Miércoles 13 de Diciembre de 2017
Una agenda
con toda la música


Miércoles 13



Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

“Satyagraha” en la English National Opera : Estatismo dinámico
La ópera de Philip Glass encuentra en la producción inglesa una interpretación visual imaginativa, retratando de manera metafórica la lucha de Gandhi en su período en Sudáfrica. La versión musical, dirigida por Stuart Stratford, fue impecable. Por Luciano Marra de la Fuente (desde Londres)
 

Escena final del segundo acto de Satyagraha, London Coliseum, English National Opera, 2013 

SATYAGRAHA, ópera en tres actos de Philip Glass. Producción 2007 de la English National Opera y la Metropolitan Opera de Nueva York, en colaboración con la compañía de teatro Improbable. Función del viernes 6 de diciembre de 2013 en el London Coliseum, organizada por la English National Opera. Dirección musical: Stuart Stratford. Director de escena: Phelim McDermott. Escenografía y director asociado: Julian Crouch. Repositores: Phelim McDermott y Peter Relton. Vestuario: Kevin Pollard. Iluminación: Paule Constable, repuesta por Kevin Sleep. Diseño de video: Leo Warner y Mark Grimmer para 59 Productions Ltd. Elenco: Alan Oke (M. K. Gandhi), Clare Eggington (Miss Schlesen), Janis Kelly (Mrs. Naidoo), Stephanie Marshall (Kasturbai), Nicholas Folwell (Mr. Kallenbach), Nicholas Masters (Parsi Rustomji / Lord Krishna), Sarah Pring (Mrs. Alexander), Eddie Wade (Príncipe Arjuna). Orquesta y Coro de la English National Opera. Director de coro: Philip White.

A fines de noviembre y comienzos de diciembre, la English National Opera presentó Satyagraha de Philip Glass por tercera vez, en una producción ya estrenada aquí en Londres en 2007, vista luego en la Metropolitan Opera de Nueva York en 2008 y 2011, y retransmitida a todo el mundo por el sistema de cines. Es tal vez un hecho inaudito que una ópera estrenada durante la segunda mitad del siglo XX, sea repetida tantas veces en menos de seis años. La respuesta a ese hecho extraordinario habría que encontrarla seguramente tanto en el mismo tema como en la música de la ópera de Philip Glass, llamado simpáticamente por Kyle Gann —en su magnífico libro American Music in the Twentieth Century (2006)— como el Gioacchino Rossini de su siglo, “cuyas obras tienen un impacto eléctrico en las masas pero sólo una parte de esa música parece digna de estudio por los intelectuales”.

El caso de Satyagraha —cuya posible traducción podría ser “fuerza de la verdad”— es especial. Luego del experimento escénico-musical de Einstein on the Beach (1976) creado a partir de un argumento visual del artista multifacético Robert Wilson y, sobre todo, para ser interpretado por el propio ensamble del compositor, el encargo de la ciudad de Rotterdam para crear su segunda ópera (1980) supone una adaptación por parte de Philip Glass a los componentes naturales/naturalizados de un teatro de ópera: una orquesta sinfónica, un coro de grandes dimensiones, un grupo de solistas vocales determinados, una puesta en escena con una línea argumental clara.

Si bien en Satyagraha esos elementos están presentes, lo interesante es cómo el componente del texto cantado —basado en fragmentos del antiguo libro religioso hindú Bhágavad-guitá— genera un distanciamiento a lo que se representa: el idioma elegido es el sánscrito y, si uno lee su traducción, es bastante metafórico, no remitiendo a una acción en particular de lo que ocurre en escena, que sí está bien descripto, con lujo de detalle, en las didascalias del libreto. La obra aborda el período en que Mahatma Gandhi residió en Sudafrica, mostrando el proceso en cual encontró la idea de resistencia no violenta —y que se puede resumir en el neologismo creado por él mismo, “satyagraha”— como manera de reaccionar contra las injusticias impartidas a su pueblo por el dominio inglés.

El coro masculino de la English National Opera y Alan Oke (Gandhi)
en el segundo acto de Satyagraha, London Coliseum, ENO, 2013

El libreto de Glass, realizado en conjunto con Constance DeJong, también pone en escena a tres observadores de lo que le ocurre a Gandhi, como íconos de esa filosofía de vida y acción en el pasado, el presente y el futuro: en el primer acto es el escritor León Tolstoi, creador de las novelas Guerra y paz y Ana Karenina, pero sobre todo el ensayo El reino de Dios está en vosotros que influyó en el accionar de Gandhi; el poeta indio Rabindranath Tagore —contemporáneo y amigo de Gandhi, cuya obra expresa el amor universal de la humanidad— observa el segundo acto; y el tercer acto es dominado por la mirada de Martin Luther King, admirador de la obra de Gandhi y luchador por los derechos civiles para los afroamericanos de Estados Unidos.

Todos estos variados elementos que constituyen Satyagraha están presentes en la producción repuesta en la English National Opera, pero también son un punto de partida para dar rienda suelta a la imaginación del grupo teatral inglés Improbable. La idea de su director Phelim McDermott y su escenógrafo Julian Crouch fue tomar materiales clave en la vida de Gandhi en Sudáfrica y someterlos a diferentes transformaciones. Así dominan la escena el papel de diario, asociado a la labor realizada por el indio en el periódico Indian Opinion, como también el metal corrugado, característico de las construcciones precarias de los colonizados. Por momentos, los papeles de diarios se transforman en figuras simbólicas hindúes o en personajes ingleses bastante caricaturescos.

Una estructura semicircular de metal corrugado, sobre un plano inclinado, envuelve el escenario: también tendrá pequeñas modificaciones, abriendo o cerrando el espacio de manera imaginativa, apoyada por una ingeniosa y efectiva puesta lumínica, responsabilidad de Paule Constable. Sobre sus paredes, muchas veces se proyectan en inglés algunas de las frases del texto en sánscrito, tal vez para dar una orientación al espectador, una opción que por momentos es visualmente más efectiva que en otras. Cada acción de los personajes protagónicos y del coro está determinada por las secciones bien delimitadas de la música de Glass.

Alan Oke (Gandhi) y Sarah Pring (Mrs. Alexander), junto al coro, en el
segundo acto de Satyagraha, London Coliseum, English National Opera, 2013

Hay momentos en la producción de subyugante belleza: el cuadro final del segundo acto, “La protesta”, con esa música conmovedora que Glass volvería a utilizar tantas veces en otras partituras —de manera excepcional en el film The hours (2003) de Stephen Daldry, por ejemplo—, donde liderados por Gandhi, el pueblo decide quemar sus tarjetas de registro y optar por resistir. En esta escena concertante, la conjunción de la repetición musical con los lentos movimientos de cada miembro de coro —tal vez herederos de la estética de Robert Wilson— logró darle ese efecto hipnótico propio de lo ritual, una característica propia de la estética musical de Glass y que en esta obra cobra un significado dramático impactante. Algo similar ocurre con la parsimonia de la caminata del grupo de solistas casi al borde del proscenio al comienzo del tercer acto (“Marcha de New Castle”), sobre un fondo de figurantes que atraviesan de manera mecánica el escenario de izquierda a derecha, desplegando cada uno una cinta plástica formando una red endeble pero firme, una idea visual fuerte que es metáfora del movimiento pacifista.

La versión musical dirigida por Stuart Stradford fue impecable. Los largos movimientos de notas repetidas de la partitura, algunos de ellos en tempi bastante rápidos y que uno teme que en la interpretación en vivo pierdan calidad, fueron encarados de manera excepcional tanto por el Coro como por la Orquesta de la English National Opera. Su precisión rítmica y afinación fue admirable, al igual que los solistas convocados para esta ocasión.

Si bien hay muchas partes en que éstos cantan en dúos o tríos, el que sobresale, obviamente, es Gandhi, que posee largos momentos solistas. Aquí fue personificado por Alan Oke, quien tiene una voz de tenor robusta, tanto en el centro como en el agudo, que le sienta bien a la humanidad del personaje, alejándolo de esa idea de evangelista que tenía, por ejemplo, el intérprete de la única grabación en disco de la obra. La amiga europea de Gandhi, Mrs. Alexander, también tiene un fragmento solista, enfrentada al coro masculino, al comienzo del segundo acto, que permitió mostrar el bello color que posee la mezzosoprano Sarah Pring. Con su voz de bajo profundo, Nicholas Masters como Parsi Rustomji se destacó en la escena final del primer acto, en tanto que la soprano Clare Eggington como Miss Schlesen, la secretaria de Gandhi, estuvo un poco desbordada en cuanto a volumen en la expresiva parte aguda del segundo cuadro del segundo acto. Completaron correctamente el elenco Janis Kelly (Mrs. Naidoo), Stephanie Marshall (Kasturbai), Nicholas Folwell (Mr. Kallenbach) y Eddie Wade (Príncipe Arjuna).

Alan Oke (Gandhi) en la escena final de Satyagraha, London Coliseum, English National Opera, 2013

La posibilidad de asistir a una representación de Satyagraha permite vivenciar de otra manera la música que uno ya conocía por vía de su grabación comercial. La producción presentada por la English National Opera genera un alto impacto en la sensibilidad por la belleza visual y sonora, gracias a la labor perfecta de todos sus intérpretes. Esto se acrecentó aún más en esta función aquí reseñada, a un día de la muerte de otro de los íconos de esa filosofía de resistencia pacifista durante el siglo XX, el sudafricano Nelson Mandela.

Luciano Marra de la Fuente
editor@tiempodemusica.com.ar
Diciembre 2013


Imágenes gentileza English National Opera / Fotografías de Donald Cooper
__________
 
Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en esta obra, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro facebook o nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

Publicado originalmente el 30/12/2013

 
Publicado el 02/01/2014
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados