Martes 21 de Noviembre de 2017
Una agenda
con toda la música


Martes 21
Miércoles 22


Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

Vadim Repin y la Orquesta Sinfónica del Estado de Estambul en el Teatro Coliseo : El violín perfecto
El regreso del destacadísimo violinista ruso a la Argentina, en el ciclo Nuova Harmonia, fue para interpretar una impactante versión del hermoso Concierto N° 1 de Max Bruch. Por Luciano Marra de la Fuente
 

Vadim Repin en el Teatro Coliseo, Nuova Harmonia, 2017

ORQUESTA SINFÓNICA DEL ESTADO DE ESTAMBUL. Dirección: Milan Turkovic. Solista: Vadim Repin, violín. Concierto del lunes 26 de junio de 2017 en el Teatro Coliseo, organizado por el ciclo Nuova Harmonia. Nevit Kodalli: Suite orquestal Telli Turna. Bruch: Concierto para violín y orquesta N° 1 en Sol menor, Op. 26. Dvorák: Sinfonía N° 8 en Sol Mayor, Op. 88.

La belleza y seguridad del sonido del violín de Vadim Repin en esa línea ascendente de la cadenza con la cual comienza el Concierto N° 1 (1866/8) de Max Bruch fueron las primeras sensaciones placenteras en la última función organizada por el ciclo Nuova Harmonia en el Teatro Coliseo. Es que esa particular entrada de la obra de Bruch sumada a la personalidad musical del artista ruso, aquel que Yehudi Menuhin dijo una vez que era “el violinista más perfecto que había escuchado”, fue una combinación que sorprendió tanto por su delicadeza como por su impronta de energía.

Es la tercera vez que Repin viene a mostrar esa impronta musical a nuestro país. Tras haber actuado con la Camerata Bariloche en el Teatro Nacional Cervantes en 1998, recuerdo días después un extraordinario programa para la extinta Asociación Wagneriana en su debut en el Teatro Colón junto al gran pianista Alexander Melnikov, interpretando sonatas de Mozart, Beethoven y Franck, el Poema de Chausson y una versión antológica de Tzigane de Ravel como bis. Luego volvió con otro recital al Teatro Coliseo dentro del ciclo del Mozarteum Argentino en 2007, el primer año en el que el Colón estuvo cerrado para su puesta en valor. Ahora finalmente regresó para interpretar una obra concertante romántica —repertorio ineludible de todo gran violinista— para Nuova Harmonia.

Quizá el sonido desangelado de la Orquesta Sinfónica del Estado de Estambul, dirigida por Milan Turkovic, no fue el más óptimo para acompañar a este virtuoso y sensible violinista, quien en las frases con doble notas del comienzo pareció que les impuso con carácter el tempo arrebatado del “Allegro moderato”. Con el transcurrir de ese movimiento y el siguiente “Adagio” —que se interpretan sin solución de continuidad—, el ensamble sinfónico encontró empatía con el solista, congeniando bien en esos momentos de unión que posee la pieza: encontraron, por ejemplo, el mismo tono en los pasajes sutiles donde se traspasan las frases, aunque quizá aportaron un ímpetu sonoro un poco exagerado en las partes más enfáticas.

La musicalidad de Repin fue en todo momento admirable, desde las partes más introspectivas de esos dos primeros movimientos a las más virtuosas del “Allegro energico” final. En el “Adagio”, por ejemplo, logró que su sonido creciera con fuerza y energía, no exagerando el vibrato y encontrando la dosis precisa de emocionalidad. En la angulosa línea melódica del último movimiento, conservó una precisa afinación, incluso en el registro bastante agudo al cual llegan sus frases, y desplegó su mayúsculo virtuosismo sin desprolijidades. Aquí otra vez pareció que su carácter propulsivo fue infundido de manera justa al grupo orquestal, logrando un perfecto ensamble tanto en las partes de diálogo como en las de conjunto.

Vadim Repin, junto a Milan Turkovic y la Orquesta Sinfónica del Estado de Estambul, en el Teatro Coliseo, Nuova Harmonia, 2017

La enorme ovación para el violinista hizo que interpretara una obra fuera de programa, las Variaciones sobre “O mamma, o mamma cara” de El carnaval de Venecia, Op. 10 (1851) de Niccolò Paganini. En cada variación Repin pudo lucir nuevamente sus extremas virtudes técnicas sin perder la gracia y musicalidad, más un manejo delicado de los matices dinámicos, bien secundado por los pizzicati de la orquesta. Si bien uno hubiera deseado una obra donde se lo escuchara en solitario, fue una manera simpática de finalizar su actuación.

La Orquesta Sinfónica del Estado de Estambul había comenzado la función con Telli Turna (1967), una suite orquestal del compositor turco Nevit Kodalli. Escrita por encargo del gobierno de su país con la finalidad de ser una pieza para ser utilizada en las giras internacionales de la Orquesta Sinfónica Estatal, sus tres partes hacen gala de motivos folclóricos orquestados de manera poco sutil, aunque imponiendo la línea melódica y rítmica características de Turquía. La versión ofrecida aquí fue una manera poco auspiciosa de conocer al ensamble orquestal de Estambul, mostrando un sonido bastante metálico en las cuerdas y alguna falta de precisión en los ataques, si bien la fuerza del tono de danza final los encontró mejores ensamblados.

La segunda parte del programa estuvo dedicada a la Sinfonía N° 8 (1890) de Antonín Dvorák y la sensación al finalizar la obra fue que la lectura de Milan Turkovic acentuó los momentos más extrovertidos de la obra, remarcados por sus gestos grandilocuentes desde el podio, en detrimento de la bella poesía que surgen de las melodías del compositor checo. Así, por ejemplo, el tema vertiginoso del  “Allegro con brio” inicial estuvo plagado de estallidos sonoros, quizá con algunas desprolijidades en las cuerdas, un poco desarticuladas, aunque los solistas de maderas y bronces cumplieron con seguridad en sus partes solistas, aquí y en el resto de la obra.

Faltaron sutilezas, eso sí, en el “Adagio” y sobre todo en el lírico “Allegretto grazioso”, tanto en los matices dinámicos como en el fraseo, extrañándose la serenidad y la melancolía que recorre el discurso musical de Dvorák. La fanfarria de los cornos que da comienzo al “Allegro ma non troppo” final fue sonora y segura, aunque luego el tema del movimiento por el ensamble de cellos no se lo escuchó tan ajustado como uno hubiera esperado. Hubo precisión en los cambios de tempi de las secciones y siempre se tendió a un volumen bastante fuerte en los estallidos del tutti.

La Orquesta Sinfónica del Estado de Estambul, dirigida por Milan Turkovic, en el Teatro Coliseo, Nuova Harmonia, 2017

Hubo muchos aplausos luego de ese vertiginoso y enfático final de la sinfonía dvorakiana, y los bises por parte de la orquesta turca no tardaron en aparecer: la Obertura de Le nozze di Figaro de Wolfgang Amadeus Mozart sonó en una versión ágil y liviana —no en vano Turkovic fue durante muchos años fagotista del legendario ensamble de interpretación historicista Concentus Musicus Wien, creado por Nikolaus Harnoncourt—, que hubiera servido mejor como comienzo del actual programa; y, para concluir, el breve “Finale” de Esintiler (1965), obra orquestal del compositor turco Ferit Tüzün, donde, en un ritmo agitado, nuevamente se lucieron los solistas de viento y hubo un buen ajuste con las cuerdas.

Más allá de las discutibles interpretaciones de Milan Turkovic y la calidad sonora de la Orquesta Sinfónica del Estado de Estambul, el cuarto concierto del abono de Nuova Harmonia será recordado por el impactante regreso de Vadim Repin a la Argentina con una de las obras románticas concertantes más hermosas del repertorio. Su musicalidad, virtuosismo y entrega actual no hacen más que confirmar aquella afirmación que Yehudi Menuhin había expresado sobre este perfecto violinista.

Luciano Marra de la Fuente
editor@tiempomdemusica.com.ar
Julio 2017

Para agendar
La próxima propuesta de Nuova Harmonia será el lunes 14 de agosto en el Teatro Colón con el regreso a nuestro país del extraordinario pianista András Schiff, quien interpretará el Primer Libro de El clave bien temperado de Johann Sebastian Bach.
Más info: www.teatrocoliseo.org.ar

Imágenes gentileza Nuova Harmonia / Fotografías de Enrico Fantoni
Seguinos en
www.twitter.com/TdMargentina y www.facebook.com/tiempodemusica.argentina
__________
 
Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en este concierto, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro facebook o nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

Compartí esta nota en Facebook o en Twitter

 
Publicado el 05/07/2017
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados