Martes 27 de Junio de 2017
Una agenda
con toda la música


Martes 27
Miércoles 28
Jueves 29

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

“Il postino” en el Palacio de Bellas Artes : El cartero llega a México
La última ópera de Daniel Catán se presentó en calidad de estreno en su país natal, con un destacado reparto encabezado por Vicente Ombuena, Israel Lozano, Amanda Squitieri y Cristina Gallardo-Domâs. Por Ramón Jacques (corresponsal en México)
 

José Adán Pérez (Giorgio) e Israel Lozano (Mario Ruopplo) en una
escena de Il postino, Palacio de Bellas Artes, México D.F., 2011

IL POSTINO, ópera en tres actos de Daniel Catán. Función realizada el domingo 16 de octubre de 2011 en el Palacio de Bellas Artes de México D. F. Producción de la Ópera de Los Ángeles, Ópera de Bellas Artes, Festival Internacional Cervantino y la Embajada de Estados Unidos en México. Dirección musical: Israel Gursky. Dirección de escena: Ron Daniels. Escenografía y vestuario: Riccardo Hernández. Iluminación: Jennifer Tipton. Elenco: Vicente Ombuena (Pablo Neruda), Israel Lozano (Mario Ruopplo), Amanda Squitieri (Beatrice Russo), Cristina  Gallardo-Domâs (Matilde Neruda), José Adán Pérez (Giorgio), Grace Echauri (Donna Rosa), Gregorio González (Di Cosimo), Gabriel Lautaro Osuna (El padre de Mario), David Robinson (El cura). Orquesta y Coro del Palacio de Bellas Artes. Director de coro: Xabier Ribes. 

Tan sólo un año después de su estreno absoluto en Los Ángeles y después de haberse presentado en Viena y en París, pero con las notables ausencias de Plácido Domingo —uno de los impulsores del proyecto— y sobre todo la del recientemente fallecido compositor mexicano Daniel Catán, Il postino se representó en el Palacio de Bellas Artes, el máximo escenario de la lírica en México. En la próxima temporada, la ópera se representará nuevamente en Europa, en el Teatro Real de Madrid.

Para la creación de esta obra, cantada en español, Catán se basó en la película italiana homónima de 1994 —dirigida por Michael Radford, con Massimo Troisi, Maria Grazia Cucinotta y Philippe Noiret en los papeles principales—, así como en la novela Ardiente paciencia del escritor chileno Antonio Skármeta. Desde el punto de vista musical, la orquestación de Il Postino es armoniosa y grata porque si bien Catán fue un compositor contemporáneo, nunca renunció a escribir óperas en el estilo tradicional, en el que se percibe una marcada influencia de compositores como Puccini, Strauss o Debussy, y que hábilmente fusionó con novedosos ritmos provenientes de las músicas contemporánea, folclórica e incluso latina y caribeña. Además, por su admiración por la voz, dotó a sus personajes con recitativos, arias y dúos, entre otros. 

Afinidad y compenetración existió entre la orquesta y el director israelí Israel Gursky, quien con seguridad y dinamismo extrajo la musicalidad y ligereza de la orquestación.  Se utilizó el mismo montaje escénico de la Ópera de Los Ángeles creada por el cubano Riccardo Hernández con mosaicos sobre el escenario en tonalidades azules y que captaban el ambiente luminoso, fresco y mediterráneo de Cala di Sotto, isla italiana imaginaria donde se situó la trama. Con pocos elementos escénicos en constante cambio de ambientes y locaciones y la ayuda de proyecciones de estrellas, mares y fragmentos de poesías de Neruda, se creó una secuencia de corte y estilo cinematográfico.

Vicente Ombuena (Pablo Neruda) y Cristina Gallardo-Domâs (Matilde Neruda)
en una escena de Il postino, Palacio de Bellas Artes, México D.F., 2011

La dirección escénica del brasileño Ron Daniels fue directa y concisa, haciendo que sus personajes tuvieran credibilidad y un lado humano. Así, se pudo ver a un Neruda cantando música popular que escuchaba en su radio o bailando tangos con su esposa Matilde durante la escena de la boda.

El papel de Mario Ruoppolo fue interpretado por el tenor Israel Lozano con entusiasmo en su actuación pero con discreto desempeño vocal. Sobresaliente estuvo el tenor valenciano Vicente Ombuena como Neruda, al que dotó de temperamento y al que prestó su matizada voz que se escuchó uniforme en el brillo y en la emisión. La soprano Amanda Squitieri dio vida a una fulgurante y sensible Beatrice Russo, exhibiendo nitidez y claridad en su brillante línea de canto e impecable dicción. Por su parte, Cristina Gallardo-Domâs impuso al papel de Matilde la solidez vocal y escénica que le da su amplia experiencia. El resto de los personajes y el coro cumplieron cabalmente en cada una de sus intervenciones.

Ramón Jacques
México, noviembre 2011


Fotografías gentileza INBA/Ópera de Bellas Artes
__________
 
Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en esta obra, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

 
Publicado el 15/02/2012
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados