Martes 23 de Julio de 2024
Una agenda
con toda la música






Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

Maria Callas : La personificación de lo sublime
El 16 de septiembre de 2017 se cumplieron cuatro décadas de la muerte de esta artista que revolucionó al canto lírico. Aquí una caracterización posible de su arte inconmensurable. Por Javier Villa
 

Probablemente el canto lírico sea una de las disciplinas más complejas dentro de las artes escénicas. Aun cuando prevalece cierta supremacía de las aptitudes vocales por sobre otras cuestiones, desde hace largo tiempo se considera al cantante lírico como un artista que debe tener un amplio dominio del escenario. En este sentido, Maria Callas fue una de las principales referentes en considerar al arte lírico como un hecho integral y no sólo como una mera instancia de lucimiento vocal. Tal es así que en su caso particular es difícil precisar qué rasgo toma más relevancia: si es su voz singular, su calidad de eximia actriz, su excepcional musicalidad o bien su presencia escénica.

1. Maria

Hija de inmigrantes griegos radicados en Estados Unidos, Maria nació en la ciudad de Nueva York en diciembre de 1923. El ambiente familiar en el que creció era un tanto hostil, debido al particular carácter de su madre y a la evidente preferencia que ésta manifestaba por Jackie, la hermana mayor de Maria. La separación de sus padres provocó el regreso a Atenas en 1937. Aquella niña de trece años, reservada y tímida, encontraría en la música un ámbito de expresión, un refugio necesario para preservarse de la conflictiva relación materna.

Si bien Maria había iniciado sus estudios de canto con María Trivella, puede decirse que su verdadera maestra fue la soprano española Elvira de Hidalgo, que había sido una destacada intérprete de roles de coloratura; con ella Callas realizaría su formación en el Conservatorio de Atenas. A partir de ese encuentro, Maria descubrió los principios del bel canto: emisión ligada, estabilidad en el sonido, nitidez de las agilidades y principalmente la expresividad en el virtuosismo vocal. De aquella época como estudiante se revelaría una de sus principales características como artista: la rigurosidad y la capacidad de trabajo incesante. La propia Elvira de Hidalgo relataría en una entrevista de la década del

 
Publicado el 01/01/2018
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados