Jueves 23 de Marzo de 2017
Una agenda
con toda la música



Viernes 24
Sábado 25

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

“Romeo y Julieta” en Milán : El regreso romántico
Después de 77 años, la Scala presentó la ópera de Gounod en su escenario con una producción ya vista en Salzburgo y la destacada actuación de Nino Machaidze y Vittorio Grigolo. Por Massimo Viazzo (corresponsal en Italia)
 

 

Vittorio Grigolo (Romeo) y Nino Machaidze (Julieta) en el segundo
acto de Romeo y Julieta, Teatro alla Scala de Milán, 2011

ROMEO Y JULIETA, ópera de Charles Gounod. Función del jueves 16 de junio de 2011 en el Teatro alla Scala de Milán. Dirección musical: Yannick Nézet-Séguin. Dirección escénica: Bartlett Sher. Escenografía: Michael Yeargan. Vestuario: Catherine Zuber. Iluminación: Jennifer Tipton. Elenco: Nino Machaidze (Julieta), Vittorio Grigolo (Romeo), Alexander Vinogradov (Fray Lorenzo), Russell Braun (Mercucio), Cora Burggraaf (Stefano), Franck Ferrari (Conde Capuleto), Juan Francisco Gatell (Tibaldo), Susanne Resmark (Gertruda), Olivier Lallouette (El Conde París), Ronan Nédélec (Gregorio), Jaeheui Kwon (Benvolio), Simon Lim (El Duque de Verona). Orquesta y Coro del Teatro alla Scala de Milán. Director de coro: Bruno Casoni.

Pasaron ochenta años desde que Romeo y Julieta de Charles Gounod se montó por última vez en la escena del máximo teatro italiano. Fue en 1934 cuando el papel de Romeo fue interpretado por Beniamino Gigli y el de Julieta por Mafalda Favero. En esta ocasión el Teatro alla Scala presentó la producción vista hace algunos años en el Festival de Salzburgo.

La puesta en escena es tradicional, con una suntuosa escenografía creada por Michael Yeargan que representa una plaza renacentista donde el majestuoso palacio de los Capuletos domina el lado derecho del escenario y una columna alta y elegante delimita la visión, aunque el director escénico Bartlett Sher se las arregla para animar la acción en cualquier momento, cuidando a la perfección los gestos de los protagonistas —junto a un adecuado vestuario de Catherine Zuber— y los movimientos de las masas para un rendimiento muy natural.
 
Naturalidad que se ve también en la dirección orquestal de Yannick Nézet-Séguin. El director franco-canadiense ha captado la profunda intimidad de la partitura con un gesto claro, un sentido de proporción y color, y que nunca invade ni desborda.

Vittorio Grigolo (Romeo) y Nino Machaidze (Julieta) en el cuarto
acto de Romeo y Julieta, Teatro alla Scala de Milán, 2011

El elenco fue muy apreciado por el público scaligero. Vittorio Grigolo ha creado un apasionado Romeo, de vocalidad generosa, exuberante y bien timbrada, aunque no muy refinada. Grigolo también ha sido capaz de recurrir a los acentos más íntimos y patéticos, como en la conmovedora escena final del tercer acto. A su vez, su "¡Ah! Leve-toi, soleil" fue brillante. Nino Machaidze fue una alegre y tierna Julieta, que, a pesar de su timbre bronceado en el centro, tuvo dificultades en su registro más agudo, que pareció áspero y no siempre centrado.

Paterno y protector fue el Fray Lorenzo de Alexander Vinogradov, con emisión suave y segura. Frank Ferrari, de indudable timbre pastoso, tuvo problemas en su parte alta, como el Duque Capuleto. Estuvieron sustancialmente correctos el tenor argentino Juan Francisco Gatell como Tibaldo, Russell Braun como Mercucio y Cora Burggraaf como Stefano, en tanto que la Orquesta y el Coro del Teatro alla Scala se presentaron en óptima forma.


Massimo Viazzo
Italia, junio 2011


Imágenes gentileza Teatro alla Scala de Milán / Fotografías de Marco Brescia y Rudy Amisano
__________
 
Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en esta ópera, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

 
Publicado el 27/06/2011
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados