Sábado 20 de Octubre de 2018
Una agenda
con toda la música






Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

Anna Netrebko : Conquistadora del mundo operístico
El próximo domingo 12 y miércoles 15 de agosto se producirá el esperado debut en el Teatro Colón de la destacada soprano rusa. Lo hará con un extenso programa de arias y dúos junto a su marido Yusif Eyvazof y la Orquesta Estable del Teatro. Por Luciano Marra de la Fuente
 

Anna Netrebko / Foto de Vladimir Shirokov

La historia de Anna Netrebko bien se parece a un cuento de hadas moderno. Es curioso que la página web oficial de esta soprano rusa consagrada en los principales teatros del mundo —y que debutará en el Teatro Colón el próximo domingo 12 de agosto en un recital junto a su actual marido, el tenor Yusif Eyvazof—, no tenga una sección dedicada a su biografía o a su repertorio. Sí hay una sección de “Últimas noticias”, “Agenda” y “Grabaciones”, cada una adornada por sus impactantes fotos más propias para las revistas Vogue o Vanity Fair que las que suelen poner los cantantes de ópera, con las diferentes personificaciones que hacen en los escenarios operísticos. Es como si las huellas que la hicieron famosa, ya sea en lo artístico o lo mediático, estuvieran perdidas, y uno debería apelar a los recuerdos propios y ajenos para reconstruir su carrera.

“Fui a fregar los pisos del Mariinski porque quería estar dentro del teatro”, explica la diva en The Woman – The Voice (2004), el primer devedé que su sello discográfico Deutsche Grammophon dedicó a la artista. En ese extravagante registro, además de una larga entrevista a la treintañera soprano, hay una serie de arias concebidas como video clips, a la manera de cantantes populares como Madonna y Britney Spears —de hecho quien lo dirige y coreografía es Vincent Patterson, un artista ligado a esas divas pop— y que contrastan con el crudo relato que hace ella sobre su país: “Era 1991 y hacía frío, 20 grados bajo cero, no había nada en las tiendas, sólo un tipo de pasta incomible. Para comprar el pan, la mantequilla y el azúcar había que tener un carnet y hacer largas colas para tener al menos algo que comer. Fue una época realmente deprimente. […] Creo que [ahora] soy muy feliz porque muchos de mi sueños se han hecho realidad, tengo suficiente dinero para mí”.

Ya unos diez años más tarde en otra entrevista, concedida a Russia Today, la diva cambiaba la cara cuando le preguntaban sobre su primer trabajo en el Mariinski. No lo niega, pero dice de manera tajante: “Odio este tema, prefiero no hablar sobre eso”. Parecería que la estrategia de mercadeo con ese tema ya se hubiera acabado para la Princesa de las Nieves lírica.

De la camarera Susanna a la princesa etíope

Anna Netrebko como Tatiana en Evgeny Onegin, Metropolitan Opera, Nueva York, 2017 / Foto de Mary Sohl

Nacida en Krasnodar, al sur de Rusia, dejó su casa a los dieciséis años para ir a estudiar al Conservatorio de San Petersburgo. A los cuatro años ya tenía la determinación que quería dedicar su vida a la música y fue una representación de Otello la que la decidió por la ópera. En la gran urbe, después de sus estudios, audicionó para ser parte del elenco estable del Mariinski, ante su Director General y Artístico, Valery Gergiev. “¿Usted puede cantar?”, preguntó —cuenta la leyenda— el pope musical de la ciudad de los palacios y las noches blancas, reconociéndola por ese pasado que la actual diva hoy “prefiere no hablar”. Así fue como, con sus veintidós años, Netrebko debutó en ese teatro como Susanna de Le nozze di Figaro y fue elegida en 1995 para el rol protagónico de Ruslan y Lyudmila de Glinka en la gira internacional que hizo la compañía a San Francisco, Estados Unidos. Allí fue cuando comenzó todo, su carrera en su país y el mundo.

“Estoy orgullosa de ser rusa y de haber aprendido en la escuela de canto rusa”, expresó en 2004 al recibir en el Kremlin de manos de Vladimir Putin el Premio Estatal de la Federación de Rusia. El apoyo incondicional que posee la cantante con el primer mandatario ruso siempre fue tema de discusión. Fue a su pedido que la diva rusa dejó unos días los ensayos de Macbeth en Berlín, para participar en el concierto de apertura del Mundial de este año. En 2013, cuando abrió por tercera vez consecutiva la temporada de la Metropolitan Opera House, como Tatiana de Evgeny Onegin, bajo la batuta de Gergiev —otro célebre partidario de Putin—, hubo una manifestación en la puerta del teatro con las consignas “¡Valery Gergiev y Anna Netrebko! ¡Su silencio está matando a los gays rusos!”, en referencia a la ley promulgada por Putin con la prohibición de la discusión de las relaciones entre personas del mismo sexo y los derechos de los homosexuales en público. “Algunos dicen que tendría que decir más, pero es lo máximo que puedo decir ahora”, contestó Netrebko, vía Facebook. “En mi próxima vida seré política y entonces hablamos”.

El interpretar el personaje de Tatiana en la ópera de Tchaikovsky fue uno de los peldaños más altos a los que aspiraba llegar esta artista, que durante dos décadas centró su repertorio en personajes no tan dramáticos y más líricos, relacionados con el bel canto italiano y el clasicisimo. Así había interpretado —y muchas veces replicado en registros del tradicional sello discográfico alemán— I puritani, Rigoletto, I Capuleti e i Montecchi, Lucia di Lammermoor, La sonnambula y todo un repertorio ruso en el cual siempre deslumbró. Así de deslumbrante fue cómo muchos la conocimos a través del video de La traviata en el Festival de Salzburgo 2005, en la controvertida puesta de Willy Decker y junto al tenor mexicano Rolando Villazón, un colega con el cual conformó durante esos años una pareja artística muy promulgada. Es que su interpretación de Violetta Valéry era impactante por su presencia escénica, actuación y, sobre todo, su voz. Con Villazón llegaría a cantar Manon de Massenet y Mimì de La bohème, además de L’elisir d’amor y grabar un disco de dúos.

Anna Netrebko (Lady Macbeth) en Macbeth, producción de Harry Kupfer y dirección musical de Daniel Barenboim, Staatsoper Unter den Linden Berlin, mayo 2018

2014 fue el año en que el repertorio de Netrebko pareciera que hubiera dado un golpe de timón, virando hacia una zona más dramática. En septiembre interpretó por primera vez, en otra apertura del Met, el personaje de Lady Macbeth del Macbeth verdiano, una interpretación muy aplaudida por el gran público, aunque vista con reservas por algunos críticos, más allá de reconocer el carisma y la actuación de Netrebko. Con este papel se profundizaba esa búsqueda que la artista rusa había emprendido con algunos roles verdianos como Giovanna d’Arco (2013 en concierto) y Leonora de Il trovatore (agosto 2014), las dos en Salzburgo con Plácido Domingo. En 2016 se atrevería con su primer Wagner, al interpretar Elsa de Bravante de Lohengrin, junto a Piotr Beczala y dirección de Christian Thielemann, en Dresde, en tanto que en 2017 llegaría, también al festival austríaco, el protagónico de Aida con dirección de Riccardo Muti.

En diciembre pasado, la apertura de temporada de la Scala la vio como Maddalena de Andrea Chenier, junto a su marido, el tenor de Azerbaiyán, Yusif Eyvazof. Fue en febrero de 2014 cuando lo conoció en la Ópera de Roma, durante los ensayos de otro personaje emblemático que está interpretando, Manon Lescaut. Después de su relación con el barítono Simone Alberghini y su matrimonio con el bajo uruguayo Erwin Schrott, al ver las fotos del casamiento de Netrebko y Eyvazof en julio 2015 —fáciles de ver en internet y compartidas en las propias redes sociales de la soprano— a uno le resuenan esas palabras que decía en ese primer devedé de la DG: “Esperaba al príncipe que vendría conmigo un día. Eso es lo que soñaba”. Pareciera que ese sueño de juventud lo ha cumplido, aunque aún tiene nuevos desafíos profesionales: Leonora de La forza del destino, Turandot y Salome… Hoy esta artista carismática del siglo XXI viene a la conquista del Teatro Colón.

Luciano Marra de la Fuente
editor@tiempodemusica.com.ar
Agosto 2018

Yusif Eyvazof y Anna Netrebko / Foto de Vladimir Shirokov (DG)

Para agendar
Anna Netrebko y Yusif Eyvazof debutarán en el Teatro Colón el domingo 12 y el miércoles 15 de agosto, junto a la Orquesta Estable del Teatro Colón, dirigida por Jader Bignamini. El programa estará integrado por oberturas, arias y dúos de Giuseppe Verdi, Giacomo Puccini, Pietro Mascagni y Ruggero Leoncavallo. Las localidades ya se encuentran a la venta en la boletería del Teatro Colón, Tucumán 1171, de lunes a sábado de 9.00 a 20.00 y los domingos de 10.00 a 17.00. También se pueden adquirir vía telefónica al 5254-9100, o por internet ingresando en www.teatrocolon.org.ar Localidades desde $165.

Este artículo se publicó originalmente en la revista Cantabile N° 94, julio/agosto 2018, último número que se editará este año tal como comunicaron sus editores. Abogamos a que esta situación se revierta, puede dejar su firma en este link.

Seguinos en www.twitter.com/TdMargentina y www.facebook.com/tiempodemusica.argentina
__________
 
Espacio de Opinión y Debate
¿Qué te pareció este artículo? Dejanos tu punto de vista en nuestro facebook o nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

Compartí esta nota en Facebook o en Twitter

 
Publicado el 10/08/2018
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados