Martes 27 de Junio de 2017
Una agenda
con toda la música


Martes 27
Miércoles 28
Jueves 29

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

Ciclo de recitales de piano en Milán : Todo por Schumann y Chopin
Los pianistas Murray Perahia, András Schiff y Leif Ove Andsnes protagonizaron tres brillantes recitales en febrero organizados por la Sociedad del Cuarteto de Milán. Por Massimo Viazzo (corresponsal en Italia)
 

András Schiff / Fotografía de Fritz Etzold

CICLO DE RECITALES DE PIANO. Murray Perahia, András Schiff y Leif Ove Andsnes, pianistas. Conciertos realizados los domingos 9, 16 y 21 de febrero de 2010 en el Conservatorio de Milán, Italia, organizado por la Società del Quartetto di Milano. Programa de Murria Perahia. Bach: Partita N° 6 en mi menor, BWV 830. Beethoven: Sonata N° 30 en Mi mayor, Op. 109. Chopin: Balada N° 3 en La bemol mayor, Op. 47 / Tres estudios, Op. 25 N° 5 en Mi menor, Op. 25 N° 1 en La bemol mayor y Op. 10 N° 4 en Do sostenido menor / Tres mazurcas, Op. 59 N° 2 en La bemol mayor, Op. 50 N° 3 en Do sostenido menor y Op. 59 N° 3 en Fa menor /  Nocturno, Op. 27 N° 1 en Do sostenido menor / Scherzo N° 4 en Mi mayor, Op. 54. Programa de András Schiff. Schumann: Waldszenen, Op. 82 / Sonata N° 1 en Fa sostenido menor, Op. 11 / Fantasía en Do mayor, Op. 17 / Tema con variaciones en Mi bemol mayor, WoO 24, “Geistervariationen”. Programa de Leif Ove Andsnes. Schumann: Tres romanzas, Op. 28 / Novelletta en Re mayor, Op. 21 N° 5 / Escenas infantiles, Op. 15 / Kurtag: Selecciones de  Játékok. Chopin: Balada N° 3 en La bemol mayor, Op. 47 / Vals en Re bemol mayor, Op. 70 N° 3 / Vals en Do sostenido menor, Op. 64 N° 2 / Vals en Sol bemol mayor; Op. 70 N° 1 / Gran Vals en La bemol mayor, Op. 42 / Nocturno en Si mayor, Op. 62 N° 1 / Balada N° 1 en Sol menor, Op. 23.

La elegancia de Murray Perahia, la visión cartesiana de Andras Schiff, y la seducción de los colores de Leif Ove Andsnes: esto es en síntesis el resultado del mini-ciclo pianístico organizado por Quartetto di Milano, con motivo del doble aniversario Chopin-Schumann. Una breve reseña que mostró una vez más cómo diferentes aproximaciones pueden iluminar una obra de arte musical de perspectivas aparentemente incompatibles.

Tomemos a Schumann como ejemplo. El recital de András Schiff —que fue el único monográfico de la serie— apuntó directamente a la sustancia musical entendida como una estructura, amplificándole las connotaciones armónicas y contrapuntísticas en una visión global de gran solidez formal. Por tanto, no es casualidad que el pianista húngaro haya propuesto dos obras de amplio respiro como la Sonata N° 1 y la Fantasía Op. 17.

Schiff privilegió la ponderación de un “maestro raro” aun con el costo de ceder algo en términos de fascinación tímbrica, y donde el detalle y la voz se convirtieron imprevistamente en verdaderos protagonistas de una interpretación muy calibrada, aunque por momentos fuera un poco aséptica. Sin embargo, fue ejemplar la lectura especulativa de las tocantes y raras “Geistevariationen”, colocadas con una luz diáfana, débil, casi en una contra escena, y vista como un verdadero Abscheid del mundo y de la vida.

Leif Ove Andsnes / Fotografía de Felix Broede

Florestán y, sobretodo, Eusebio reaparecen de manera prepotente en el pianismo de Leif Ove Andsnes, cuya paleta tímbrica es contenida también por una rara habilidad en la dosis de los pesos sonoros, sobretodo cuando se aproximan a las regiones del piano y del pianísimo —pero en la breve selección de Játékok de Kurtág, y notablemente en Aus der Ferne II y en Hommage a Farkas Ferenc II, Andsnes logró también reinventar el timbre del piano transformándolo repentinamente en un instrumento de cuerda punteada. El pianista noruego privilegió la voz baja, la intimidad de los muros de casa y la narración que supo convertirse en un coloquio íntimo.

En tal sentido, la interpretación de las Escenas infantiles pareció paradigmática y en la que el tono crepuscular se fundió perfectamente con aquella nostálgica mirada al distante mundo de la infancia que permea esas paginas. A decir verdad, en la segunda parte del concierto, la poética chopiniana apareció como una exaltación de esa visión y los Valses parecieron ser extraños retoños del universo onírico schumanniano: nada banal, entendiéndose como un superficial y parpadeante resultado del dictado musical, pero de una intimidad límpida y sentida que supo comunicar  profundamente, y que unida a una fija y brillante técnica permitió a Leif Ove Andsnes esquivar las sirenas vacías del virtuosismo, apuntando decididamente hacia la poesía. 

Murray Perahia

Con Murray Perahia nos encontramos, al fin, frente a la nobleza que ofreció a la elocuencia del gesto, a la seguridad en el fraseo y a la rotundidad del sonido —también en Bach… donde quizás los filólogos fruncieron la nariz. Sin retorcimientos interpretativos y sin recorridos dinámicos exasperados y exasperantes, todo sonó de manera justa, eufónica y se pudo sentir que se movió dentro de la justa convicción.

Perahia no es ostentoso, pero su labor de cincelado es continua e incesante. No hubo ningún riesgo de sentimentalismo en su interpretación de Chopin, por lo tanto, ninguna exageración por medio de fácil histrionismo. En la penúltima Sonata de Beethoven tuvo la mirada puesta, por una parte, en la calidad integral de la pieza, y por otra, en la expresión siempre nítida, cantante y verdadera para hacer una interpretación caracterizada de una extrema naturaleza, afable y profunda.

Massimo Viazzo
Italia, 2010

__________

Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en estos conciertos, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

Compartir
 
Publicado el 16/03/2010
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados