Viernes 24 de Noviembre de 2017
Una agenda
con toda la música


Viernes 24
Sábado 25
Domingo 26

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

"El conde Ory" en el Teatro Avenida : La virtuosa y el libertino en el viaje a Reims
En el cierre de su temporada 2017, Juventus Lyrica apostó por un título menos conocido de la producción rossiniana. En un mundo lírico en el que cada vez son más escasos los riesgos y las sorpresas, siempre son bienvenidos estos aires renovados. Por Ernesto Castagnino
 

Jaquelina Livieri (Condesa) y Sebastián Russo (Ory) en el acto 1 de El Conde Ory, Juventus Lyrica, Teatro Avenida, 2017

EL CONDE ORY (Le Comte Ory), ópera en dos actos de Gioacchino Rossini. Función del viernes 3 de noviembre de 2017 en el Teatro Avenida, organizada por Juventus Lyrica en coproducción con Opera2Day. Dirección musical: Hernán Schvartzman. Puesta en escena y vestuario: María Jaunarena. Escenografía e iluminación: Gonzalo Córdova. Reparto: Sebastián Russo (Conde Ory), Jaquelina Livieri (Condesa Adèle), Victoria Gaeta (Isolier), María Goso (Ragonde), Luis Gaeta (Gobernador), Gabriel Carasso (Raimbaud), Natalia Salardino (Alice), Germán Valenti y Leandro Cuadra (Caballeros). Coro de Juventus Lyrica, director: Hernán Sánchez Arteaga. Orquesta.

Gioacchino Rossini tenía la intuición de que su ópera Il viaggio a Reims no volvería a ser representada debido a su carácter anecdótico: estrenada en 1825 para conmemorar la coronación de Carlos X, narra la travesía de un grupo de viajeros que se dirige a dicha ceremonia y no logra llegar. Como refiere Philip Gossett en su estudio sobre El Conde Ory, esto pudo haber animado al compositor a reutilizar la música ya compuesta para su nueva ópera parisina sobre un conde libertino en la época de las Cruzadas.

Efectivamente, cerca de una docena de números de El conde Ory proviene de aquella ópera —que en 2011 tuvo su estreno sudamericano en el Teatro Argentino—. La magia rossiniana, sin embargo, consigue tal fusión entre la música “prestada” y el nuevo libreto creado por Eugène Scribe y Charles Gaspard Delestre-Poirson que, salvo que sepamos del artilugio, la obra se nos presenta como una unidad. Desde el punto de vista formal, es una obra difícil de clasificar según los moldes de su época. Tratándose de una ópera cómica, no podría considerarse, sin embargo, una opéra-comique, dado que no posee diálogos hablados y el tratamiento musical es mucho más elaborado que en ese género. Tampoco una típica ópera bufa italiana, mucho menos una grand-opéra. Es de hecho la única ópera francesa de Rossini con tema cómico y, a diferencia de sus hermanas —Le siège de Corinthe, Moïse et Pharaon, Guillaume Tell— cuyas versiones italianas siguen representándose en paridad con las originales francesas, Le Comte Ory, si bien tuvo su traducción italiana, ella es prácticamente desconocida y el original francés se impuso largamente.

La trama es tan sencilla como eficaz: en la Edad Media, un conde libertino (tenor) aprovecha la ausencia de los hombres del pueblo debido a las Cruzadas, para seducir mujeres disfrazado de un ermitaño con poderes milagrosos. La condesa Adèle (soprano) se encuentra encerrada en su castillo a la espera de su hermano, a quien ha prometido que no dejaría entrar a ningún hombre hasta su llegada. El preceptor (bajo) y el paje del conde llegan al pueblo buscándolo y logran desenmascararlo arruinando sus planes de seducir a la casta condesa. Sin amedrentarse, Ory ingresará al castillo con sus secuaces, todos disfrazados de religiosas peregrinas que piden asilo. Allí intentará cumplir su objetivo, pero, el paje Isolier (mezzosoprano), enamorado de la condesa, advierte el engaño y cuando Ory se inmiscuye en la habitación oscura de la dama, se encontrará con el paje disfrazado de Adèle. Este extraordinario terceto (“À la faveur de cette nuit obscure”), pieza culminante de la obra, es uno de los tantos hallazgos teatrales rossinianos: un tenor, disfrazado de mujer, cree estar conquistando a la soprano, cuando en realidad sus escarceos están dirigidos a una mezzosoprano que interpreta a un hombre que tomó el lugar de la soprano, disfrazándose de mujer. Un bello homenaje al Cherubino mozartiano.

Escena del primer acto de El Conde Ory, Juventus Lyrica, Teatro Avenida, 2017

La posibilidad de disfrutar de una ópera de Rossini fuera del canon habitual de Il barbiere di Siviglia, L’italiana in Algeri y La Cenerentola, constituye de por sí un motivo de interés. Si bien el nombre de Hernán Schvartzman está asociado a obras del barroco y clasicismo con criterios historicistas, resultó interesante su mirada sobre la partitura rossiniana, de la que hizo emerger esa profunda admiración que el compositor tenía por Mozart, admiración que le valió, en su época, el apodo de “Il Tedeschino” (El alemancito). La dirección musical —refinada y ligera— sostuvo esa efervescente energía teatral rossiniana y, junto a la eficacia en la concertación —particularmente compleja en esta obra—, el arco dramático se desarrolló sin altibajos.

Como era habitual en la época, Rossini creó el rol protagónico para una voz en particular, en este caso el tenor Adolphe Nourrit quien, además de todos los roles franceses rossinianos, estrenó los protagónicos de La Juive de Halévy, Robert le Diable y Les Huguenots de Meyerbeer. El donjuanesco conde rossiniano fue interpretado por Sebastián Russo con mejor suerte en los pasajes líricos y algo más ajustado en las agilidades. Jaquelina Livieri estuvo espléndida como la virtuosa y melancólica condesa Adèle, sumando otro rol ideal para su voz lírica. La soprano rosarina dominó la escena desde su primera aparición, tanto en lo vocal como en su aptitud para la comedia, atacando las coloraturas con brillo y claridad, pero sobre todo jugando con ellas, es decir, usándolas como un medio para plasmar el carácter de su personaje.

Victoria Gaeta brindó un encantador Isolier, el paje enamorado de la condesa, en tanto su padre, Luis Gaeta fue un divertido Gobernador. María Goso fue de menor a mayor como Ragonde y Gabriel Carasso, como Raimbaud, desplegó las acostumbradas mímicas, onomatopeyas y recursos extravocales que divierten al público. El Coro de Juventus Lyrica tuvo un marcado protagonismo y sus intervenciones, comandadas por Hernán Sánchez Arteaga, fueron siempre eficaces.

Victoria Gaeta (Isolier), Jaquelina Livieri (Condesa) y Sebastián Russo (Ory) en el acto 2 de El Conde Ory, Juventus Lyrica, 2017

La dirección escénica de María Jaunarena logró momentos de verdadera comicidad, pero principalmente consiguió un trabajo de conjunto muy equilibrado y cohesionado que, en esta obra, en la que predominan los momentos colectivos por encima de los solistas, es fundamental. Alguna referencia local, como asimilar el disfraz de ermitaño que usa Ory para seducir mujeres en el primer acto con el conocido personaje televisivo del Manosanta del cómico Alberto Olmedo, y fundamentalmente bastante comedia física, hicieron muy disfrutable esta puesta escénica. La escenografía de Gonzalo Córdova acentuó el costado más naif de la obra, mientras que su diseño de iluminación logró buenos contrastes y realces.

Una muy bienvenida apuesta de Juventus Lyrica por obras menos conocidas, permitió al público argentino disfrutar de esta comedia francesa rossiniana en la que sobresalió la musicalidad de Jaquelina Livieri. La sólida dirección de Schvartzman permitió apreciar los bellísimos momentos musicales de esta obra escasamente programada, mientras que un eficaz trabajo de conjunto liderado por Jaunarena aportó una comicidad franca y genuina.

Ernesto Castagnino
ecastagnino@tiempodemusica.com.ar
Noviembre 2017

Para agendar
Aún quedan dos funciones más de El Conde Ory por Juventus Lyrica el jueves 9 y sábado 11 de noviembre a las 20.00 en el Teatro Avenida. Más info: www.juventuslyrica.org.ar

Imágenes gentileza Juventus Lyrica / Fotografías de Liliana Morsia
Seguinos en
www.twitter.com/TdMargentina y www.facebook.com/tiempodemusica.argentina
__________
 
Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en esta obra, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro facebook o nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

Compartí esta nota en Facebook o en Twitter

 
Publicado el 07/11/2017
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados