Lunes 25 de Septiembre de 2017
Una agenda
con toda la música


Lunes 25
Martes 26
Miércoles 27

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

“L’elisir d’amore” y “Luisa Fernanda” en el Teatro Avenida : Bufo y popular
Astro Lyrica y Fundamús presentaron conjuntamente producciones de la popular ópera de Donizetti y de la zarzuela de Federico Moreno Torroba, con mejores resultados en el primer título. Por Ernesto Castagnino
 

Andrea Lucero (Adina), Leonardo Estévez (Belcore) y Leonardo Pastore
(Nemorino), junto al coro, en el primer acto de L'elisir d'amore, Fundamús
y Astro Lyrica, Teatro Avenida, 2010

L’ELISIR D’AMORE, melodrama en dos actos de Gaetano Donizetti. Función del viernes 15 de octubre de 2010 en el Teatro Avenida, organizada por Fundamus y Astro Lyrica. Dirección musical: Dante Ranieri. Dirección de escena e iluminación: Eduardo Casullo. Vestuario: Alicia Gumá y María Prior. Reparto: Andrea Lucero (Adina), Leonardo Pastore (Nemorino), Leonardo Estévez (Belcore), Fernando Grassi (Dulcamara), Laura Chisari (Giannetta). Orquesta y Coro. Director de coro: Juan Casasbellas.
LUISA FERNANDA, zarzuela en tres actos de Federico Moreno Torroba. Función del sábado 16 de octubre de 2010 en el Teatro Avenida, organizado por Fundamus y Astro Lyrica. Dirección musical: Jorge Walter Lhez. Dirección de escena e iluminación: Eduardo Casullo. Vestuario: Raúl Aquenes Agüero. Reparto: Virginia Correa Dupuy (Luisa Fernanda), Graciela Oddone (Duquesa Carolina), Luciano Garay (Vidal Hernando), Gustavo Torella (Javier Moreno), Alicia Alducín (Mariana), Luciana Méndez (Rosita), Rubén Torre (Don Luis Nogales), Alejandro Lacedra (Aníbal), Mauro Careri (Bizco Porras), Fabián Frías (El Saboyano), Osvaldo Ledesma (El Cacharrero), Nicolás Álvarez (Don Fiorito), Gustavo Rosas (Don Lucas). Orquesta de Fundamús y Vocal del Sur. Director de coro: Orlando Rosas.

Para el joven Gaetano Donizetti, el estreno en 1832 de L’elisir d’amore (El elixir de amor) significó su primer éxito de público y por lo tanto la posibilidad de mejores contratos. Si bien no era un novato —llevaba estrenadas más de 30 óperas—, hasta L’elisir d’amore no lo había acompañado la fama, elemento indispensable para sobrevivir en la industria operística de aquellos años, comparable por el vértigo de su producción a la industria del cine en sus comienzos.

El popular género de la ópera bufa, caracterizado por la presencia de enredos amorosos, sirvientas pícaras y conflictos domésticos, permitía la identificación inmediata del público —en su mayoría burguesía en ascenso— con situaciones cercanas a su vida cotidiana. La dirección escénica de Eduardo Casullo eligió trasladar la acción a un ambiente rural de nuestro país, pero lo que podría haber sido una interesante idea para profundizar, se limitó únicamente al vestuario. Las imágenes proyectadas como fondo no aportaron realmente nada significativo al marco escénico y sobrevolaron por momentos el kitsch.

Andrea Lucero (Adina) y Leonardo Pastore (Nemorino) en el segundo acto
de L'elisir d'amore, Fundamús y Astro Lyrica, Teatro Avenida, 2010

El rol de Nemorino fue abordado por el tenor Leonardo Pastore, a quien en 2008 hemos escuchado en el rol protagónico de L’amico Fritz, reafirmando sus dotes para el repertorio lírico italiano. Pastore aportó a su Nemorino un timbre redondeado, buen fraseo y expresividad. Alguna que otra aspereza en la emisión no opacó una actuación que fue globalmente buena. La soprano Andrea Lucero posee una voz de soubrette más apropiada para el repertorio de la zarzuela o la opereta que para el bel canto del siglo XIX. Aunque sus capacidades actorales fueron muy limitadas, su canto mejoró sobre el final, cuando su garganta estaba más templada y pudo brindar algunos momentos agradables en el dúo con Dulcamara del segundo acto.

El barítono Leonardo Estévez volvió al rol de Belcore como en la producción de BAL de 2007, pero los resultados en su aria “Come Paride vezzoso” no fueron mejores que en aquella ocasión aunque actoralmente aportó buena comicidad. El barítono Fernando Grassi asumió el rol del simpático charlatán Dulcamara, con buen instrumento y excelentes recursos actorales. Resolvió la difícil aria di catalogo sin dificultades y brindó en todas sus intervenciones un timbre brillante y una clara articulación sin caer nunca en la caricatura. Laura Chisari, a pesar de algunos contratiempos en la afinación, resolvió con gracia su arietta del segundo acto.

El director Dante Ranieri, experto en el acompañamiento de las voces, concertó una versión muy cantabile y fluida de una partitura que conoce en profundidad. Un acierto: el solo de fagot que acompañó el inicio del aria “Una furtiva lagrima”. Un desacierto: el acompañamiento de piano en lugar del clave para los recitativos secos. El Coro, preparado por Juan Casasbellas, aportó en sus intervenciones la vivacidad y alegría necesarias.

Leonardo Pastore (Nemorino) y Fernando Grassi (Dulcamara), junto al coro, en el primer acto de L'elisir d'amore, Fundamús y Astro Lyrica, Teatro Avenida, 2010

En paralelo, Fundamús y Astro Lyrica, con la colaboración del Instituto de Música y Danza de la Secretaría de Cultura de la Provincia de Salta, presentaron cinco funciones de la zarzuela Luisa Fernanda de Federico Moreno Torroba. Aquí las cosas no resultaron tan bien como en L’elisir d’amore ya que no se logró transmitir el calor y la alegría que la zarzuela requiere. Ambientada en 1868 durante la insurrección popular que instauró la república, los avatares políticos sirven de marco a la trama sentimental que incluye el amor entre Luisa Fernanda y Javier, complicado por las intervenciones de la seductora Duquesa Carolina y del hacendado Vidal Hernando.

El planteo visual poco agraciado, compuesto por una intercalación de imágenes de paisajes y telones pintados, sumado a unos acentos españoles que rozaban lo bizarro —exceptuando el excelente trabajo de Alejandro Lacedra y Luciano Garay— y un ausente trabajo sobre las partes habladas que se volvieron en su mayoría ininteligibles, condujeron a resultados menos atractivos que su compañera donizettiana. El vestuario, sobrio y tradicional, fue lo más atractivo visualmente.

Virginia Correa Dupuy (Luisa Fernanda) y Luciano Garay (Vidal Hernando) en una escena de Luisa Fernanda, Fundamús y Astro Lyrica, Teatro Avenida, 2010

La mezzosoprano Virginia Correa Dupuy sólo convenció en las notas cantadas en forte que colocó con autoridad, pero su tono aniñado en los declamados y las afectaciones en su actuación deslucieron el resultado de su prestación. Entusiasmó Graciela Oddone, quien tuvo un buen desempeño como la Duquesa Carolina, con timbre brillante y volumen suficiente que se escuchó con claridad en los conjuntos. 

El tenor Gustavo Torella se vio excedido por el rol, con notas calantes y otras dificultades técnicas que esperemos pueda superar en el futuro. El barítono Luciano Garay resultó lo más destacado de la noche por la adecuación al estilo, el trabajo con el texto y la línea vocal. Garay transmitió la virilidad y gallardía del personaje de Vidal, y cantó sus dos romanzas “Por el amor de la mujer que adoro” y “Ay, mi morena” con impecable estilo y elegancia.

Buen trabajo de la contralto Alicia Alducín como la posadera Mariana y excelente aporte de Alejandro Lacedra como Aníbal —un personaje eminentemente hablado— que, junto a la de Luciano Garay fueron las actuaciones más convincentes y las dicciones más cuidadas. Musicalmente, el director Jorge Walter Lhez no logró una concertación relevante y fluida en la que todas las fuerzas musicales —solistas, instrumentistas y coro— confluyeran en un objetivo común.

Ernesto Castagnino
ecastagnino@tiempodemusica.com.ar
Octubre 2010


Fotografías gentileza Raquel Flotta Prensa & Comunicaciones
__________

Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en estas obras, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir

Compartir
 
Publicado el 28/10/2010
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados