Jueves 20 de Julio de 2017
Una agenda
con toda la música


Jueves 20
Viernes 21
Sábado 22

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

Falstaff, el cazador cazado
Con motivo de la reposición de “Falstaff” de Giuseppe Verdi, en producciones del Teatro Colón y Buenos Aires Lírica, un repaso de la obra Shakespeare en la que está basada. Por Carlos Rossi Elgue
 

“¡Qué fastidiosas, rancias, vanas e inútiles me parecen las prácticas todas de este mundo!” (W. Shakespeare, Hamlet)

Imaginemos a Don Giovanni llegando a la vejez, gordo y empobrecido, con el mismo desenfado y las mismas pretensiones de seductor que en su juventud. Seguramente ya no causará arrebatos de amor o ira, sino burlas y alguna mirada piadosa. Esta descripción parece la de Falstaff, gordo amante del vino que se cree el rey del universo que lo rodea, la taberna que le sirve de refugio. Desde este patetismo el personaje nos trasmite su visión del mundo, la reflexión sobre una realidad que una y otra vez le devuelve frustración aunque él quiera arrasarla con prepotencia. El engaño, el exceso y el atropello caracterizan a este personaje de Las alegres comadres de Windsor, la obra de William Shakespeare (1564-1616) en la que está basada la última ópera de Giuseppe Verdi (1813-1901).

1. La obra y el libreto

La figura de Falstaff atrae al compositor y libretista Arrigo Boito (1842-1918), quien había trabajado con Verdi anteriormente en una revisión de Simon Boccanegra (1881) y el libreto de Otello (1887). Tomando aspectos del personaje que aparecía en dos obras anteriores del dramaturgo inglés, Enrique IV y Enrique V,  adapta la obra y convence a Verdi para concertarla. Ambos se sumergen en esta tarea que le permite al compositor volver al género de la comedia cincuenta años después de Un giorno di regno y, movidos por el entusiasmo, proyectan nuevos trabajos —poner música a otras obras shakespearianas como Antonio y Cleopatra o El rey Lear— que finalmente no se concretan. El interés por estos textos evidencia el conocimiento profundo de la obra de Shakespeare, la valoración del aspecto dramático de la representación escénica y una visión del mundo que Boito y Verdi encuentran ideales para sus propias producciones artísticas.

El argumento de Falstaff sigue la estructura de Las alegres comadres de Windsor, aunque Boito realiza algunos recortes y simplifica situaciones que permiten agilizar los diálogos y las acciones. El motivo inicial se mantiene igual al texto original: en una modesta taberna, Falstaff se propone conquistar a dos mujeres casadas, Meg Page y Alice Ford, con el objetivo de salir de la situación de pobreza económica en la que se encuentra. Intenta seducirlas enviándoles cartas exactas, en las que solo varía el destinatario, pero cuando las mujeres las reciben, descubren el engaño y, ofendidas, deciden vengarse. Aquí comienza una serie de situaciones en las que ellas, por medio de la graciosa Mistress Quickly —vecina de los Ford en la ópera y ama de llaves en la obra— quien se ofrece a oficiar de mensajera, le hacen creer a Falstaff que corresponden sus sentimientos y organizan encuentros en los que resulta avergonzado.

Francis Hayman, Falstaff Raising Recruits, c. 1760

Falstaff siente su frustración creciente mientras es objeto de la burla de los demás. Cuando Ford se entera de las intenciones de Falstaff se presenta en la taberna, movido por los celos, disfrazado del Sr. Broome —el Maestro Fontana en la ópera— para vengarse también: le pide que interceda por él para seducir a la señora Ford, a cambio de una abundante recompensa. En sus reiterados intentos de conquista, Falstaff termina envuelto en situaciones humillantes: echado al río dentro de un canasto de ropa sucia, vestido de mujer a la que Ford golpea —episodio omitido en la ópera— o como cazador con cuernos en su cabeza, pellizcado por supuestos duendes del bosque.

Tanto la obra como la ópera se desarrollan a partir de los conflictos que se producen al colocar las riquezas materiales por encima de los sentimientos, lo cual se manifiesta en la superficialidad con que Falstaff se dirige a las mujeres y la ligereza con que en general los personajes tratan los sentimientos. Este tratamiento que hace Shakespeare de los personajes hace pensar a un crítico de la estatura de Harold Bloom que se trata de una obra menor.

La comedia intercala dos tramas paralelas: la de Falstaff cortejando a las dos ricas burguesas de Windsor y la de Anne Page, a quien sus padres quieren casar. Este personaje en la versión de Boito se transforma en Nannetta, la hija de los Ford. En ambos casos ella representa la posibilidad del triunfo del amor frente a la frivolidad que la rodea. El cambio de personaje podría explicarse teniendo en cuenta la manera en que se desenvuelven los acontecimientos relacionados con ella: en la obra, Anne está enamorada de Fenton pero sus padres quieren casarla con otros candidatos, que cada uno tiene reservado para desposarla en la noche de los disfraces en el bosque. Esa noche ella logra engañarlos y huir con su amado, mientras los demás pretendientes descubren que debajo de los disfraces se encuentran hombres.

Michele Beneditte, Falstaff at Hern's Oak, 1793

En la ópera, Nannetta también está enamorada de Fenton, pero quien intenta imponerle el marido es únicamente su padre, mientras la madre ayuda a la hija. Este desplazamiento realza y complejiza la personalidad autoritaria de Ford, dándole mayor intensidad a las acciones que lo involucran. Al eliminar a Page y trasladar sus acciones a Ford se logra que el personaje intervenga en todas las tramas que estructuran el drama: en la taberna, en la casa o en la escena final del bosque, donde él intentará burlar a los demás pero será engañado.

2. Letra y música

 1 | 2 >

Siguiente

Compartir
 
Publicado el 12/11/2010
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados