Martes 25 de Abril de 2017
Una agenda
con toda la música


Martes 25
Miércoles 26
Jueves 27

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

La Orquesta Filarmónica de México en la Sala Silvestre Revueltas : Del clasicismo al post-romanticismo
La principal orquesta de México presentó un variado programa, dirigido por Howard Shelley y con el violinista Sergei Gorbenko como solista. Por Ramón Jacques (corresponsal en México)
 

La Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México
en la Sala "Silvestre Revueltas", México D.F.

ORQUESTA FILARMÓNICA DE LA CIUDAD DE MÉXICO. Director: Howard Shelley. Solista: Sergei Gorbenko, violín. Concierto del domingo 24 de enero de 2010 en la Sala de Conciertos “Silvestre Revueltas” de México D.F. Programa 2 de la Temporada de Invierno. Prokófiev: Sinfonía N° 1 en Re Mayor, Op. 25, “Clásica”. Szymanowski: Concierto para violín y orquesta No. 2, Op. 61. Chausson: Poema para violín y orquesta, Op. 25. Beethoven: Sinfonía Nº 8 en Fa Mayor, Op. 93.

La Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México —una de las agrupaciones musicales más importantes de este país— ofreció un interesante y variado programa compuesto por dos sinfonías y dos conciertos para violín y orquesta, pertenecientes a compositores de diversas épocas y estilos, pero similitudes en su estructura.

Primero, se interpretó la Sinfonía Nº 1 “Clásica” de Sergei Prokófiev, una de sus obras más populares y en la que cambió su propio estilo de composición buscando colores orquestales más claros y limpios con el fin de crear una composición con la técnica de Haydn, en el estilo “clásico”, de allí el nombre que adoptó la pieza. La obra de carácter ligero y optimista, fue cadenciosa, musical y animada en su primer movimiento gracias a la sección de cuerdas de la orquesta; serena en el segundo movimiento, con el acompañamiento del piano; interesante en la gavota del tercer movimiento, en el que se percibieron reminiscencias musicales de Haydn, quizás algunas del estilo barroco de Bach, y sobretodo de la música folclórica rusa; concluyendo con un excitante final de alegres flautas.

El compositor polaco Karol Szymanowski se hizo presente con el lenguaje moderno y post-romántico de su Concierto para violín y orquesta Nº 2 que contiene oscuras armonías en su pastosa partitura, e intensos y dramáticos pasajes, sentimientos que emanaron del incandescente violín del solista ruso Sergei Gorbenko. Este instrumentista, miembro de la Orquesta, mostró además solemnidad, destreza y un tono melancólico, característico del romanticismo francés, contenido en el Poema para violín y orquesta de Ernest Chausson. Como breve bis, el solista interpretó una alegre pieza de Debussy.

Para finalizar el programa, se interpretó la Sinfonía Nº 8 de Ludwig van Beethoven, obra que inició con una cierta tranquilidad y que fue aumentando en vigor y brillo musical, particularmente de la sección de metales, pasando por el simpático y rápido sonido del tic-tac del metrónomo en el allegreto scherzando. En la dirección musical, el pianista y director inglés Howard Shelley mostró compenetración con la orquesta, que ya ha dirigido anteriormente y de la que obtuvo un sonido homogéneo, concertando con buen gusto y de manera escrupulosa, atenta a cada detalle.

Ramón Jacques
México, febrero 2010

Imágenes gentileza Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México / Fotografía de Fernando Gutiérrez Juárez
__________

Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en este concierto, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

Compartir
 
Publicado el 03/02/2010
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados