Martes 28 de Marzo de 2017
Una agenda
con toda la música



Miércoles 29


Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

El Cuarteto Humboldt en la Universidad de México : Filarmónicos de cámara
La agrupación surgida de la Filarmónica de la Universidad Nacional Autónoma de México ofreció un brillante programa con obras de Haydn, Mozart y Sibelius. Por Ramón Jacques (corresponsal en México)
 

Cuarteto Humboldt

CUARTETO HUMBOLDT. Sebastian Kwapisz y Jesús Manuel Jiménez, violines. Gerardo Sánchez, viola. Ville Kivivuori, violoncello. Concierto del domingo 7 de marzo del 2010 en la Sala “Carlos Chávez” del Centro Cultural Universitario, Universidad Nacional Autónoma de México, en el marco del Ciclo Música de Cámara presentado por Música UNAM. Haydn: Cuarteto para cuerdas, Op. 33 N° 3, Hob. III: 39, “El ave”. Mozart: Adagio y fuga para cuarteto de cuerdas en do menor, K 546. Sibelius: Cuarteto para cuerdas en re menor, Op. 56, “Voces Intimae”.

El Ciclo de Música de Cámara que presenta Música UNAM, en la recientemente renovada sala para recitales “Carlos Chávez” del complejo cultural de la Universidad Nacional Autónoma de México, ofreció este agradable y sugestivo concierto a cargo del Cuarteto Humboldt, conformado por cuatro destacados músicos integrantes de la Filarmónica de la UNAM. Esta agrupación tomó su nombre inspirándose en los preceptos del naturalista alemán Alexander Von Humboldt (1769-1859), quien apoyó el desarrollo de la ciencia, combatió la esclavitud, la opresión y la discriminación, y que fomentó el intercambio cultural entre México y Alemania.

El concierto se inició con la interpretación del plácido y grato Cuarteto para cuerdas, Op. 33, conocido como “El ave”, de Haydn, una armoniosa y alegre pieza clásica de cuatro movimientos, de fresco y exuberante tono “primaveral”, con alargados y melancólicos pasajes por momentos, y mayormente expresados en su cadencioso tercer movimiento “Adagio”, pero sin perder nunca su carácter alegre y optimista. Sobresalió en todo momento el fulgor y la emoción que provino del violín de Sebastian Kwapisz, líder del cuarteto y concertino de la Filarmónica de la UNAM. En cada movimiento se escuchó un sonido uniforme y parejo del ensamble, y en los momentos de mayor dinamismo la comunicación se convirtió en un autentico diálogo a cuatro voces.

En la ejecución del breve Adagio y fuga, K 546 de Mozart, se escuchó al inicio un violoncello de tono oscuro y tenues pinceladas musicales de los demás instrumentos, pero según fue desarrollándose la pieza, se pudo percibir la musicalidad y la ligereza en las cuerdas de un sonido típicamente mozartiano.

En la última parte del concierto, el Cuarteto confeccionó una interesante y esplendorosa realización del Cuarteto para cuerdas, Op. 56, “Voces Intimae” de Jean Sibelius, obra que, por su acento sombrío y solemne, logra confrontar al publico con sentimientos profundos que invitan a la reflexión en cada uno de sus cinco movimientos. Sobresalió nuevamente el violoncello de Ville Kivivuori que marcó una pauta enérgica y por momentos triste a la melodía, complementándose con un placentero y sutil acompañamiento de los violines y la viola. La mayor vehemencia y riqueza de toda la pieza quedó cincelada en la memoria con el fascinante cuarto movimiento, “Allegretto (ma pesante)”, que debió ser interpretado nuevamente, como bis, al final de concierto.

Ramón Jacques
México, 2010


Fotografía gentileza Música UNAM
__________

Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en este concierto, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

Compartir
 
Publicado el 16/03/2010
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados