Jueves 21 de Noviembre de 2019
Una agenda
con toda la música






Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

Simon Rattle : Un director de nuestro tiempo
En su segunda visita a la Argentina, el extraordinario director inglés brindará dos conciertos en el Teatro Colón el 18 y 19 de mayo al frente de la Orquesta Sinfónica de Londres. Un repaso por su extensa y variada carrera. Por Ernesto Castagnino
 

Simon Rattle no necesita presentación: con 64 años cumplidos en enero pasado, es una de las batutas más interesantes y más solicitadas del momento. El pasado fue un año de gran trascendencia en su carrera ya que, a la vez que concluía su ciclo de dieciséis años como director titular de la Filarmónica de Berlín, comenzaba, en paralelo, a ejercer ese mismo cargo en la Orquesta Sinfónica de Londres.

De Birmingham a Berlín

La carrera de Rattle como director de orquesta comenzó en 1974 —el mismo año de su graduación en la Royal Academy of Music— con su designación como director asistente de la Sinfónica de Bournemouth. Desde entonces, su camino fue siempre en sentido ascendente: en 1980 asumió como titular de la Sinfónica de la Ciudad de Birmingham, agrupación con la permaneció dieciocho años y a la que llevó a un nivel hasta entonces nunca alcanzado. El “milagro Birmingham” está documentado en disco, en decenas de grabaciones de Mahler, Beethoven, Dvořák y Gershwin, con las que el director posicionó el nombre de la orquesta y el suyo propio en los primeros puestos de popularidad. Con ella se presentó por primera vez en nuestro país, en 1997, invitado por Mozarteum Argentino.

Durante ese período, actuó como director invitado en las principales orquestas de ambos lados del océano, como las Filarmónicas de Los Angeles, Viena y Berlín, la Sinfónica de Boston y la Orquesta de la Era de la Ilustración (OAE), por mencionar solo algunas. Tras finalizar su ciclo en Birmingham en 1998, fue elegido por los integrantes de la Filarmónica de Berlín —superando por algunos votos a Daniel Barenboim, el otro candidato— para suceder a Claudio Abbado en el decenio 2002-2012. La orquesta renovó su titularidad hasta 2018, brindando, en junio de ese año, el último concierto en el cargo. En los dieciséis años transcurridos al frente de una de las más virtuosas —pero también de las más conservadoras— orquestas europeas, Rattle fue tan aplaudido como criticado por la inclusión de un repertorio contemporáneo que incluía obras de Sofia Gubaidulina, Pierre Boulez o John Adams. Proyectos como el excelente documental Rhythm Is It! (¡Esto es ritmo!), filmado en 2004, muestran el compromiso de Rattle con la formación de jóvenes artistas. Los documentalistas registraron los ensayos de 250 niños y jóvenes de distinto origen social y geográfico estudiando la coreografía del ballet La consagración de la primavera de Stravinsky mientras, en paralelo, la Filarmónica de Berlín ensayaba la obra.

De Berlín a Londres

En septiembre de 2017, el director nacido en Liverpool asumió como titular de la Sinfónica de Londres, sucediendo a Valery Gergiev en el cargo. La orquesta londinense, que en junio próximo cumplirá sus 115 años de vida, se cuenta entre las principales agrupaciones europeas. En declaraciones recientes, Rattle comparó a ambas orquestas usando una metáfora enológica: “Podríamos decir que la Filarmónica de Berlín es como un fantástico Rioja reserva y la Sinfónica de Londres un vino blanco francés exquisito. Tienen, por tanto, diferentes colores. La Sinfónica de Londres es una agrupación extraordinariamente flexible. Una parte de mi trabajo con ella será extraerle colores más oscuros, que son consustanciales a la Filarmónica de Berlín. De todas formas, es fascinante escuchar los contrastes de las partituras expresados por dos orquestas distintas con músicos tan extraordinarios.”

Sin embargo, independientemente de la orquesta que tenga delante, hay un “sonido Rattle” que constituye su sello personal: la gran expresividad gestual que despliega en el podio se traduce en un sonido de claridad inmediata y su planteo es, siempre, de una elocuencia y una energía apabullantes. Su repertorio es tan amplio y versátil que abarca desde Bach —él mismo ha mencionado que dirigir las Pasiones de Bach escenificadas por Peter Sellars está entre los momentos más inolvidables de su carrera— a Thomas Adès y Colin Matthews; pero su afinidad con la música de Mahler, Janáček, Bruckner y Dvořák es indiscutible, y la crítica especializada coincide en que sus interpretaciones de esos compositores se encuentran entre las mejores.

Desde su debut en 1977 en el prestigioso Festival de Glyndebourne, Simon Rattle ha dedicado parte de su tiempo a la ópera. Ha dirigido, con éxito, óperas de Mozart, Beethoven, Wagner y Janáček (“Para mi Janáček es, después de Mozart, el compositor de óperas más poderoso, en el que la psicología de los personajes es más profunda”, declaró en una oportunidad) en los principales teatros líricos de Ámsterdam, París, Nueva York, Viena y Berlín. Así como su lectura de Pelléas et Mélisande de Claude Debussy —en la Ópera Estatal de Berlín en 2008 y luego en el Metropolitan en 2010— ha recibido ovaciones, Rattle ha obtenido críticas adversas cuando, hace algunos años, presentó una versión en concierto de Carmen de Georges Bizet, con su esposa, la notable mezzosoprano checa Magdalena Kožená, en el rol principal.

De Berlioz a Britten

Los programas elegidos en los dos conciertos que brindará en la sala del Teatro Colón, incluyen obras de cuatro compositores emblemáticos del sinfonismo de los siglos XIX y XX. La primera velada estará dedicada a la Sinfonia da Requiem de Benjamin Britten y la Sinfonía N° 5 de Gustav Mahler. Encargada por el gobierno de Japón para celebrar el 2600° aniversario de la fundación del Imperio, la Sinfonia da Requiem es uno de las composiciones orquestales más importantes de Benjamin Britten. Sus tres movimientos toman designaciones de la misa de difuntos del culto católico, lo que resultó inaceptable para los japoneses, que terminaron excluyendo a la obra de los festejos.

El gran Bruno Walter, en su libro dedicado a Gustav Mahler, comenta que la Quinta sinfonía tiene influencias de Bach —a quien el compositor estudiaba con intensidad en ese período— en su textura contrapuntística, y de Berlioz en su colorida paleta orquestal con complejos efectos tímbricos. Compuesta entre 1901 y 1902, en esta sinfonía Mahler abandonó el uso de la voz y la palabra, presente en las anteriores, y propuso una obra puramente instrumental, sin programa ni texto aclaratorio. El famoso “Adagietto”, para cuerda y arpas, se convirtió en una pieza casi independiente, sobre todo a partir de su inclusión en el film Muerte en Venecia de Luchino Visconti.

En su segundo concierto, Simon Rattle dirigirá cinco de las Danzas eslavas de Antonín Dvořák: “una música estupenda para esta formación [la Sinfónica de Londres]. Una de las cosas que más me ha gustado en los últimos años ha sido descubrir estas colecciones de danzas de Dvořák y presentarlas como una pieza única. Es algo que raramente se hace, incluso cuando una o dos de estas composiciones sean bien conocidas. Pero cuando las escuchas agrupadas, es un viaje completamente distinto”, comentó en declaraciones recientes. La segunda parte del concierto se centrará en la figura de Hector Berlioz —compositor homenajeado este año, al cumplirse el 150° aniversario de su muerte— con la Sinfonía Fantástica, su obra orquestal más emblemática y una de las más revolucionarias de la historia de la música, por contener el germen de los elementos característicos que desarrolló luego el romanticismo.

El Teatro Colón recibirá este año grandes e ilustres visitas internacionales como las de John Eliot Gardiner, Anne-Sophie Mutter o la Filarmónica de Israel, pero los dos conciertos que ofrecerá la Orquesta Sinfónica de Londres con su flamante director titular, Simon Rattle, quedarán, sin duda, entre los momentos memorables de este año.

Ernesto Castagnino
ecastagnino@tiempodemusica.com.ar
Mayo 2019

De Hans Richter a Simon Rattle : Historia de una orquesta

Formada en 1904 por un grupo de músicos que renunciaron a la Queen’s Hall Orchestra descontentos con el manejo de la misma, la Sinfónica de Londres nació como la primera orquesta autónoma e independiente de la corona. Desde su primer director titular —el legendario Hans Richter, quien dirigió el primer Anillo en Bayreuth, además de estrenar las sinfonías N° 2 y N° 3 de Brahms— la orquesta, cuyos integrantes eligen a sus propios directores, ha tenido en el podio extraordinarias batutas como las de Thomas Beecham, Pierre Monteux, André Previn, Claudio Abbado, Colin Davis y Valery Gergiev. En su centenaria trayectoria, grandes obras del siglo XX han sido estrenadas por esta agrupación, como el Concierto para cello de Edward Elgar, la Sinfonía N° 1 de William Walton, la Fantasía sobre un tema de Thomas Tallis de Ralph Vaughan Williams o Matinées musicales de Benjamin Britten, por mencionar solo algunas.

Esta gran orquesta, con sede en el Barbican Centre de Londres, desarrolla una intensa actividad ligada al cine, ya que ha participado desde los comienzos del formato en la grabación de más de un centenar de bandas sonoras. Entre ellas, se pueden recordar las de Doctor Zhivago, Superman, La lista de Schindler y las sagas La guerra de las galaxias y Harry Potter.

Para agendar
Simon Rattle y la Orquesta Sinfónica de Londres actuarán el próximo sábado 18 y domingo 19 de mayo en el Teatro Colón, en tanto que el lunes 20 se presentará en el Auditorio Nacional del Sodre en Montevideo, Uruguay y cerrará su gira latinoamericana en Santiago de Chile en el Teatro CorpArtes el miércoles 22 y el jueves 23 de mayo.
Más info: www.teatrocolon.org.ar / www.sodre.gub.uy / www.corpartes.cl

Este artículo apareció originalmente con otro título en la Revista Teatro Colón, N° 137, marzo-abril 2019, y se reproduce con su permiso editorial.

Fotografías: dpa / Mark Allan
Seguinos en
www.twitter.com/TdMargentina y www.facebook.com/tiempodemusica.argentina
__________
 
Espacio de Opinión y Debate
¿Qué te pareció este artículo? Dejanos tu punto de vista en nuestro
facebook o nuestro blog. Hagamos de Tiempo de Música un espacio para debatir.

Compartí esta nota en Facebook o en Twitter

 
Publicado el 18/05/2019
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados