Sábado 19 de Agosto de 2017
Una agenda
con toda la música


Sábado 19
Domingo 20
Lunes 21

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

[DVD] "Don Giovanni" en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona 2002: Una provocación benévola
La producción escénica de Calixto Bieito de la "ópera de las óperas" es provocativa e inusual, con un reparto parejo dirigido por Bertrand de Billy. Por Cristóbal Astorga Sepúlveda
 

Una provocación benévola
DVD Opus Arte 2006 (OA 0921 D)

Wojtek Drabowicz (Don Giovanni) y Anatoly Kocherga (Il Commendatore) en
el final de Don Giovanni, Gran Teatre del Liceu, Barcelona, 2002

DON GIOVANNI, dramma giocoso en dos actos de Wolfgang Amadeus Mozart. Dirección musical: Bertrand de Billy. Puesta en escena: Calixto Bieito. Reparto: Regina Schörg (Donna Anna), Véronique Gens (Donna Elvira), Marisa Martins (Zerlina), Marcel Reijans (Don Octavio), Wojtek Drabowicz (Don Giovanni), Kwanchul Youn (Leporello), Felipe Bou (Masetto), Anatoly Kocherga (Il Commendatore). Coro de Cámara del Palau de la Música Catalana, director: Jordi Casas i Bayer. Orquesta Sinfónica de la Academia del Gran Teatre del Liceu. Escenografía: Alfons Flores. Vestuario: Mercè Paloma. Iluminación: Alan Burrett. Gran Teatre del Liceu, Barcelona, 12 y 17 de diciembre de 2002. DVD Opus Arte 2006 (OA 0921 D), sonido PCM Stereo y DTS 5.1, subtítulos en alemán, castellano, catalán, francés, inglés e italiano.

Me pasa algo raro con este Don Giovanni: a veces siento que me supera. A ratos me da la impresión que necesitaría ver más películas de Santiago Segura y Álex de la Iglesia para comprenderlo mejor. La producción de Calixto Bieito presenta una ambientación  contemporánea donde Giovanni degusta sexo, drogas y alcohol a un ritmo frenético. Provocativa e inusual, se trata de una nueva contribución a la extensísima gama de interpretaciones de la ópera de Mozart.

Bertrand de Billy dirige la partitura original de Praga, con lo que "Dalla sua pace" y "Mi tradí quell'alma ingrata" son omitidos. Billy adopta tempi velocísimos, lo cual se condice con la noche de juerga desenfrenada que vemos en escena (Billy demora 2 horas 36 minutos, casi tan rápido como Gardiner que, en versión Praga, ocupa 2 horas 28 minutos).

El reparto es parejo, aunque no particularmente llamativo. Wojtek Drabowicz como Don Giovanni parece conocer el rol, mostrando a un chico malcriado, irresponsable e impulsivo, no siempre muy consciente de sus acciones. Su serenata del acto segundo es cantada a un auricular telefónico y es el único momento de marcada intimidad en toda la producción. Tanto voz, cálida y ágil, como físico le acompañan, aunque la puesta de Bieito le haga moverse como atleta. Kwanchul Youn es un buen Leporello: ágil, divertido, aunque agobiado por su patrón. La voz no es siempre agradable, pero vale la pena ver su desempeño escénico.

Wojtek Drabowicz (Don Giovanni) y Kwanchul Youn (Leporello) en una escena
 del segundo acto de Don Giovanni, Gran Teatre del Liceu, Barcelona, 2002

Regina Schörg como Donna Anna tiene una voz afilada, aunque estrecha, que luce su coloratura en un "Non mi dir" dirigido a velocidad de rayo. Se la nota cansada en la mayoría de los números, quizá por las incómodas posiciones (sexuales casi siempre) que debe adoptar. Véronique Gens es un lujo en Elvira y resulta una lástima que su aria del acto segundo se pierda. Pinta un personaje deprimido, que se refugia en el consumo comercial y de bebidas. Vocalmente impecable y visualmente atractiva, se trata de lo mejor de todo el elenco. Marisa Martins como Zerlina posee una voz anodina; técnica y dramáticamente cumple con todas las demandas, pero el timbre es a ratos insoportable, similar al de un contratenor.

El resto de los hombres es más bien discreto. A Marcel Reijans (que alternaba con Rainer Trost en la producción de Barcelona) solo lo podemos ver en "Il mio tesoro"; el tempo rápido disminuye los riesgos de control del fiato, que, de todas formas, no es capaz de manejar. La coloratura es difusa y la actuación forzada. Su Ottavio se embaraza continuamente con las exigencias de Bieito: el bailecito del finale primo le sale harto tieso. Felipe Bou pinta un Masetto violento e insatisfecho y Anatoly Kocherga más bien grita su Comendador, cuyas primeras líneas, además, confunde.

Anatoly Kocherga (Il Commendatore) y Marcel Reijans (Don Octavio) en
el primer acto de Don Giovanni, Gran Teatre del Liceu, Barcelona, 2002

Calixto Bieito disuelve las diferencias sociales: todos parecen formar parte de una misma pandilla. Esto es ciertamente problemático en los momentos en que nítidamente percibimos la diferenciación, por ejemplo en el trío de Anna, Elvira y Ottavio y en los números de danza del finale primo, o en la entrada de Anna y Ottavio al sexteto. ¿Por qué la igualación? ¿Sugiere Bieito que quienes critican y persiguen a Giovanni son solo hipócritas que, al igual que el perseguido, se divierten libertinamente? ¿O acaso busca mostrar, en un nivel más alejado de la obra, las deficiencias morales de una sociedad consumista y superficial? Los episodios de violencia ocurren a cada momento y, en algunos casos, esto afecta a la obra; por ejemplo, Giovanni golpea a Masetto durante el "Metà di voi qua vadano", lo que obliga a cortar el recitativo siguiente hasta las quejas de Masetto. En otros casos, al contrario, no se entiende la ausencia de corte, como cuando se mantiene el recitativo que sigue al rondó de Anna, durante el cual Ottavio la ha manoseado.

En muchos casos, sobra decirlo, el texto no tiene ninguna relación con lo que sucede en escena. Esto me inclina a pensar que Bieito ha utilizado la pieza para ofrecer una visión crítica de la violencia urbana, que, sin embargo, no puede ir de la mano con una igualación social de los personajes. La propuesta parece decirnos que las sociedades de mercado tienden a la igualdad, aunque también a la soledad y al maltrato, y si bien podría compartir lo segundo, no comparto lo primero. Bieito ofrece, en pocas palabras, un Don Giovanni visualmente provocador, aunque políticamente inofensivo. Mozart, nuevamente, es un músico cortesano.

Cristóbal Astorga Sepúlveda
Octubre 2006, Santiago de Chile

Imágenes gentileza Opus Arte

______

¿Qué te pareció este comentario? ¿Viste este DVD y no coincidís? Dejanos tu tu punto de vista en opinion@tiempodemusica.com.ar aclarando en el Asunto de tu email el nombre del artículo. Hagamos de Tiempo de Música un espacio para debatir.

Publicado originalmente el 26 de octubre de 2006

 
Publicado el 26/05/2007
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados