Sábado 19 de Agosto de 2017
Una agenda
con toda la música


Sábado 19
Domingo 20
Lunes 21

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

El Teatro Colón anunció su temporada 2017
El Director Artístico del Teatro, Darío Lopérfido, detalló algunas de sus consideraciones con respecto a la programación del año próximo, que incluye la venida de grandes artistas como Martha Argerich, Angela Gheorghiu, Daniel Barenboim y Javier Camarena. Por Luciano Marra de la Fuente
 

Ayer a la tarde, martes 29 de noviembre, en la sala del Centro de Experimentación del Teatro Colón, se realizó la presentación de la temporada artística 2017 del Teatro Colón. Sin la presencia de autoridades del Gobierno de la Ciudad, la Directora General del Teatro Colón María Victoria Alcaraz ofició de anfitriona, quien dio la bienvenida y un agradecimiento especial a la prensa por acompañar siempre las actividades que allí se ofrecen. Luego de un breve video donde se mostraron algunos artistas y producciones del año próximo, el Director Artístico Darío Lopérfido, a diferencia del año pasado en el que estuvo rodeado por todo su equipo artístico y directores vocales del Teatro, esta vez estuvo solo frente al micrófono, para remarcar algunas consideraciones de su programación.

“Estoy muy contento con la temporada de ópera”, indicó al comienzo, ya que, incluyendo un título programado dentro del ciclo Colón Contemporáneo, llegan a diez óperas, un número que hace varios años no se llegaba. Y luego fue destacando aspectos de casi todas las producciones. Empezó con la presencia de la soprano Angela Gheorghiu (“una de las tres mejores cantantes del mundo, siento una debilidad por ella”, expresó) en la apertura de la temporada en una ópera completa, Adriana Lecouvreur de Francesco Cilea, y no en un recital de las “grandes divas”. Sintió “orgullo” de que argentinos que andan triunfando por el mundo regresen a este escenario, por ejemplo, el tenor Marcelo Álvarez volverá con Andrea Chénier o el contratenor Franco Fagioli que protagonizará Giulio Cesare in Egitto. “Creo que es la primera vez que Fagioli canta una ópera completa en el Cólon”, señaló mal Lóperfido, olvidando las actuaciones en este escenario en las producciones de Hansel y Gretel con puesta de Hugo Midón, Muerte en Venecia de Britten con puesta de Alfredo Arias o la versión en concierto de Rinaldo de Handel.

Habló de la “inserción internacional” del Teatro Colón al sumarse a coproducciones de teatros de ópera de primera línea como la Royal Opera House, Convent Garden de Londres (La prohibición de amar de Richard Wagner) o la Metropolitan Opera de Nueva York (El caballero de la rosa de Richard Strauss). En este sentido, ensalzó la presencia de Robert Carsen para la puesta de la comedia de Strauss, siendo categórico en su apreciación: “el régisseur más importante del mundo. Es como Barenboim en la dirección orquestal o la Netrebko entre las sopranos”. Indicó que la elección de la cineasta argentina Lucrecia Martel para la puesta de Andrea Chénier es una “apuesta personal mía”, apostando como en otras épocas fueron las oportunidades que tuvieron cineastas en teatros de ópera, “como Sergio Renán o Franco Zeffirelli”. Destacó el regreso del director teatral argentino Rubén Szuchmacher como puestista en el Teatro Colón, esta vez con el estreno iberoamericano de Tres hermanas de Peter Eötvös.

Diana Damrau

Lopérfido hizo luego un repaso rápido del resto de las temporadas, destacando la presencia de grandes figuras como solistas en el abono de la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires: la soprano alemana Diana Damrau, el violinista Pinchas Zukerman o Boris Berezovsky, “un pianista increíble, no tan conocido”. Esta inclusión de grandes artistas en el abono lo justificó diciendo que era una manera de premio a la “fidelización”, “cuidando a nuestra gente y a nuestros abonados”. Mencionó la labor de Maximiliano Guerra al frente del Ballet Estable, el ciclo gratuito de Intérpretes Argentinos, la temporada del CETC y el Colón Contemporáneo, aunque no mencionó a la Ópera de Cámara del Teatro Colón, uno de sus logros al reactivarla. Hacia el final de su presentación, agradeció a sus colaboradores más estrechos que soportan sus “exigencias” y, sobre todo, a la labor de los cuerpos artísticos del Teatro.

Recorrido operístico y de artistas

La selección de óperas para la temporada lírica 2017 va desde el Barroco a obras del fin del siglo XX: la vuelta, tras 49 años de ausencia en este escenario, de Giulio Cesare in Egitto (1724) de George Frideric Handel, el estreno argentino de La prohibición de amar (1836) de Richard Wagner, La traviata (1853) de Giuseppe Verdi, Andrea Chénier (1896) de Umberto Giordano, la primera representación en el Teatro Colón de Rusalka (1901) de Antonín Dvorák, Adriana Lecouvreur (1902) de Francesco Cilea, El caballero de la rosa (1913) de Richard Strauss, Ascenso y caída de la ciudad de Mahagonny (1930) de Kurt WeillTres hermanas (1997) de Peter Eötvös.

Si en 2016 hubo predominancia de obras del siglo XX en adelante, para la próxima temporada hay un claro viraje a indagar más en el repertorio post-romántico de fines del siglo XIX y comienzos del XX, quizá el repertorio más afín a los abonados tradicionales. Así hay dos óperas estéticamente parecidas —Adriana Lecouvreur y Andrea Chénier— que siempre fueron el vehículo de lucimiento para grandes “artistas-divos”, y allí estarán Angela Gheorghiu o Marcelo Álvarez. Del pleno Romanticismo sólo se podrá ver la muchas veces representada La traviata de Verdi o la rareza de La prohibición de amar, una obra del joven Wagner que tiene por modelos las óperas italianas y francesas de su tiempo, en especial las de Bellini y Auber. Resultan bienvenidas la incursión barroca con Handel, la vuelta de la gran ópera de Kurt Weill y Bertold Brecht —que siempre tiene algo para decir de nuestra actualidad— o el estreno de la ópera del húngaro Eötvös, aunque se ofrecerá en una versión alternativa permitida por el autor: en el estreno mundial todos los personajes femeninos de su particular versión de la obra de Chejov eran interpretados por contratenores, aquí lo harán cantantes mujeres.

A esta elección de estos títulos, habría que sumarle los elegidos para la Ópera de Cámara del Teatro Colón: dos óperas del Clasicisimo —estilo que estará ausente en el escenario principal del Teatro—, La grotta di Trofonio (1785) de Antonio Salieri y la primera ópera de Mozart, Apolo y Jacinto (1767), más un doble programa integrado por dos obras de los siglos XX y XXI: Edipo en San Telmo (1986) del argentino Augusto Rattenbach y el estreno local de Piedade (2012) del compositor brasileño João Guilherme Ripper. También se repondrá, para el Colón Contemporáneo, el concierto escénico De Materie (1989) de Louis Andriessen, producida este año por el Teatro Argentino de La Plata.

Una escena de La prohibición de amar, producción de Kasper Holten, Teatro Real de Madrid, 2016 / Foto de Javier del Real

Con respecto a las producciones escénica, sólo cuatro de las nueve producciones escénicas son de producción propia: Aníbal Lápiz debutará como director de escena en Adriana Lecouvreur, Pablo Maritano ofrecerá su versión escénica de Giulio Cesare, y los ya mencionados Rubén Szuchmacher y Lucrecia Martel encararán Tres hermanas y Andrea Chénier, respectivamente. Habrá dos producciones extranjeras: La traviata dirigida por Sofía Coppola de la Ópera de Roma y Rusalka por Enrique Singer del Teatro de Bellas Artes de México; y las coproducciones ya mencionadas de La prohibición de amar (producción del Teatro Real de Madrid en coproducción con la Royal Opera House de Londres) y El caballero de la rosa (producción de la Metropolitan Opera y la Royal Opera House coproducida con el Teatro Regio de Turín), más Ascenso y caída de la ciudad de Mahagonny dirigida por Marcelo Lombardero, coproducida con el Teatro Municipal de Santiago de Chile y el Teatro Mayor de Bogotá.

Entre los artistas convocados para estos títulos, se destacan, además de Gheorghiu, Álvarez y Fagioli, la presencia de la ascendente soprano albanesa Ermonela Jaho como protagonista de La traviata, la destacadísima soprano —ya conocida en nuestro país en Francesca da Rimini y Pepita Jiménez en La Plata— Nicola Beller-Carbone como Jenny en Mahagonny, el trío protagónico de El caballero de la rosa integrado por Manuela Uhl (Mariscala), Jennifer Holloway (Octavian) y Oriana Favaro (Sophie) con la vuelta al podio del Colón de Alejo Pérez, la soprano puertorriqueña Ana María Martínez en Rusalka. También se anunciaron destacados artistas locales para los elencos alternativos: Virginia Tola y Enrique Folger (Adriana Lecouvreur), Jaquelina Livieri y Darío Schmunck (La traviata), Carla Filipcic-Holm y Adriana Mastrángelo (El caballero de la rosa), Daniela Tabernig (Rusalka y Andrea Chénier).

1 | 2 >                                                                                                                                                    Continúa

Compartí esta nota en Facebook o en Twitter

 
Publicado el 30/11/2016
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados