Viernes 15 de Diciembre de 2017
Una agenda
con toda la música


Viernes 15
Sábado 16
Domingo 17

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

La Filarmónica de Los Ángeles en el Hollywood Bowl : El magnifico Mozart
El especialista en barroco Nicholas McGegan dirigió un programa dedicado a Mozart, en el cual se destacaron las pianistas Katie y Marielle Labèque. Por Ramón Jacques (corresponsal en Estados Unidos)
 

El Anfiteatro Hollywood Bowl de Los Ángeles, 2010

ORQUESTA FILARMÓNICA DE LOS ÁNGELES. Director musical: Nicholas McGegan. Solistas: Katia y Marielle Labèque, pianistas. Concierto realizado el jueves 22 de julio de 2010, realizado en el Anfiteatro Hollywood Bowl de Los Ángeles, California. Programa Mozart: Interludios musicales de Thamos, Rey de Egipto, K 345 / Concierto para dos pianos, K 365 / Sinfonía N° 36 en Do mayor, K 425, “Linz”.

Como parte de la temporada de verano que la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles realiza en el antiguo anfiteatro conocido como Hollywood Bowl, se ofreció un programa monográfico dedicado a Mozart. El concierto comenzó con la ejecución de los interludios de Thamos, rey de Egipto, una obra teatral original de Tobias Philipp y para la cual Mozart escribió, entre 1773 y 1780, la música incidental K. 345 y 336a de características operísticas. Los interludios conforman una especie de mini sinfonía de carácter impetuoso y una tonalidad típicamente mozartiana, con claras reminiscencias de la música de su ópera Idomeneo. En toda la interpretación destacó la ligereza de la sección de instrumentos de cuerda de la orquesta, y en las partes más serenas, como el interludio “Andante”, brillaron por su exuberancia los fagotes y particularmente el oboe solista que guió todo el movimiento.

A continuación se realizó una espléndida y emocionante ejecución del Concierto para dos pianos, K. 365 con la presencia de las hermanas Katia y Marielle Labèque, quienes crearon un verdadero diálogo e intercambio entre los dos pianos, pasando por el lírico y espacioso “Allegro”, al refinado y lento “Andante”, para concluir con un rítmico y ágil “Rondó”, en el que particularmente del piano de Katia, emanó una interminable fuente de destreza y armonía. La Orquesta prestó un óptimo marco de acompañamiento al fondo de la interpretación de los dos pianos. 

Las pianistas Katia y Marielle Labèque, junto a la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles, dirigida por Nicholas McGegan, en el Hollywood Bowl de Los Ángeles, 2010

Finalmente, se interpretó la Sinfonía N° 36 en Do mayor, K. 425, “Linz”, una pieza que lució más por la fluidez natural y la irresistible fascinación contenida en la música de Mozart, que por la irregular y poco convincente batuta del director inglés Nicholas McGegan —de reconocida labor en la música barroca en el Goettingen Internacional Handel Festival y en el Teatro Drottningholm de Suecia— la cual en términos generales fue irregular, mecánica y sin dinámica, lo que ocasionó falta de sincronización entre los instrumentos y pasajes claramente fastidiosos.

Ramón Jacques
Estados Unidos, agosto 2010

__________

Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en este concierto, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

Compartir
 
Publicado el 16/08/2010
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados