Sábado 19 de Agosto de 2017
Una agenda
con toda la música


Sábado 19
Domingo 20
Lunes 21

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

[CD] “Take All My Loves” de Rufus Wainwright : Poesía irresistible
En el 400° aniversario de la muerte de William Shakespeare, Deutsche Grammophon edita esta variada aproximación musical del compositor pop sobre nueve de los sonetos del Bardo, junto a destacados intérpretes. Por Gustavo Fernández Walker
 

Rufus Wainwright

TAKE ALL MY LOVES: 9 SHAKESPEARE SONETS de Rufus Wainwright. Intérpretes vocales: Rufus Wainwright, Anna Prohaska, Florence Welch, Martha Wainwright, Fiora Cutler, Ben de Vries, Christopher Nell y Jurge Holtz. Recitantes: Siân Phillips, Marus de Vries, Frally Hynes, Peter Eyre, Helena Bonham Carter, Carrie Fisher, William Shatner e Inge Keller. Orquesta Sinfónica de la BBC. Dirección: Jayce Ogren. Sección de cuerdas de Berlín. Chris Chaney y Ralph Graessler, bajos. Joel Shearer y Dom Bouffard, guitarras. Nicholai Baxter, guitarra acústica. Marius de Vries, teclado y ROLI seaboard. Hans-Jörn Brandenburg, piano. Gary Novak y Stefan Rager, batería. Stefan Rager, percusión. 1 disco (54 min) + folleto en inglés (12 pp.). Editado por Deutsche Grammophon, 2016 (0289 479 5508 5).

Los Sonetos de Shakespeare parecen hechos a la medida de Rufus Wainwright: desmesurados e irregulares, capaces de cumbres de lirismo y, a la vez, de la insinuación sexual más descarnada, dirigidos casi todos ellos a un joven sofisticado y un tanto libertino. No es casual que la selección que integra Take All My Loves, el reciente lanzamiento de Deutsche Grammophon, incluya sólo uno de los sonetos dedicados a la misteriosa “Dama Negra” (el 129, “Th’expense of spirit in a waste of shame”), precisamente el más desgarrado, en el que el deseo se describe como “perjuro, asesino, sangriento, lleno de culpa, / salvaje, extremo, grosero, cruel, de no fiarse”. Y, a pesar de todo eso, irresistible.

Pero si la inspiración lírica de Take All My Loves proviene de una única —bien que inagotable— fuente, la genealogía musical del disco es mucho más variada: algunos sonetos ya habían sido abordados por Rufus Wainwright en su despojado All Days Are Nights: Songs for Lulu (2010), otros en la colaboración con el Berliner Ensamble para la producción Shakespeare’s Sonnets de Robert Wilson (a quien Take All My Loves está dedicado).

Esta nueva reencarnación de los Sonetos cubre una variada paleta de estilos: el Soneto 20 (“A woman’s face”, que se pudo escuchar el pasado febrero en el Teatro Colón) recupera la atmósfera intimista de All Days Are Nights, mientras que el Soneto 88 (“Tired with all these, for restful death I cry”, cantado aquí en traducción alemana) evoca la atmósfera del cabaret berlinés, con las fantásticas interpretaciones de Christopher Nell y Jürgen Holtz en contrapunto con la del propio Wainwright.

La voz principal del disco es, sin embargo, la de la joven soprano alemana Anna Prohaska, que canta en cinco de los nueve sonetos acompañada por la Orquesta Sinfónica de la BBC. El propio Rufus Wainwright aporta la voz principal en otros tres: el número 40, “Take all my loves”; el 23, “Unperfect actor”", una especie de glam-rock que suma las voces de Martha Wainwright y Fiora Cutler además del recitado introductorio de la siempre genial Helena Bonham-Carter; y la segunda versión, más despojada, del soneto 20, “A woman's face”, que al comienzo del disco interpreta Prohaska en su versión orquestal.

Diversos artistas recitan los nueve sonetos elegidos, jugando con los límites entre lo lírico y lo dramático. La programación de Marius de Vries ofrece en algunas ocasiones una suerte de telón sonoro para esas lecturas, entre las que figuran nombres tan improbables como los de Carrie Fischer y William Shatner (¡la princesa Leia y el capitán Kirk en un mismo disco!) junto a leyendas como la galesa Siân Phillips o Inge Keller, la musa teatral de la Alemania Oriental. Mención aparte merece la intervención de Florence Welch (de Florence + The Machine), que en el aparentemente simple pero delicioso Soneto 29 (“When in disgrace with fortune and men's eyes”) ofrece uno de los momentos más hermosos de todo el ciclo.

Gustavo Fernández Walker
Mayo 2016

Seguinos en www.twitter.com/TdMargentina y www.facebook.com/tiempodemusica.argentina
__________
 
Espacio de Opinión y Debate
Escuchaste este disco, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro facebook o nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

 
Publicado el 03/05/2016
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados