Jueves 20 de Julio de 2017
Una agenda
con toda la música


Jueves 20
Viernes 21
Sábado 22

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

Ingrid Fliter en el Teatro Colón : Virtuosa música de salón
La pianista argentina ofreció para Mozarteum magníficas versiones de Beethoven y Chopin, más otras obras fuera de programa, que dieron una visión acabada de la música poética del siglo XIX. Por Luciano Marra de la Fuente
 

Ingrid Fliter

Recital de INGRID FLITER, piano. Concierto del martes 6 de septiembre de 2011 en el Teatro Colón, organizado por Mozarteum Argentino. Beethoven: Sonata para piano N° 18 en Mi bemol mayor, Op. 31 N° 3 / Sonata para piano N° 23 en Fa menor, Op. 57, “Appassionata”. Chopin: Nocturno en Si mayor, Op. 9 N° 3 / Vals brillante en La bemol mayor, Op. 34 N° 1 / Vals en La bemol mayor, Op. 69 N° 1 / Gran vals en La bemol mayor, Op. 42 / Vals en La menor, Op. póstumo / Gran vals brillante en Mi bemol mayor, Op. 34 N° 1 / Balada N° 4 en Fa menor, Op. 52.

Ludwig van Beethoven y Frédéric Chopin fueron los autores elegidos por la pianista argentina Ingrid Fliter para su regreso, tras unos cuantos años, a su país. Esos dos compositores muestran con genialidad dos etapas consecutivas del repertorio pianístico que Fliter logró plasmar con una notable afinidad. Tanto Beethoven como Chopin lograron darle una vuelta de tuerca a estructuras establecidas —uno sobre la sonata clásica, otro sobre piezas de carácter popular—, generando obras de singular belleza y virtuosismo.

Un factor determinante para ambos pianistas-virtuosos es el ambiente para las cuales fueron compuestas: tanto la serie de tres sonatas Op. 31 y la Op. 57 de Beethoven como los valses, nocturnos y baladas de Chopin fueron pensados para ser interpretadas en un salón burgués, para el deleite de los concurrentes, entendedores o legos de la música que ahí sonaba.

En el caso de Beethoven, fue el público selecto de la aristocracia vienesa el que lo alentaba a producir una música novedosa y difícil, más allá de que tomara como base la clásica estructura formal de la sonata. Cierto es que el incipiente desarrollo técnico del instrumento fue el que le permitió lograr un toque legato enfáticamente pronunciado y efectos contrastantes de dinámicas, produciendo un discurso denso y a la vez intimista, tan diferente a la tradición mozartiana y que preanunciaría los desbordes románticos.

Fue en este sentido como Ingrid Fliter encaró la Sonata Op. 31 N° 3 y la Sonata Op. 57 “Appassionata”. En la primera remarcó las ambigüedades formales del primer movimiento, ofreció un “Scherzo” liviano y sumamente rápido, le dió un toque galante al “Minuetto” que le sentó más que bien y volvió a arremeter en una velocidad endiablada en el vertiginoso “Presto con fuoco” final. En la “Appassionata” logró crear un arco dramático justo que logró aunar los tres movimientos, desde los oscuros pasajes del comienzo hasta las figuraciones virtuosas del movimiento final, realizadas con extrema prolijidad y marcados contrastes dinámicos.

Ingrid Fliter en el Teatro Colón, 2011

Los salones de París fueron el ambiente más que propicio para que Chopin pudiera dedicar casi toda su obra al piano. Allí fue donde pudo darle una nueva impronta, verdaderamente personal y con un marcado virtuosismo expresivo, a obras de pequeñas dimensiones provenientes del repertorio popular del piano, como lo son las piezas de danza —valses, polonesas o mazurcas—, también resignificar viejos géneros —preludios o baladas— y generar nuevos —nocturnos, estudios, impromptus y scherzos.

En la segunda parte de su recital, Ingrid Fliter abrió ese universo sonoro de Chopin con un taciturno Nocturno Op. 9 N° 3. El Vals brillante, Op. 34 N° 1 y el Gran vals brillante, Op. 18 oficiaron de entrada y salida al bloque central dedicado a cinco valses, bastante populares, tal vez las más perfectas interpretaciones de la pianista en toda la noche, sobre todo con el nivel expresivo logrado en el Vals en La menor, Op. póstumo que dejó sin aliento a toda la audiencia. La compleja Balada N° 4, Op. 52 cerró, con un lirismo y un impulso melancólico adecuado, el programa propuesto para la noche, que aún no finalizaría.

Como obras fuera de programa, Fliter volvió a la Viena beethoveniana con el tercer movimiento de la Sonata en Re menor, Op. 31 N° 2, “La tempestad” ofrecido con brillantez, recordó de cierta manera a su tierra materna con la “Danza del gaucho matrero” —tercera de las Danzas argentinas de Alberto Ginastera— encarada con una fuerza percusiva y una extrema velocidad, e intentó volver a danzar sus dedos con el Vals, Op. 64 N° 1 de Chopin —popularmente conocido como el “Vals del minuto”— aunque fue tal su entusiasmo que en un momento frenó su música, miró hacia al público, como en un salón, y se disculpó diciendo “Uy, me equivoqué”, lo que provocó una estruendosa ovación. No conforme con eso encaró el Impromptu en Mi bemol mayor, Op. 90 Nº 2 de Franz Schubert, en una interpretación concentrada y expresiva. Así fue como Ingrid Fliter coronó una espléndida velada de música poética para piano, gracias a su virtuosismo, interpretación y humildad.

Luciano Marra de la Fuente
editor@tiempodemusica.com.ar
Septiembre 2011

Para agendar
Ingrid Fliter se volverá a presentar en nuestro país el próximo sábado 24 de septiembre a las 19.30 en el Teatro Argentino de La Plata, interpretando el Concierto para piano y orquesta en La menor, Op. 54 de Robert Schumann, una manera perfecta para cerrar ese círculo de compositores interpretados en este recital para Mozarteum aquí reseñado. La Orquesta Estable del Teatro Argentino, con dirección de Alejo Pérez, también interpretará en ese concierto la Sinfonía N° 1 en Re mayor, “Titán”, de Gustav Mahler.
Más info: www.teatroargentino.gba.gov.ar

__________

Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en este concierto, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro blog. Hagamos de Tiempo de Música un espacio para debatir.

 
Publicado el 23/09/2011
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados