Lunes 26 de Junio de 2017
Una agenda
con toda la música


Lunes 26



Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

Susana Rinaldi : La constante afirmación de las convicciones
En diálogo con TIEMPO DE MÚSICA la notable artista popular desentraña las motivaciones y singularidades de su notoria carrera como intérprete, dando lugar al pensamiento y a la reflexión sobre la actualidad de su país. Por Javier Villa
 

Probablemente una de las cualidades más importantes de un artista sea la de poder situarse en un lugar verdadero, entendiendo a ese lugar como una posición personal ligada a su deseo más profundo y genuino, que es en definitiva lo que lo hace acercarse a un determinado lenguaje expresivo.

Susana Rinaldi ha recorrido con creces ese trayecto —enraizado en su propia verdad escénica— desde el canto popular y también desde su notoria faceta de actriz, que la catapultó como una de las artistas argentinas más relevantes y representativas.

El inicio de esa firme vocación es el puntapié inicial para la conversación que tuvo lugar en su despacho de la Asociación Argentina de Intérpretes, en donde Susana reflexionó sobre el hecho artístico-musical, la actuación y también sobre la realidad social y política de Argentina.

1. La aproximación a la música y al canto

Indudablemente el estímulo familiar es uno de los grandes puntales para el desarrollo de la creatividad y de la sensibilidad artística. En ese sentido se puede decir que Susana Rinaldi creció en un ámbito donde esas condiciones estaban dadas y fueron el motor que la llevó a indagar y a comenzar su formación musical.

¿Cuáles son los primeros recuerdos relacionados con el canto?
Hay recuerdos que no los puedo tener porque dicen que empecé a cantar a los cuatro años y medio, así que es un poco lejos (risas). En los tiempos en que no existía más que la vitrola y que la radio era un compañía muy grande. La música siempre fue una constante en mi casa, una compañía entrañable, que lleva ya muchos años conmigo.

¿Cómo fue la transición entre esa presencia musical de su casa y la decisión de empezar a estudiar canto?
Estudiar en el Conservatorio Nacional de Música no era una cosa accesible, aunque era, y sigue siendo, una escuela pública maravillosa. En aquellos años tenía el valor agregado que todos sus maestros eran los grandes personajes de la historia de la música nacional. Estudiábamos con profesores particulares porque a la familia le gustaba que los hijos intervinieran en la música. Mi mamá muy empeñosamente acompañó la idea que tuve de estudiar en un conservatorio. Había que elegir o piano o canto, entonces yo elegí canto porque siempre me gustó muchísimo más cantar.

El Conservatorio Nacional de Música “Carlos López Buchardo” fue la casa de estudios donde Susana Rinaldi comenzó sus estudios formales de música, dicha institución es hoy el Departamento de Artes Musicales y Sonoras de la Universidad Nacional de las Artes. El inicio de esa formación contó con una curiosa resistencia por parte de unas de las profesoras de la institución, que trató de obturar el ingreso de la joven Susana a la carrera de canto: “Gracias a la profesora Brigidita Frías de López Buchardo  —era la mujer del creador del Conservatorio— que le gustó esa vocecita chiquita, aunque parezca mentira  tenía una vocecita muy pequeña. A ella le pareció muy dulce y así pude entrar a los 16 años; pero Hina Spani me quería bochar. No era nada agradable como profesora.”

Susana Rinaldi / Foto de Carla Parodi Almaraz

De aquella época como estudiante surge en su relato el recuerdo afectuoso de una compañera que luego tendría una destacada carrera como cantante lírica en el Teatro Colón, la soprano África De Retes: “Cuando entro a primer año —a pesar de Hina Spani— me encuentro con una compañera como África De Retes que recién llegaba de España. Tenía un gracejo para hablar maravilloso. Era muy decidida y con un temple muy especial. Curiosamente a lo largo de los años mi hija resuelve estudiar con ella. Yo no sabía porque vivía un poco afuera y un poco acá, hasta que me dice que la nueva profesora de ella se llamaba África De Retes. Me dio mucho placer y ahí la volví a ver. ¡Cuántos años pasaron hasta que nos volvimos a ver! Quedó muy engarzada en la figura de mi hija, por suerte. Consideró, y con razón, que tenía una gran maestra ¿no?”

Podría decirse que el acercamiento de Rinaldi a la actuación fue casi azaroso ya que se produjo después de un fortuito encuentro con compañeros de la Escuela Nacional de Arte Dramático, luego de unas vacaciones. Por aquel entonces tanto el Conservatorio Nacional de Música como la Escuela Nacional de Arte Dramático estaban uno al lado del otro y compartían un patio interno donde los alumnos de ambos establecimientos podían reunirse. Motivada por un compañero que vio en ella notorias cualidades de actriz, Susana Rinaldi se presentó al examen de ingreso y pudo iniciar una formación que sería trascendental. De aquella experiencia recuerda: “Allí sentí que la vida se me agrandaba. Lo que aprendí ahí con los maestros maravillosos que tenía era sobre la vida y las relaciones humanas, no importa de qué mundo. Eso me cambió muchísimo el pensamiento, la necesidad y las ganas de estudiar. Así fue que seguí por ese lado.”

1 | 2 | 3 >                                                                                                                                Continúa

Compartí esta nota en Facebook o en Twitter

 
Publicado el 02/05/2017
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados