Martes 23 de Mayo de 2017
Una agenda
con toda la música


Martes 23
Miércoles 24
Jueves 25

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

Gregorio Szames : Un peregrinaje a Bach propio del siglo XXI
El pianista argentino dialoga con TIEMPO DE MÚSICA antes de su próximo recital el domingo 1º de octubre, mostrando su pasión por la obra de Bach difundida en su propio sitio de internet. Por Luciano Marra de la Fuente
 

La pasión por Johann Sebastian Bach se ve reflejada en el diálogo que sostuvo el joven pianista Gregorio Szames con Tiempo de Música, previo a su próximo concierto -en el que interpretará las Invenciones a tres voces y dos Suites francesas- el domingo 1º de octubre a las 19.00 en el Auditorio San Rafael, Ramallo 2606. Discípulo de Aldo Antognazzi -quien, según sus palabras, le "enseñó a entender la música"-, Gregorio nos cuenta cómo nació esa pasión por Bach y la decisión de grabar la obra completa para teclado. Algo particular en este emprendimiento que lleva es la manera en que difunde sus interpretaciones: desde el año pasado, en el ciberespacio y sin ayuda económica externa, sube a su página web www.mp3bach.com.ar la música que metódicamente va grabado.

- ¿Cómo nació esta afinidad con Bach?
Siempre me gustó. De hecho cuando empecé a estudiar con Aldo Antognazzi, lo primero que empezamos a ver fueron los Preludios y fugas. Yo me rayé con ellos y el maestro después no me podía sacar de eso. Me decía: "Bueno, empecemos a ver otra cosa…" y yo le pedía seguir con los Preludios y fugas. Tenía la idea de hacer El clave bien temperado, del cual hice bastantes piezas pero después lo dejé. La obra de Bach siempre me gustó, aunque me daba cuenta que no me organizaba con el estudio para hacerla de una manera integral. En una época estaba con esto, en otra con lo otro, pero así de forma sistemática no lo hacía. Entonces dije qué pasa si hago una página y me voy poniendo como objetivo el grabar la obra completa: las Suites Francesas, todas; las Invenciones a tres voces, todas; El clave bien temperado -que lo voy a empezar a hacer ahora-, todo. Así es una manera en que me organizo mejor y además aprendés más. Es un camino de aprendizaje enfrentar la obra de esta manera. Viéndolo de forma integral es mucho más enriquecedor que abordando una piecita acá, otra allá. Creo que aprendés más si vas tocando todas las Sinfonías o las Invenciones a tres voces, antes que hacer una Partita, una Suite inglesa, una Toccata; de forma más sistemática es algo más sólido. Esto lo empecé el año pasado que fue cuando hice las Suites completas. Ahora en octubre voy a grabar las Invenciones a tres voces y a fin de año empiezo con El clave bien temperado.

- ¿Cómo es el circuito de difusión que pensás para tus grabaciones? ¿Lo querés comercializar?
El primer objetivo es subirlo a la página. La manera de darlo a conocer es vía internet, pero no es que no me gustaría después si surgieran otros canales de comercialización. Primero, no lo busqué y, luego, en esta etapa me resulta más importante ir aprendiendo: ponés la energía en una cosa o en otra. Quizá si estuviera diez horas afuera buscando, lograría algún mecenas o alguna revista que me banque, pero ahora prefiero poner la energía en otro lado. Creo que si el trabajo lo sigo haciendo y es bueno, a la larga, aparecerá y se irá dando solo.

- ¿Y por qué solo Bach? ¿Por qué no otros compositores?
Últimamente estoy solo con Bach. Es lo que más me interesa. Además no me dan los tiempos como para decir "Ahora vamos a hacer todo Bach, todo Brahms, todo Schumann y todo Beethoven!" (risas) Honestamente no me daría el cuero ni el tiempo. Entonces dejo todo eso para Claudio Arrau, Willheim Backhaus… toda esa gente que sí puede. Uno hace lo que puede, que ya es bastante.

- ¿Cómo es tocar Bach en un piano moderno? Hay toda una corriente historicista que dice que hay que tocarlo en clave… ¿Cómo te ubicas vos frente a eso?
Respeto que los historicistas hagan eso en instrumentos de época y que busquen que se parezca a cómo sonaba… Pero noto que ellos no respetan que uno lo haga al piano. ¿Por qué ellos critican que uno lo haga así? Creo que en definitiva lo que importa es si la concepción musical de Bach la estás llevando adelante o la estás exponiendo de una forma clara. Los recursos del piano son más variados que los del clave. Siempre y cuando el objetivo sea mostrar la música de Bach, no veo mal hacerlo en piano. Uno se perdería de grabaciones de muchos grandes. Esa postura equivale a negar grabaciones de Rosalyn Tureck, Sviatoslav Richter, Glenn Gould… ¿Vas a quitarle el derecho de grabar a Richter la obra de Bach? Es una obra de arte y creo que no pueden decir que esta o aquella sea la mejor versión. ¿Por qué no puede existir? Creo que son un poco intolerantes…

- Más allá de esa cuestión de intolerancia, el historicismo pone sobre el tapete el tema de la fidelidad al autor en la búsqueda del sonido que las obras tenían en esa época. Creo que eso a vos te predispone a no hacer un Bach romántico…
Claro, por supuesto. A mí en Bach siempre me llama la atención la vitalidad que tienen las líneas. Tiene una vitalidad rítmica impresionante y me parece importante ponerlo en evidencia, como también el contrapunto, la independencia de las partes que se escuchen, los distintos estratos, fraseando con independencia... Es complicado. En otro instrumento no te tenés que preocupar de eso, en cambio en el piano sí. Se podría sintetizar todo esto en la frase "El mundo no va a ser mejor o peor si alguien toca Bach en el piano" (risas). Uno llega a un punto en el que hace lo que le gusta.

- ¿Qué otros pianistas admirás?
Todos. Mi criterio es "si toca mejor que yo, me callo la boca" (risas). Entonces no puedo hablar de nadie. En el ambiente es muy común que se ponen a hablar de tal versión de Martha Argerich, de Bruno Gelber… yo digo: "¡Pará! ¿Vos tocás mejor que esos tipos?" y te dicen "No". ¿Entonces? Pero eso es para el instrumentista.

- El tema es que algunos intérpretes se ponen por sobre la obra y no está bien ese avallasamiento… Hay muchos pianistas que hacen eso.
Sin embargo, si el resultado artístico es interesante y como intérprete supuestamente no están ejerciendo con su labor, se autojustifican. Y bueno después está el terreno del "cachivache", pero esta gente no hace "cachivaches"… te puede gustar o no.

- ¡Al final no me dijiste ningún pianista que admires!
¡Ah! Es que los admiro a todos… A Arrau, Brendel, Azhkenazi…

- Además de Bach, ¿qué otras músicas escuchás?
Antes escuchaba mucho más que ahora. Hace años que no me compro un disco. Yo trabajo en un colegio y ahí armo bandas con los alumnos. Por lo tanto busco los temas de rock que a ellos les gustan: Greenday, Madonna… Si es por gustos míos, habitualmente escucho Bach. Son épocas, no soy muy innovador.
Cuando termine de grabar la obra de Bach, el proyecto es volver a grabarla otra vez (risas), porque seguramente no me va a gustar nada de lo que grabé antes. Lo bueno es que está el estímulo de "lo grabo, luego lo cuelgo en la página y después se va a escuchar más o menos bien". Es un proyecto original que no encontré en internet.

La propuesta que Gregorio Szames está realizando es novedosa y curiosa, teniendo en cuenta que un músico por lo general tiene por objetivo grabar ciertas obras para hacer un disco. El estudio sistemático de la obra de Bach y la relación que Gregorio genera entre la misma y la realidad actual de la circulación de información en el ciberespacio, lo ubican como un verdadero peregrino musical del siglo XXI.

Entrevista de Luciano Marra de la Fuente
Septiembre 2006

Publicado originalmente el 29/09/2006

 
Publicado el 16/06/2014
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados