Miércoles 13 de Diciembre de 2017
Una agenda
con toda la música


Miércoles 13



Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

“Macbeth” en Chile : Escocia extravagante
Con una nueva puesta en escena a cargo de Hugo de Ana, el Teatro Municipal montó un dispar “Macbeth” de Giuseppe Verdi. Por Cristóbal Astorga Sepúlveda (corresponsal en Chile)
 

Las brujas de la primera escena de Macbeth,
Teatro Municipal, Santiago de Chile, 2010

MACBETH, ópera en cuatro actos de Giuseppe Verdi. Función del domingo 29 de agosto de 2010 en el Teatro Municipal de Santiago de Chile. Dirección musical: Rani Calderón. Dirección de escena, escenografía, vestuario e iluminación: Hugo de Ana. Elenco principal: Carlos Almaguer (Macbeth), Georgina Lukács (Lady), Kim Woo-kyung (Macduff), Stanislav Shvets (Banquo), Pedro Espinoza (Malcolm). Orquesta Filarmónica de Santiago. Coro del Teatro Municipal, director: Jorge Klastornick.

Volviendo a su solar después de las reparaciones necesarias por los daños del terremoto, el Teatro Municipal abrió sus puertas con el Macbeth de Verdi. La obra homónima de Shakespeare en la que se basa tiene una profusión de la palabra “sangre” y sus derivados, sumando un total de cuarenta veces, algo a lo que Verdi fue receptivo al momento de musicalizar la truculenta trama. Con todos sus altos y bajos, Macbeth es una de las óperas más innovadoras del compositor, donde probó los límites de las formas más clásicas de la ópera en números de complejo desarrollo como el dúo de la pareja protagónica en el primer acto o la escena del sonambulismo de Lady en el último.

La producción firmada íntegramente por Hugo de Ana se enfocó en los aspectos fantasmagóricos de la trama. Utilizando una paleta de azules eléctricos y rojos cobrizos, y una estética entre espacial y japonesa, la puesta transmite en sus mejores momentos una sensación de vacío y pavor. La proyección de imágenes no fue efectiva, y la ejecución del conjunto dio la impresión de haber sido afectada por un recorte presupuestario, bastante notorio en las escenas de las brujas, donde las prótesis y vestuario recordaban películas de terror de los ochentas, es decir, invitaban más a la sonrisa que al escalofrío.

Carlos Almaguer (Macbeth) y Stanislav Shvets (Banquo) en el
primer acto de Macbeth, Teatro Municipal, Santiago de Chile, 2010

El concepto de De Ana para los protagonistas es, eso sí, interesante: una indagación simbólica de la atribulada conciencia de Macbeth y de sus efectos en la vida política de su reino. Fue notable la imagen que De Ana entregó para la escena del banquete, con los invitados vestidos de negro y coronados por vísceras: el “cuerpo político” devenido en banda de ladrones, tal y como el libreto hace notar siguiendo una famosa observación de Agustín de Hipona sobre lo que es a la larga un gobierno sin justicia. Hay también libertades menos interesantes, como el coro de exiliados escoceses que en vez de camuflarse con ramas de árboles, lo hacía con marcos de cuadros. En suma, a veces funcionó y otras no, y el resultado desató hasta una polémica en un diario local.

El mexicano Carlos Almaguer tiene una voz apropiada para el tipo de barítono verdiano aquí exigido. Sus dotes vocales son suficientes para fragmentos de largo aliento, como el enfrentamiento con las brujas en el tercer acto, y su “Pietá, rispetto, amore” resultó inspirado. Su desempeño escénico es simplemente correcto y pareció algo improvisado.

Georgina Lukács (Lady Macbeth) en una escena de
Macbeth, Teatro Muncipal, Santiago de Chile, 2010

La soprano húngara Georgina Lukács afrontó el papel de Lady Macbeth con artillería pesada. Desde su ingreso, leyendo una carta que bien podría haber estado escrita en ruso, Lukács desplegó su personaje con poca sutileza, aunque con una voz cuyo caudal es difícil de despreciar. El timbre metálico le otorga presencia a sus intervenciones, en particular en los recitativos, pero el vibrato inestable del agudo y un abuso de la voz de pecho hacen que el balance final se incline a la deuda. La cabaletta de su primera intervención fue ejecutada con sólo una estrofa, y la coloratura brilló por su ausencia, algo que se repitió en el brindis del acto segundo. Mayor interés suscitó su escena del sonambulismo, rendida con colores expresionistas, que concluyó sin el agudo opcional.

El tenor surcoreano Kim Woo-kyung como Macduff fue mucho más recompensante. La voz es cálida, con un fraseo claro y un legato ejemplar. Con solo un aria, logró un aplauso cerrado, que lo convirtió con facilidad en la estrella de la noche. El bajo ruso Stanislav Shvets fue un discreto Banquo, de voz oscura y no demasiado individual, ofreciendo con sobriedad su aria. Correctos los comprimarios, en particular el Malcolm de Pedro Espinoza, bastante entusiasta en su breve intervención junto al primer tenor. Mención aparte también merece el actor Fernando García, bastante vistoso en el rol mudo de Fleancio, el hijo de Banquo.

El Coro del Teatro Municipal, cantando "Patria opressa!", en el
cuarto acto de Macbeth, Teatro Municipal, Santiago de Chile, 2010

Rani Calderón dirigió con parsimonia y profundidad una partitura que en algunos pasajes se hizo demasiado pesada (por ejemplo, las secciones de ballet en el acto tercero). Calderón domina, eso sí, en los dos grandes concertados, donde la masa orquestal se elevó con soltura a alturas sinfónicas. La introducción al coro de exiliados escoceses resultó pesimista y el Coro del Teatro Municipal interpretó el pasaje con firmeza y emoción. Ese primer cuadro del acto cuarto resultó lo mejor de la noche, lo que ciertamente no habla demasiado a favor de este Macbeth.

Cristóbal Astorga Sepúlveda
kastorgas@tiempodemusica.com.ar
Santiago de Chile, septiembre de 2010


Imágenes gentileza Teatro Municipal de Santiago de Chile / Fotografías de Marcela Poch
__________

Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en esta ópera, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

Compartir
 
Publicado el 04/10/2010
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados