Jueves 27 de Abril de 2017
Una agenda
con toda la música


Jueves 27
Viernes 28
Sábado 29

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

“Orfeo ed Euridice” en Montevideo : Recuperar el sentido del espectáculo
El Teatro Solís culminó su temporada lírica con la ópera clásica de Gluck, en una impactante propuesta escénica de La Fura dels Baus. Por Ernesto Castagnino (enviado especial a Uruguay)
 

Carla Domínguez (Amore) y Nidia Palacios (Orfeo) en una
escena de Orfeo ed Euridice, Teatro Solís, Montevideo, 2011

ORFEO ED EURIDICE, ópera en tres actos de Christoph Willibald Gluck. Función del viernes 16 de diciembre de 2011 en el Teatro Solís, Montevideo, Uruguay. Dirección musical: Martín Jorge. Puesta en escena y escenografía: La Fura dels Baus. Dirección de escena: Carlus Padrissa. Iluminación: Carles Rigual. Vestuario: Aitziber Sanz. Realización de video: David Cid. Gráficos interactivos: Pelayo Méndez y Román Torres. Ayudante de dirección de escena y regiduría: Zamira Pasceri. Elenco: Nidia Palacios (Orfeo), Sandra Silvera (Euridice), Carla Domínguez (Amore). Orquesta Filarmónica de Montevideo. Coro Polifónico Santa Elena, dirección: Francisco Simaldoni.

El abordaje escénico de las óperas de Christoph Willibald Gluck en nuestra época se confronta inevitablemente con la sobriedad y mesura que caracterizan la reforma que el compositor alemán impulsó a mediados del siglo XVIII como reacción a los desbordes musicales y vocales en que había incurrido la ópera italiana durante la edad de oro de los castrati. Músicos como Antonio Vivaldi, Nicola Porpora, George Frideric Handel y Giovanni Bononcini, sucumbieron ante la belleza de estas voces sobrenaturales y no dudaron en destinar sus mejores esfuerzos a componer arias de lucimiento y virtuosismo para estos “divos” cada vez más egocéntricos y caprichosos.

Esto llevó necesariamente a un cada vez mayor descuido por la teatralidad, la naturalidad de la expresión y la secuencia narrativa. Es así que los libretos se convirtieron en intercambiables y un mero vehículo para el deslumbramiento vocal, como queda demostrado —por citar solo dos ejemplos— en las 43 versiones musicales de La clemenza di Tito o las 90 de Artaserse, todas sobre el mismo libreto de Pietro Metastasio. Pero volviendo al punto de partida, ese retorno a las fuentes grecolatinas que emprendió Gluck eliminando la ornamentación superflua y dejando al drama expuesto en su desnudez, supone un interesante desafío que deben enfrentar los directores de escena de esta época signada por un vértigo sensorial que considera tedio todo aquello que se aleje de la estimulación instantánea y fugaz.

Sandra Silvera (Euridice) y Nidia Palacios (Orfeo) en una
escena de Orfeo ed Euridice, Teatro Solís, Montevideo, 2011

En torno al grupo español La Fura dels Baus, que ha realizado numerosas puestas de óperas, se crea una expectativa que no siempre se ve recompensada en el resultado final. En esta oportunidad, la proyección de imágenes se convirtió en el principal recurso visual de la propuesta, que encontró su marco estético en la arquitectura e iconografía medieval. Si hacer equivaler el Hades al Infierno cristiano resultó algo extravagante, lo más débil de la puesta fue, sin embargo, un eclecticismo visual que no alcanzó a ser lo suficientemente transgresor o lo suficientemente kitsch para merecer esos adjetivos. Lo más atractivo fue la incorporación de la música como un cuarto personaje del drama, haciendo que los integrantes de la orquesta tocaran en el escenario participando de los avatares dramáticos. Este recurso resultó realmente interesante y permitió al público recordar que Orfeo es una divinidad asociada a la música y que con ella es capaz de calmar a las Furias infernales, quienes, al escuchar el sonido de su lira, le abren paso para encontrarse con su amada.

El gran “pecado” de esta agrupación española es un narcisismo que lamentablemente entra en competencia con la obra y su autor al punto que en los carteles callejeros el nombre de la agrupación va siempre primero y más grande que el de la obra o el autor que van a interpretar. A pesar de todo, el despliegue escenotécnico de La Fura dels Baus, que por momentos resulta abrumador, tiene el mérito de recuperar el sentido de espectáculo integral que es la ópera, un esfuerzo sin duda elogiable.

La dirección musical de Martín Jorge fue empeñosa y entusiasta aunque le faltó algo de solidez y los tempi lentos atentaron contra la fluidez. La Orquesta Filarmónica de Montevideo estuvo a la altura del desafío y, a pesar de algunas pifias en las cuerdas altas, el nivel general fue muy bueno, especialmente destacable la introducción de flauta y oboe que acompaña el recorrido del protagonista por los Campos Elíseos (Aria “Che puro ciel”). El Coro Polifónico Santa Elena tuvo un excelente desempeño tanto en el lamento por Eurídice muerta con el que comienza el drama, como en la vertiginosa escena de las Furias infernales (“Chi mai dell’Erebo”).

Nidia Palacios (Orfeo), junto al Coro Polifónico Santa Elena y miembros de la Orquesta Filarmónica de Montevideo, en una escena de Orfeo ed Euridice, Teatro Solís, Montevideo, 2011

Las tres solistas tuvieron el doble desafío de cantar sus roles e interpretarlos según las exigencias de la puesta escénica: colgando de un cable, trepando una columna o usando espacios no tradicionales, lo que agregó una dificultad que estuvo siempre bien resuelta. La mezzosoprano Nidia Palacios llevó adelante el rol de Orfeo con convicción y entrega, luciendo una voz de centro sólido y timbre redondo. Excelente el trabajo de Sandra Silvera como Eurídice, una voz de soprano ricamente timbrada, bien proyectada y perfectamente ajustada al estilo. Carla Domínguez cumplió en sus dos intervenciones como el dios Amor.

Una propuesta, en definitiva, que tuvo sus puntos altos y no tan altos, pero indudablemente estimulante, y que constituyó en conjunto un espectáculo disfrutable y de mucho despliegue escénico. Un gran esfuerzo que el público premió con un largo aplauso.

Ernesto Castganino
ecastagnino@tiempodemusica.com.ar
Diciembre 2011


Imágenes gentileza Teatro Solís de Montevideo
Para ver más fotos ingresá a
www.facebook.com/tiempodemusica.argentina

__________
 
Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en esta ópera, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

 
Publicado el 28/12/2011
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados