Viernes 24 de Noviembre de 2017
Una agenda
con toda la música


Viernes 24
Sábado 25
Domingo 26

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

A la memoria de Florencia Fabris
La destacada soprano de 38 años falleció el domingo 1° de septiembre, tras sufrir un ACV mientras actuaba en el Auditorio Juan Victoria de San Juan. El recuerdo de TIEMPO DE MÚSICA a esta artista comprometida con su vocación y profesionalismo. Por Luciano Marra de la Fuente
 


La soprano Florencia Fabris, de 38 años, murió el domingo 1° de septiembre pasado en la ciudad de Mendoza tras sufrir un aneurisma cerebral, poco después de terminar una función en la que cantaba la parte solista de su cuerda en la Misa de réquiem de Giuseppe Verdi, en un concierto realizado en el Auditorio Juan Victoria de San Juan. Por las informaciones recabadas, la artista, pese a su malestar, terminó la función para luego ser inmediatamente atendida e internada.

Con la asociación Buenos Aires Lírica, abordó los protagónicos de Madama Butterfly y Belisario (2010), Suor Angelica e I pagliacci (2011), Norma (2012) y la reciente Lucrezia Borgia (2013), en tanto en el Teatro Argentino de La Plata fue Leonora de Il trovatore y Abigaíl de Nabucco (2009), Samaritana en Francesca da Rimini (2010), volvió a protagonizar Madama Butterfly y fue la Elizabeth de la versión francesa de Don Carlos (2011). En el Teatro Colón, formó parte del Coro de Niños hasta que cambió la voz a los trece años, luego en 2007 integró el Coro Estable y en estas últimas temporadas participó en un concierto Richard Wagner dirigido por Julien Salemkour, como una de las ondinas de El oro del Rin (2012), y este año fue uno de los espíritus de La mujer sin sombra y cover de Desdémona en Otello.

*****

A fin de marzo del año pasado, conocí a Florencia Fabris cuando la entrevisté para la revista Cantabile, antes de su presentación en Norma de Vincenzo Bellini en el Teatro Avenida. Venía de un ensayo de la Misa de réquiem de Giuseppe Verdi, aunque era cover de la soprano titular en las funciones que se realizaron en el Teatro Argentino de La Plata a principios de ese abril. Las cosas de la vida hicieron que esa obra fuera la última que cantó en su brillante carrera. En esa charla que duró alrededor de una hora, compartió sus puntos de vista sobre su voz, sus proyectos y la conciliación de la carrera del cantante con su vida personal. Aquí reproduzco algunas de sus ideas surgidas de esa entrevista.

Florencia Fabris en Madama Butterfly, junto a Enrique Folger, Buenos
Aires Lírica, Teatro Avenida, 2010 / Fotografía de Liliana Morsia

“Me considero una soprano lírica... con pretensiones”, se definía Florencia con una sonrisa y aclaraba: “Una soprano lírica italiana, que tiene una expansión, un color, una amplitud. Me acuerdo que una maestra italiana me decía que mi voz no era grande, pero que corría. Si bien yo no soy una dramática ni mucho menos, es posible que yo pueda ser una spinto, una lírica grande, ‘con pretensiones’. Considero que una soprano lírica, liviana, con la voz bien puesta, que es mi anhelo, pueda hacer un repertorio muy vasto”. Entre risas decía que iba “bajando íconos” del repertorio para soprano: “Me faltan Tosca, Aida”, apuntaba. También soñaba con interpretar en algunos años las Cuatro últimas canciones o la Mariscala de El caballero de la rosa de Richard Strauss (“un compositor 'muy italiano' por su pasión”), o el personaje de Tatiana de Eugene Onegin de Tchaikovsky que consideraba que poseía una “vocalidad muy italiana”, afín a su repertorio.

“Un problema para las nuevas generaciones es que no tenés la posibilidad de repetir”, reflexionaba. “El esfuerzo y el stress, vocal y físico, que significa estrenar todo el tiempo te pone en un lugar que es bárbaro, porque te hace unos músculos bárbaros, pero hay algo que el repetir te permite muscularmente entender cosas que en el momento del debut, por más que vos le pongas toda la conciencia y la técnica, estás parada en otro lugar”. Tras dos años intensos, desde su consagración como Madama Butterfly en 2010, tenía ganas de hacer un salto de calidad, llegar a otros públicos como el de Brasil o de Chile: “Hay que estar en el lugar justo en el momento justo. Depende de la suerte… y la suerte se la busca uno. Yo estoy decidida y quiero probar eso ahora, no puedo esperar tanto tiempo”.

Más allá de esa ambición propia de cada artista, tenía una idea muy clara de conciliar la vida profesional con su familia (era madre de dos hijos): “Tengo muchas compañeras que han preferido no tener hijos o esperar por la carrera. Yo siempre quise tener hijos, sabía que quería tener una familia. En la experiencia de ser madre, me di cuenta que hay dos lugares comunes que tenemos los cantantes: no hace falta dormir 12 horas para cantar y uno tiene mucha más capacidad de la que cree. Hasta que no se tiene hijos, no se da cuenta todo el tiempo que perdió. El amor por mis hijos y por lo que hago, creo, son un motor muy importante. La experiencia de ser madre, obviamente, te pone en un lugar de sensibilidad”.

Florencia Fabris en Norma, Buenos Aires Lírica,
Teatro Avenida, 2012 / Fotografía de Liliana Morsia

En otro tramo de la charla recapacitaba: “Para mí la palabra importante es ‘construir’. No es que desde el Conservatorio quería ser una ‘diva de la ópera’ […] Hay gente que tiene más armado… yo fui construyendo. Saber que estoy construyendo algo que es sólido y que me sirve a mí es fundamental. Me da la seguridad de que estoy yendo por el buen camino. Eso es lo lindo de lo que hacemos nosotros: estás ahí y ahora, en ese momento. Es imposible pedir una limpieza [en lo vocal] que no es real o es artificial, pero sí pedir lo mejor de uno”.

La muerte de Florencia Fabris deja un enorme vacío en nuestro mundo musical y, sin dudas, será recordada como una artista excepcional que dio, hasta último momento, lo mejor de su ser.

Luciano Marra de la Fuente
editor@tiempodemusica.com.ar
Septiembre 2013


Si querés dejar tu recuerdo sobre Florencia Fabris, escribí en nuestro facebook o blog. Tu voz también tiene lugar en nuestro Tiempo de Música.

Publicado originalmente el 03/09/13

 
Publicado el 12/11/2013
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados