Lunes 26 de Junio de 2017
Una agenda
con toda la música


Lunes 26



Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

[CD] "El clave bien temperado" por Daniel Barenboim: Un viaje al interior de la armonía
El primer libro de esta obra monumental de Bach es interpretado con suma belleza por el excelente músico argentino. Por Margarita Pollini
 

Daniel Barenboim, foto de Sheila Rock

EL CLAVE BIEN TEMPERADO, LIBRO I, de Johann Sebastian Bach. Daniel Barenboim, piano. Warner Classics, 2564 61553-2 (2CD), 2004.

Hoy cuesta imaginarlo, pero hubo épocas no muy lejanas en las que los lobos se escondían en los instrumentos. Antes de Bach ciertas tonalidades eran imposibles de abordar en el teclado sin que surgieran disonancias muy molestas al punto de parecer aullidos, como la llamada "la quinta del lobo". Cuando Bach pudo corregir la afinación dando lugar al buen temperamento y lograr que se pudiera tocar, por ejemplo, en Fa sostenido mayor sin cacofonías, quiso demostrarlo componiendo preludios y fugas en las 24 tonalidades. Así nació El clave bien temperado, obra a la que el estudioso Klaus Eidam (en su esclarecedor libro La verdadera vida de Bach) denomina "la más innovadora y, por ello, más influyente" del siglo XVIII.

Aunque no fue publicado hasta 1799, el hecho de que haya ido circulando en copias y pasando de mano en mano habla de la importancia que tuvo El clave bien temperado para las generaciones posteriores. Beethoven creció con él, Mozart, Haydn, Chopin, Brahms y Schumann lo estudiaron y admiraron, y Hans von Bülow lo llamó "el Antiguo Testamento de la música para piano". Desde siempre los dos libros que lo componen han sido objeto de veneración por parte de los grandes pianistas, no sólo por ser un tratado de armonía sino por la dificultad técnica que implica: tocar en teclas blancas y negras con igual destreza.

Pero además de una monumental obra teórica y didáctica, El clave… es una fuente inagotable de belleza para los oídos sensibles. Y es ahí donde se necesita un intérprete que ponga de manifiesto las maravillas que guarda la partitura. Ese intérprete es Daniel Barenboim, un pianista que también se crió con estos preludios y fugas, y que sabe dar sentido y emoción a cada nota que toca.

Los puristas (defensores vaya uno a saber de qué pureza) le achacan a esta versión ciertas libertades, como el uso del pedal o el ritenuto, cosas que no están en la partitura de Bach. Desde nuestro punto de vista serían algo criticable si Barenboim abusara de estos recursos o echara mano a ellos indiscriminadamente. Pero nada de eso sucede en su interpretación: todos sus recursos expresivos están puestos para destacar lo que él considera digno de ser destacado.

Barenboim trabaja cada página escrita por Bach con la meticulosidad de un actor, buscando la puntuación exacta de la frase (la articulación), el énfasis, la pausa, todas cosas que no fueron anotadas por el compositor pero sin las cuales el texto musical pierde todo sentido. Sólo los tempi con los que aborda algunas piezas pueden resultar demasiado veloces, pero indudablemente esta velocidad es fruto de una convicción del ejecutante y no de un virtuosismo vacío de contenido.

Por el contrario, su técnica excepcional está siempre puesta al servicio de la música: le permite en las fugas trabajar con independencia cada una de las voces, y al mismo tiempo lograr en los preludios una uniformidad de sonido que parecería provenir de una sola mano y no de dos.

Más que un paso por cada uno de los preludios y fugas, Barenboim hace a través de ellos un verdadero peregrinaje, y el oyente sin prejuicios se dejará llevar desde el Preludio en Do mayor hasta la Fuga en Si menor con el mayor de los placeres. Un viaje al interior de la armonía de la mano de un Virgilio prodigioso y siempre sorprendente.

Margarita Pollini
Febrero 2007

______

Espacio de Opinión y Debate
¿Qué te pareció este comentario? ¿Escuchaste este disco y no coincidís? Dejanos tu punto de vista en
opinion@tiempodemusica.com.ar aclarando en el Asunto de tu email el nombre del artículo. Hagamos de Tiempo de Música un espacio para debatir.

1) Guadalupe Larzabal opina...
No deja de soprenderme lo que Margarita Pollini tiene para compartir sobre Bach y sus intérpretes como el gran Baremboin. Es  tan cierto y dá tanta verdad lo que dice que adhiero en forma irrevocable a su exposición.
Creo que ella ENTIENDE de qué se trata y desde ese lugar puede hacer un análisis muy profundo de lo que Bach con su "Clave bien temperado" quiso abordar.
Pienso que este corto pero certero análisis es lo que necesitamos para conocer aún más a uno de los más grandes compositores de la historia de la música, sin tanto palabrerío pero con un gran grado de sensibilidad y de sentido común.
Ojalá sigamos disfrutando de esta noble enseñanza que no siempre tenemos a mano.
Un gran saludo desde Alemania.
Guadalupe Larzabal, cantante lírica

Enviado: Domingo, Febrero 18, 2007 8:00pm

Artículo publicado originalmente el 17 de febrero de 2007

 
Publicado el 09/11/2008
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados