esta velada en el Coliseo, toda la belleza de mi cultura. Mi relación con la canción napolitana podría decirse que es genética, los napolitanos llevamos la música en la sangre… ¡Es parte de nuestro ser! No existe un napolitano que no cante.

¿Ha compartido escenario con algún cantante argentino?
Canté en Macbeth en Palermo con Virginia Tola, a quien aprecio mucho y la considero como una hermana. Es una artista extraordinaria.

Cuéntenos algunos de sus futuros compromisos.
Desde Argentina parto hacia Londres donde cantaré en Un ballo in maschera, luego Madama Butterfly en La Fenice de Venecia, Macbeth en el Regio de Parma y finalmente La bohème en el Teatro Massimo de Palermo.

Entrevista de Ernesto Castagnino
ecastagnino@tiempodemusica.com.ar
Marzo 2018

Este artículo fue publicado originalmente en la revista Cantabile N° 92, marzo/abril 2018.

Para agendar
Nuova Harmonia comienza su temporada 2018 el miércoles 4 de abril en el Teatro Coliseo con el recital de Vincenzo Costanzo, con el pianista Giovanni Auletta. El programa incluye arias de Puccini (Tosca, Madama Butterfly, Turandot) y Verdi (Rigoletto, Macbeth), canzonetas de Cordiferro-Cardillo y De Curtis, y piezas para piano de Chopin y Liszt. Localidades en venta en la boletería del Teatro Coliseo, Marcelo T. de Alvear 1125, o a través de www.teatrocoliseo.org.ar

Seguinos en www.twitter.com/TdMargentina y www.facebook.com/tiempodemusica.argentina
__________
 
Espacio de Opinión y Debate
¿Qué te pareció esta entrevista? ¿Coincidís con lo que aquí se dice? Dejanos tu punto de vista en nuestro facebook o nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

Compartí esta nota en Facebook o en Twitter

 
Publicado el 31/03/2018
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados