Lunes 24 de Julio de 2017
Una agenda
con toda la música


Lunes 24
Martes 25
Miércoles 26

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

Musica Angelica y Martin Haselböck en el Teatro Colón : Brillante Handel
En el octavo concierto de Mozarteum, la agrupación de instrumentos originales norteamericana ofreció un interesante programa en el que predominó la figura de Handel. Por Ernesto Castagnino
 

Musica Angelica

MUSICA ANGELICA. Dirección: Martin Haselböck. Solistas: Suzie LeBlanc, soprano; Daniel Taylor, contratenor; Gonzalo X. Ruiz, oboe; Stephen Schultz, flauta. Concierto del lunes 4 de octubre de 2010 en el Teatro Colón, organizado por Mozarteum Argentino. Handel: Oberturas, arias y dúos de Rinaldo, L’allegro, il pensieroso ed il moderato, Tolomeo, Solomon y Giulio Cesare. Telemann: Concierto para oboe en Mi menor, TWV 51:E1. Vivaldi: Concierto para flauta en Sol menor, Op. 10 Nº 2, “La notte”. Gluck: Ballo y aria “Che farò senza Euridice” de Orfeo ed Euridice. Mozart: Aria “Ach ich fühl’s” de Die Zauberflöte / Aria de concierto “Nehmt meinen Dank”, K. 383.

En su visita del año pasado, Martin Haselböck fue acompañado por la agrupación que fundó en 1985, la Wiener Akademie, con la que ofreció un interesante programa de música sacra que incluyó a Haydn y Schubert. En esta oportunidad, el director austriaco fue invitado junto al ensamble barroco norteamericano Musica Angelica, del cual es director musical desde 2005, y los cantantes canadienses Suzie LeBlanc y Daniel Taylor. El programa incluyó arias y dúos de óperas de Handel, Gluck y Mozart, más dos conciertos de Telemann y Vivaldi.

La soprano Suzie LeBlanc, de voz pequeña pero precisa y bien timbrada, es una intérprete refinada que encanta y conmueve más por la belleza de su línea vocal que por su expresividad. Esta soprano canadiense posee una técnica impecable que le permite abordar las complejas coloraturas y mantener una línea de melancólico lirismo. El contratenor Daniel Taylor ha adquirido, desde aquella grabación de la ópera Rodelinda, regina de’ Longobardi junto a Nicholas Kraemer y los Raglan Baroque Players (Virgin Classics, 1996), mayor seguridad en los extremos del registro y una paleta de colores más interesante y variada. Su timbre, sin ser aterciopelado es brillante, y capaz de sonidos redondeados y de pulcra emisión.

Los momentos de mayor relieve fueron indudablemente los duetti de óperas de Handel, en los que ambos cantantes fundieron sus voces en bellísimas vocalizaciones y potenciaron sus virtudes. El disco grabado por ambos en 2002 Handel: Love Duets (Atma Classique) contiene los tres duetos presentados en este concierto: “Scherzando sul tuo volto” de Rinaldo, “Se’il cor ti perde” de Tolomeo y “Caro! Bella!” de Giulio Cesare, creados por Handel para las voces de la soprano Francesca Cuzzoni y el castrato Senesino. En ellos, LeBlanc y Taylor demostraron un conocimiento profundo del estilo y una gran afinidad con la música de Handel, haciendo que el público disfrutara plenamente, como ellos parecían hacerlo en el escenario.

    

Los cantantes Daniel Taylor y Suzie LeBlanc

La dulce voz de LeBlanc resultó ideal para el aria “Sweet Bird” de la Oda pastoral L’allegro, il pensieroso ed il moderato, en la que Handel despliega un atractivo juego imitativo entre la voz y la flauta. El apartado Mozart tuvo en el aria de concierto “Nehmt meinen Dank” (Reciban mi agradecimiento) lo menos convincente de la velada, pero su abordaje del aria de Pamina “Ach ich fühl’s” resultó sorprendente y original. Interpretada con un interesante pero extraño “efecto barroco”, en el que se sumergió en una lánguida melancolía, LeBlanc asombró con unos pianísimos sobrenaturales.

Por su parte, Daniel Taylor pudo lucir una vena dramática más pronunciada en su interpretación del aria “Che farò senza Euridice” de Gluck y gran sentido de la matización en la handeliana “Cara sposa” a la que dio un espesor vocal sumamente interesante. Lo único que podría reprochársele es una dicción italiana demasiado anglófona, que no deja de sorprender en un artista de este nivel.

Gonzalo X. Ruiz tuvo a su cargo la parte solista en el Concierto en Mi menor para oboe y orquesta, TWV 51:E1, de Georg Philipp Telemann, con resultados aceptables. Con suficiente destreza técnica, Ruiz dialogó con la pequeña orquesta y afrontó los pasajes virtuosos sin dificultad. La otra pieza instrumental del programa fue el conocido Concierto para flauta y orquesta “La notte” de Antonio Vivaldi, el segundo de los seis agrupados en el Op. 10. Allí, Stephen Schultz como solista tuvo momentos logrados y otros no tanto, debido a algunas pifias, pero lo que deslució a este Vivaldi se debió a una labor de conjunto que no logró extraer toda la energía y la riqueza tímbrica que encierra este popular concierto. Schultz tuvo un momento de mayor lucimiento en el obbligato de flauta del aria “Sweet bird” en la mostró gran desenvoltura jugando con las vocalizaciones de la soprano.

Martin Haselböck

El ensamble barroco Musica Angelica compuesto por 8 violines, dos violas, dos cellos, contrabajo, laúd o tiorba, flauta, oboe y fagot, fue dirigido diestramente por Martin Haselböck desde el clave. Los mayores logros los obtuvieron en los pasajes handelianos, como la obertura de Rinaldo o “The arrival of the Queen of Sheba” del oratorio Solomon, con su solo para oboe ejecutado por Ruiz con precisión. En Telemann y Vivaldi el resultado fue más desparejo ya que el sonido resultó menos rico, tal vez más anémico del alcanzado por otros conjuntos historicistas. Un gran desacierto fue el plomizo acompañamiento del aria “Ach ich fühl’s” de Mozart, en la que se produjeron además algunos desencuentros con la cantante a causa del tempo excesivamente lento.

En este concierto brilló la música de Handel de quien, tanto los solistas como la orquesta, brindaron versiones excelentes. Como bis y fuera de programa, LeBlanc y Taylor sumaron a la serie de dúos handelianos el bellísimo “Io t’abbraccio” de Rodelinda, dejando al público suspendido en los delicados sonidos flotantes que siguieron reverberando en la sala hasta el cerrado aplauso final.

Ernesto Castagnino
ecastagnino@tiempodemusica.com.ar
Octubre 2010


Fotografías gentileza Mozarteum Argentino
__________

Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en este concierto, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir

Compartir
 
Publicado el 11/10/2010
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados