Sábado 19 de Agosto de 2017
Una agenda
con toda la música


Sábado 19
Domingo 20
Lunes 21

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

[CD] “Pyrotechnics” por Vivica Genaux : Elogio de la coloratura
La brillante mezzosoprano nacida en Alaska dedica su nuevo álbum al “arte del fuego” que emana de las vertiginosas arias de Vivaldi, junto al virtuoso Europa Galante dirigido por Fabio Biondi. Por Cristóbal Astorga Sepúlveda
 

Vivica Genaux

PYROTECHNICS. Arias de Vivaldi. Vivica Genaux, mezzosoprano. Europa Galante, dirección: Fabio Biondi. Grabación de estudio, Biblioteca del Monasterio de San Giovanni, Parma, XII.2008. 1 disco (75 min.) + folleto multilingüe (40 pp.). Virgin 2009 (50999 694573 0 2).

Es admirable que todavía se graben recitales de arias de ópera, en particular cuando el formato posee tantas debilidades. Durante mucho tiempo el esquema más común fue el de acumulación de arias con escasa relación entre los diferentes fragmentos. Parafraseando la famosa frase de Arnold Toynbee sobre la Historia, los recitales no eran sino una maldita aria tras otra. Con el tiempo los productores y artistas se las ingeniaron para encontrar hilos temáticos, homenajes a compositores y un largo etcétera de excusas para hacer más atractivos los discos. Cecilia Bartoli es, hoy en día, la mejor exponente de esta variante, exhibiendo lo que podría denominarse el “giro pedagógico” del género, con abundantes notas, fotografías y sabiduría enciclopédica. Tratándose del barroco, las excusas aumentan en sofisticación. Y es que el aria da capo parece tan extraña a nuestras intuiciones musicales que si alguien compra un disco lleno de ellas pareciera explicable que lo hace por cualquier razón excepto el placer musical.

El aria da capo es la forma musical sobre la que descansa toda la arquitectura de la ópera dieciochesca. Compuesta en tres secciones, oímos al comienzo un ritornello que entrega el material musical sobre el cual la voz del cantante navegará en la primera sección. Una breve sección media, sin aparente conexión temática con la sección precedente, funciona como bisagra del aria, encontrando los músicos al final de ella la indicación “da capo”, es decir la orden de volver al comienzo y repetir, con alguna ornamentación adicional, toda la primera sección íntegramente (o solo de forma parcial si la indicación es “dal segno”). Bajo esa forma, los personajes deben expresar amor, dolor, odio, sorpresa, temor, ternura, venganza y un largo etcétera de emociones que conforman el utillaje psicológico de la ópera seria. Como esculpidas en loza, las emociones expresadas en cada aria poseen una cualidad frontal, que no admite ambigüedad. Esta es una concepción de las emociones muy distinta de la que hoy tenemos, y un poco de paciencia y pluralismo histórico ayuda a entender ese particular mundo, no sólo de la ópera, sino también de todo el siglo XVIII.

Sin excusas, Vivica Genaux (Alaska, 1969) grabó un recital completamente dedicado a arias de Vivaldi. Trece arias sintetizadas bajo el intimidante título de Pyrotechnics, literalmente el arte del fuego. Simone Kermes había lanzado hace poco un álbum con el todavía más ardiente nombre de Lava, así que, de alguna forma, el calor está en el aire. Genaux, sin embargo, posee una voz de mezzo de ricos colores, ideal para las heroínas picarescas de Rossini, pero que también ha puesto al servicio de la ópera barroca desde hace tiempo. Con ese material sabemos de antemano que la coloratura a la que nos enfrentaremos durante abundantes 74 minutos está lejos de ser el más bien aburrido espectáculo de gorgoritos sin alma.

El recital abre con “Come in vano il mare irato” de Catone in Utica, un aria compuesta para Giovanna Gasperini, indicada en el folleto como mezzo, a pesar que el autor del texto indica en otro lugar que la Gasperini era soprano. Es cierto que las categorías vocales de hace un cuarto de milenio no eran tan rígidas como hoy pretenden serlo, y surge algo de duda acerca del carácter justificativo del texto. Pero basta escuchar cómo la Genaux se lanza sobre la endemoniada coloratura del fragmento para olvidarse de semejante detalle. Se trata de un aria di tempesta en la cual el orgullo de Julio César es comparado con la furia del mar que embiste las rocas, con una sección media de venganza coronada con dificultosa ornamentación sobre la palabra “vendicar”. La voz de Genaux es particularmente efectiva en este tipo de fragmentos al dotar de cuerpo a las expresiones de despecho y venganza del personaje. Algo semejante ocurre con la conocida “Agitata da due venti” de Griselda. Sobre un texto de Zeno, Vivaldi ilustra las tribulaciones psicológicas de Costanza mediante el símil de una barca que casi naufraga (“agitada por dos vientos”). La coloratura en este caso contribuye a generar una sensación de inestabilidad y nerviosismo. Un poco más de diferenciación en la sección media habría contribudo mejor al contraste entre lo inminente y lo concreto (en esto, la dirección de Jean-Christophe Spinosi en la grabación completa es bastante más elocuente).

Dos arias de La fida ninfa le permiten a Genaux ponerse en los zapatos de dos personajes muy diferentes. “Alma oppressa” es un aria para soprano, la Gasperini nuevamente, que Genaux ofrece con menos agudos y mucha delicadeza. Desde el messa di voce inicial, la cantante captura el carácter noble del personaje, la “ninfa fiel” del título, que reflexiona sobre los dolores del amor. En “Destin avaro!” Genaux está en un territorio más cómodo, el de los castrati, y en esta aria di furore se vuelca de lleno a la desesperación del personaje, con un control impresionante de la imposible escritura. Un par de agudos suenan ligeramente destemplados, situación que también ocurre en “Vibro il ferro” de la ópera fragmentaria Ipermestra, otra aria de desafuero temperamental que puede justificar un poco lo extremo de la interpretación.

En medio de todo este panorama de efectos explosivos, se agradecen algunos fragmentos menos frenéticos. “E prigioniero e re” de Semiramide es un pequeño oasis de reflexión y autofirmación por parte del rey Zoroastro que, como es fácil intuir, se encuentra prisionero. Es bastante admirable la forma en que la cuerda y la tiorba ofrecen un lecho cómodo para la cálida voz de Genaux, que se adapta con dignidad a su papel. Más florida resulta “Vorrei dirti il mio dolore” de Rosmira fedele, un aria galante sobre el mismo tema que luego Handel ocupará en su Partenope. En esa misma línea, y gracias a la inclusión de las flautas, “Sin nel placido soggiorno” es un bello ejemplo de cambio de ánimo desde un humor bucólico hacia otro más pesimista. Genaux luce acá sus graves, que se avienen con familiaridad al espíritu sombrío de la sección media.

Un aria de imitación de Farnace, “Quell’usignolo”, donde la voz humana encuentra un símil en el canto del ruiseñor, es un contraste efectivo para “Nella foresta” de Catone in Utica, donde los cornos evocan el rugido de un león herido, símil en este caso de la derrota de Emilia. Genaux pasa así de lo aéreo a lo terrestre con una facilidad asombrosa, aunque el fragmento de Catone suene algo falto de energía. Completan el disco “Il labbro ti lusinga”, aria galante para una ópera desconocida de Vivaldi; la nerviosa “Splender fra ’l cieco orror” de Tito Manlio, un aria para un personaje femenino interpretado por un castrato; y (todavía) otra versión de la pomposa “Ricordati chi sei” de Farnace, que suena ligeramente domesticada, efecto que no sabría decir si se debe a la reescritura del aria o a la dirección de Fabio Biondi. Frente a un conjunto de dieciséis músicos, Biondi es un acompañanente sensible a las exigencias del barroco y que, salvo por un par de detalles ya señalados, luce la escritura de Vivaldi con mucha transparencia. Frédéric Delaméa, el ubicuo experto en Vivaldi, redacta las notas de un disco directo y sin mayores pretensiones, excepto la de ofrecer con pericia un muestrario del arte vocal del compositor veneciano.

Cristóbal Astorga Sepúlveda
Santiago de Chile, marzo de 2010
kastorgas@tiempodemusica.com.ar


Fotografías de Christian Steiner / Virigin Classics
______

Espacio de Opinión y Debate... ¡Participá!
Escuchaste este CD, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

Compartir
 
Publicado el 10/03/2010
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados