Miércoles 13 de Diciembre de 2017
Una agenda
con toda la música


Miércoles 13



Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

“Falstaff” en el Teatro Colón : Sólo las voces
La nueva producción de la última ópera verdiana dejó un saldo más que positivo con respecto al elenco vocal, en tanto el planteo escénico quedará dentro de lo olvidable. Por Ernesto Castagnino
 

Escena del segundo acto de Falstaff, Teatro Colón, 2014

FALSTAFF, ópera de Giuseppe Verdi. Función del viernes 19 de septiembre de 2014 en el Teatro Colón. Nueva producción escénica. Dirección musical: Roberto Paternostro. Dirección escénica: Arturo Gama. Escenografía e iluminación: Juan Carlos Greco. Vestuario: Aníbal Lápiz. Elenco: Ambrogio Maestri (Falstaff), Fabián Veloz (Mr. Ford), Bárbara Frittoli (Alice Ford), Paula Almerares (Nannetta), Elisabetta Fiorillo (Mrs. Quickly), Emanuele D’Aguanno (Fenton), Guadalupe Barrientos (Meg Page), Sergio Spina (Dr. Caius), Gabriel Centeno (Bardolfo), Gustavo Gibert (Pistola). Orquesta y Coro Estables del Teatro Colón. Director de coro: Miguel Martínez.

John Falstaff se torna simpático en la medida en que se cree algo que no es: la descripción que hace de sus “atributos” y el modo en que exhibe orgullosamente su gran panza, al tiempo que pretende conquistar, no a una, sino a dos mujeres, constituye la materia sobre la que Giuseppe Verdi y Arrigo Boito crearon esta pieza de auténtico teatro musical. Como expone Carlos Rossi Elgue en su artículo Falstaff, el cazador cazado, con un flujo ininterrumpido de escenas, unidas por la música de un modo magistral, Verdi rompió definitivamente con la tradicional división en números, tan cara a la escuela italiana.

Cuatro años después del fallido Falstaff firmado por Roberto Oswald —cancelado luego de la primera función debido a conflictos gremiales—, el Teatro Colón convocó a Arturo Gama para ponerse al frente de la dirección escénica en esta nueva producción. El resultado fue tan pobre que cuesta imaginar el motivo para su convocatoria. El director de escena mexicano realizó su debut en nuestro país con una propuesta carente de sentido teatral y tuvo el único mérito de convertir a una de las óperas más ágiles del repertorio en un encadenamiento de situaciones bastante obvias y de plana comicidad. Su única idea, la de hacer que los cantantes se quitaran maquillaje y vestuario en el coro final mientras cantan “todo en el mundo es burla” señalando al público como el supuestamente “engañado”, expuso un desconcertante planteo al tomar el hecho teatral como una burla al espectador, confundiendo —algo llamativo en un hombre de teatro— ficción y engaño. Tampoco ayudó a elevar la temperatura del escenario la escenografía de Juan Carlos Greco, de una candidez rayana en el infantilismo. El bien realizado vestuario de Aníbal Lápiz fue lo más destacable de la producción en el plano visual.

Ambrogio Maestri (Falstaff) y Fabián Veloz (Mr. Ford) en el segundo acto de Falstaff, Teatro Colón, 2014

El elenco estuvo liderado por el insuperable Ambrogio Maestri, una voz baritonal como hace tiempo no se escuchaba en esta sala, quien delineó un Falstaff estupendamente interpretado y con una línea verdiana impecable. Con imponente presencia escénica Maestri parece haber encontrado la llave de todos los secretos del personaje y lo lleva con soltura, naturalidad y mucha italianità. Lo acompañaba el estupendo Ford de Fabián Veloz, a sus anchas tanto vocal como actoralmente.

Completaron el elenco masculino Emanuele D’Aguanno como Fenton, un tenor de voz bellamente timbrada pero de mediano alcance; Sergio Spina como Dr. Caius, del que hizo una verdadera creación y, a pesar de la brevedad del rol, cada aparición constituyó un deleite; y Gabriel Centeno y Gustavo Gibert como Bardolfo y Pistola respectivamente, bien caracterizados ayudantes de Falstaff.

En cuanto a la sección femenina, Barbara Frittoli fue una Alice correcta, bien estudiada, aunque el timbre ya no posea el brillo y la calidez que le conocemos de sus primeras grabaciones. La Nannetta de Paula Almerares, con fraseado siempre prolijo, transmitió toda la candidez de la joven enamorada y Guadalupe Barrientos como Meg Page desplegó con refinamiento y excelente proyección su voz generosa de mezzosoprano, demostrando una vez más su calidad interpretativa. Bastante por debajo quedó la Quickly de Elisabetta Fiorillo, conocida por una decepcionante Ulrica en 2013, quien al menos en esta oportunidad pudo disimular sus limitaciones vocales por medio de recursos “humorísticos”.

Escena final de Falstaff, Teatro Colón, 2014

La batuta de Roberto Paternostro cumplió una tarea digna y correcta aunque sin alcanzar momentos de brillo. La Orquesta y el Coro Estables del Teatro Colón tuvieron un excelente nivel. Al finalizar la función y durante el aplauso, los miembros de la orquesta mostraron carteles con la leyenda “Basta de maltrato” y “Reincorporación de Pastor Mora” como protesta por el despido del delegado gremial.

Una oportunidad, en definitiva, para disfrutar de excelentes intérpretes y de uno de los barítonos verdianos más importantes de su generación, pero nada más…

Ernesto Castagnino
ecastagnino@tiempodemusica.com.ar
Septiembre 2014


Imágenes gentileza Teatro Colón / Fotografías de Máximo Parpagnoli y Arnaldo Colombaroli
Para ver más fotos ingresá a
www.facebook.com/tiempodemusica.argentina / Seguinos también en www.twitter.com/TdMargentina
__________
 
Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en esta obra, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro facebook o nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

 
Publicado el 29/09/2014
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados