Jueves 30 de Marzo de 2017
Una agenda
con toda la música



Viernes 31
Sábado 1

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

Monteverdi y el barroco “a su manera” : De prácticas e influencias
La interpretación historicista del repertorio operístico barroco en nuestro país se viene dando hace unos pocos años, gracias a una serie de grupos y directores que son los impulsores de su recuperación. Aquí un reconocimiento a todos ellos. Por Luciano Marra de la Fuente
 


Graciela Oddone (Euridice) y Víctor Torres (Orfeo) en L’Orfeo,
puesta en escena de Gilbert Deflo, Teatro Colón, 2001,
fotografía de Máximo Parpagnoli

En la Argentina, la interpretación historicista del repertorio operístico del barroco está unida a ciertos grupos o intérpretes especializados que han florecido en estos últimos quince años (1). Quizá resultó más que significativa la presencia de René Jacobs y el Concerto Vocale en 1996 para montar la primera versión historicista de L’incoronazione di Poppea que ofreciera nuestro centenario y hoy utópico Teatro Colón, con un elenco de cantantes extranjeros experimentados en el estilo –Anna Caterina Antonacci, Michael Chance, Stefano Rinaldi Miliani, Dominique Visse– que se codearon con atentos y sagaces intérpretes locales –Cecilia Díaz, Virginia Correa Dupuy, Víctor Torres, Graciela Oddone…

Invitado por el Teatro Colón, el argentino Gabriel Garrido, radicado en Suiza, con su Ensamble Elyma reeditó en 2001 su exitosa apuesta discográfica de L’Orfeo de Monteverdi con el barítono Víctor Torres como protagonista, en una preciosista puesta en escena de Gilbert Deflo, el mismo de L’incoronazione de Jacobs. Ese año, Garrido estrenó la rareza de El robo de Proserpina y sentencia de Júpiter de Filippo Coppola con puesta de Sergio Pelacani para Juventus Lyrica en el Teatro Avenida, y, en 2002, Las Indias galantes de Rameau en el Colón. En 2000, en la Sala Casacuberta del Teatro San Martín, Garrido y su grupo habían presentado junto al Periférico de Objetos una radical y violenta teatralización de madrigales de Monteverdi con el nombre de Monteverdi Método Bélico.

 

Una escena de Monteverdi Método Bélico, puesta en escena del
Periférico de Objetos, Sala Casacuberta del Teatro San Martín, 2000

Desde 1999, Marcelo Birman con su Compañía de las Luces abordó el barroco francés, centrándose en Lully (El burgués gentilhombre en el Colegio Nacional de Buenos Aires y el Teatro Argentino de La Plata y Armide  en el Teatro Roma de Avellaneda y El Cubo) y Rameau (Cástor y Pólux en una exquisita puesta en el Planetario y otra más tradicional en el Museo Nacional de Arte Decorativo), aunque haya incursionado en el clasicismo francés (Ifigenia en Tauride de Gluck y Las danaides de Salieri).

Paralelamente Andrés Gerszenzon, primero con su conjunto Selva Vocale e Instrumentale y luego con la Orquesta y Coro de la UBA, realizó incursiones en Marc Antoine Charpentier (El descenso de Orfeo a los infiernos en el Teatro Avenida para Juventus Lyrica en 2000), Purcell (Dido y Eneas en concierto y versión escénica en el Teatro Roma en 2003), Pergolesi (La serva padrona) y Handel (Acis y Galatea). La Cetra, dirigida y fundada en 2004 por Sergio Antonini (música) y Sergio Pelacani (escena), abordó a los italianos barrocos tardíos como Vivaldi (La senna festeggiante en el Teatro Roma en 2005) y Pergolesi (La serva padrona en el Centro Cultural Rojas en 2007).

 

Carla Filipcic Holm en el personaje protagónico de Agrippina,
puesta en escena de Claudio Gallardou, Buenos Aires Lírica,
Teatro Avenida, 2004, fotografía de Liliana Morsia

Juan Manuel Quintana –responsable de la actual versión de Il regreso d’Ulisse in patria– se dedicó a interpretar George Fredric Handel (el estreno sudamericano de Agrippina en 2004 y luego Rodelinda en 2007) y Claudio Monteverdi (en una audaz versión de L’incoronazione di Poppea en 2006), todas en el Teatro Avenida con la asociación Buenos Aires Lírica.

Estas experiencias –algunas aisladas, otras con mayor continuidad– nos permiten acceder a un repertorio poco frecuentado que, cada vez que es abordado en vivo, nos da un sinfín de placeres.

Luciano Marra de la Fuente
editor@tiempodemusica.com.ar
Julio 2009

Nota
(1) Sobre lo que implica una interpretación historicista en 2006 escribí Revivir a Monteverdi, un artículo publicado en este mismo sitio cuando se repuso L’incoronazione di Poppea en el Teatro Avenida.

Artículo relacionado
El regreso de Monteverdi o el barroco contraataca…
Ante el estreno sudamericano de Il ritorno d’Ulisse in patria de Monteverdi por Buenos Aires Lírica, algunas reflexiones sobre la ópera barroca y su práctica en nuestro país para descubrir un universo sonoro y teatral diferente. Por Luciano Marra de la Fuente

______

Espacio de Opinión y Debate... ¡Participá!
¿Qué te pareció este artículo? Dejanos tu punto de vista en nuestro blog. Hagamos de Tiempo de Música un espacio para debatir.

Publicado originalmente el 17 de julio de 2009

 
Publicado el 27/08/2009
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados