Sábado 19 de Agosto de 2017
Una agenda
con toda la música


Sábado 19
Domingo 20
Lunes 21

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

[CD] “Arias for Rubini” por Juan Diego Flórez: Una voz actual se aproxima a una leyenda de la ópera
El magnífico tenor peruano aborda el repertorio del legendario tenor italiano del siglo XIX, Giovanni Battista Rubini, con un resultado discutible. Por Daniel Arias Fuenzalida
 

Una voz actual se aproxima a una leyenda de la ópera
Decca 475 9079

Juan Diego Florez

ARIAS FOR RUBINI. Juan Diego Flórez, tenor. Orquesta de la Academia Santa Cecilia de Roma. Director: Roberto Abbado. Recitativos y arias de Il Pirata y Bianca e Fernando de Bellini, Elisabetta, regina d’Inghilterra, Il turco in Italia, La donna del lago y Guglielmo Tell de Rossini, y Marino Faliero de Donizetti. Universal Music Argentina. Duración: 71 min.

Giovanni Battista Rubini (1794 – 1854) es sin duda una leyenda de la historia de la ópera. Según las fuentes que han llegado hasta nosotros fue un tenor de características vocales excepcionales. Una voz de belleza y agilidad inconmensurable, expresiva y con la preciada facultad de emocionar, y extensísima en registro, especialmente el sobreagudo.

Compusieron para Rubini los músicos más célebres del bel canto italiano. Bellini sentía devoción por su arte. Le escribió en 1827 el rol de Gualtiero de Il Pirata (que consagró al tenor y dio feliz comienzo al binomio Bellini-Romani), y en 1830 le adaptó el rol de Arturo en La Straniera; Rubini debutó los protagónicos de La Sonnambula e I Puritani en 1835 (ésta última incluye un Fa4, una nota hoy impensable por la técnica que se utiliza). El repertorio de Rubini también incluía célebres óperas del bel canto rossiniano bufo como L’italiana in Algeri, La Cenerentola, Il barbiere di Sivigilia, etc. Pero la verdadera leyenda rubiniana se encuentra en la creación que hizo de los personajes de óperas serias.

El método de asociación entre Rubini y Juan Diego Flórez se centra en el repertorio, y en base a él se organizó el CD. Es de lamentar que se escogieran algunas obras que poco tienen que ver con la personalidad vocal de Flórez. El disco es un homenaje a Rubini; no se debería intentar inspirar la idea de que nuestro contemporáneo pretenda ser el sucesor del antiguo tenor. Lo aclaro porque inconscientemente uno piensa en eso. De todas formas es también imposible intentar buscar puntos en común entre ambos. Primero, es obvio, porque no existe un registro de la voz de Rubini; luego, porque entre los dos existe algo que podría prohibir radicalmente cualquier comparación: la técnica. No es la intención aquí entrar en aspectos muy académicos, pero por lo general los agudos en tiempos rubinianos eran un producto del uso de la voz mixta y la impostación de cabeza, forma extinta del canto. Todos los tenores del disco grabado (salvo Chris Merritt y algunos tenores similares) se manejan con la técnica del passaggio.

Flórez está definitivamente fuera de rol en algunos papeles: la inadecuación es notable. No por prejuicios -un Gualtiero spinto como Franco Corelli tampoco es lo ideal-, sino por tesitura y peso vocal. Sin embargo, es prudente señalar que la grabación de algunas arias es exclusivamente para Arias for Rubini y no significa que el tenor peruano llevará estos papeles a su repertorio activo.

El disco

En Il Pirata Juan Diego Flórez es fiel a todas las notas escritas. Resuelve con maestría los ascensos opcionales al Re4 y al Do4. Sin embargo es antimusical cuando se corta una palabra para tomar fiato, aún antes de un sobreagudo. La esencia de este personaje, el primer héroe netamente romántico, es lo que el peruano no transmite: la visceralidad en las emociones y la personalidad temperamental. Flórez ejecuta con sobriedad casi abúlica indicaciones como con forza o con passione. La tessitura de Gualtiero (un papel tan difícil como singular) es media-alta, aunque necesita centros con mordiente –squillo central- y un slancio -arrojo- especial. El experto biógrafo belliniano Francesco Pastura relata que en vísperas del estreno de Il Pirata, Bellini tuvo que darle una lección de interpretación para explicarle la pasión con la que debe cantar el héroe. No sabremos nunca cómo quería Bellini que se cantara Gualtiero, pero de todas formas la versión de Flórez está exenta de cualquier passione, forza o vena romántica. El color vocal tampoco se adecua al héroe belliniano. Es una pena que su versión de esa página no esté muy lograda, porque Il Pirata era precisamente lo más aplaudido de Rubini.

“All’udir del padre afflitto” de Bianca e Fernando es la escena más exquisita del disco. El tenor la canta con sensibilidad y melancolía. La expresividad es adecuada para el tipo de rol, el buen gusto del fraseo emana de su voz con espontaneidad. La escena de Fernando en Marino Faliero de Donizetti es una de las más dificultosas del disco. Tenemos como referencia la sorprendente versión de un veterano Rockwell Blake que hace maravillas. Flórez resuelve la exigencia con envidiable naturalidad, pero con cierta sobriedad y austeridad. Se echa de menos el extenso fiato de Blake y su capacidad de ralentar el tiempo, al igual que el dominio de la dinámica que tanto se le aplaudía a Rubini, aspecto en Flórez un poco limitado.

Corresponde ahora evaluar el desempeño de Flórez en Rossini. En el aria de Norfolk de Elisabetta, regina d’Inghilterra el tenor peruano exhibe una capacidad prodigiosa para el canto vertiginoso. En la cabaletta resuelve las volatas con suma facilidad, agrega agudos y variaciones, siempre con una voz de indiscutible belleza, valorada tanto en este repertorio. Una rareza que saca a la luz Arias for Rubini es el aria de Giacomo V para la versión parisina de La donna del lago (1825). La música no es del todo inédita, ya que es una adaptación de la cavatina de Oreste (Ermione). El tenor peruano canta el aria con la pulcritud técnica y estilística que caracteriza su arte. Por otra parte, el aria de Don Narciso (Il Turco in Italia) es un disfrute constante de agilidad y buen gusto, donde el artista vuelve a demostrar que el terreno que mejor domina es el rossiniano.

Juan Diego Florez

Es curioso que se haya elegido Guglielmo Tell como broche de oro de un disco en homenaje a Rubini, porque es la obra que menos tiene de asociación entre Flórez y el antiguo tenor. Rubini, como se dijo, era famoso en sus personajes serios, los cuales frecuentemente tenían un carácter di forza, como Arnoldo. Un personaje de gran peso vocal, de tesitura extensa, con más slancio que Gualtiero y similar compromiso interpretativo. Flórez canta la escena con un fraseo demasiado cuidado, inadecuadamente amanerado en varios momentos. Una exhibición de agudos gratuitos, un timbre aterciopelado que no pertenece a la naturaleza del rol.  Si bien causan interés sus declamaciones en el recitativo, no inspira coraje, ni fuerza, ni valentía. Correcto en “O muto asil del pianto” y brillante en la cabaletta, donde asciende a los agudos con la facilidad pasmosa que caracteriza su estilo. Completa la ficha artística una buena orquesta y la batuta eficiente de Roberto Abbado.

Ojalá el tenor peruano estuviera en posesión del instrumento necesario para hacer justicia a la verdadera vocalidad de Rubini, de unas características que se alejan de las naturales de Flórez. El joven tenor posee poca capacidad de interpretación, una voz sin poder dramático, sin sobreagudos verdaderamente excepcionales, sin coloraturas que sean la perfección, sin un trino paradigmático y no goza del dominio completo de los reguladores dinámicos.

En fin, un buen disco para los aficionados de los agudos fáciles y del belcantismo subordinado al marketing del siglo XXI. Como el mismo Flórez define a Arias for Rubini: “Montones de Re4… montones de Do agudos, Do sostenidos, y un… Mi bemol”. Evaluando el disco simplemente como un conjunto de arias de lucimiento para sus facultades naturales, es excelente y recomendable. Pero en su objetivo de asimilación con el arte perenne de una leyenda de la ópera, es un despropósito.

Daniel Arias Fuenzalida
Abril 2008
______

Espacio de Opinión y Debate... ¡Participá!
¿Qué te pareció este comentario? ¿Escuchaste este CD y no coincidís? Dejanos tu punto de vista en
opinion@tiempodemusica.com.ar aclarando en el Asunto de tu email el nombre del artículo. Hagamos de Tiempo de Música un espacio para debatir.

 
Publicado el 21/04/2008
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados