Jueves 20 de Julio de 2017
Una agenda
con toda la música


Jueves 20
Viernes 21
Sábado 22

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

“Così fan tutte” de Wolfgang Amadeus Mozart : El placer de la razón
Una mirada a la genial ópera, muchas veces incomprendida, del compositor austríaco con el libretista Lorenzo Da Ponte, que a partir del 2 de septiembre sube a escena en el Teatro Argentino de La Plata. Por Luciano Marra de la Fuente
 

Lenneke Ruiten (Fiordiligi), Nahuel di Pierro (Guglielmo), Kate Lindsey (Dorabella) y Joel Prieto (Ferrando) en el primer acto de Così fan tutte, producción de Christophe Honoré, Festival de Aix-en-Provence, 2016 / Fotografía de Pascal Victor

La unión entre Wolfgang Amadeus Mozart con el libretista Lorenzo Da Ponte —comparable a la de Giuseppe Verdi con Arrigo Boito o la de Richard Strauss con Hugo von Hoffmansthal— fue fructífera porque marcó un antes y después en la historia de la ópera. Así lo atestiguan Le nozze di Figaro (1786), Don Giovanni (1787) y Così fan tutte (1790), las tres obras que realizaron en conjunto y que están actualmente instaladas en el repertorio operístico.

La historia de la recepción e interpretación de la última ópera bufa en la producción mozartiana es curiosa. La obra volvió al repertorio a partir de la producción del Festival de Glyndebourne en 1934, bajo la dirección musical de Fritz Busch, y a su grabación con el mismo elenco al año siguiente. Hasta entonces y luego de su estreno, la obra se representó siempre con reservas, con diversos cortes, traducida al alemán o con otros textos, considerársela un producto menor de sus autores. El principal blanco de tal menosprecio fue el libreto de Da Ponte que, tomado como frívolo y moralmente ofensivo, parecía incompatible con la excelente música creada por Mozart.

Esta apreciación, que también sobrevoló algunos textos críticos del siglo XX, se debió a no comprender la lógica del entretenimiento en la cual nació Così fan tutte, ossia la scuola degli amanti —tal el título completo de la obra. Esta lógica —estudiada con lujo de detalle por la musicóloga Mary Hunter en su libro La cultura de la ópera bufa en la Viena de Mozart. Una poética del entretenimiento (Princeton University Press, 1999)— es común a un repertorio de óperas bufas que se desarrolló durante treinta años en la corte vienesa, bajo el mando del Emperador José II, donde lo primordial era la ocasión del placer, tanto en lo argumental como en lo musical.

Alessio Arduini (Guglielmo), Michael Volle (Don Alfonso), Angela Brower (Dorabella), Martina Janková (Despina),
Julia Kleiter (Fiordiligi) y Mauro Peter (Ferrando) en el segundo acto de Così fan tutte, producción de Sven-Eric Bechtolf,
Festival de Salzburgo, 2016 / Foto de Ruth Walz

El paso que Così fan tutte da más allá del resto de las obras que componen ese repertorio, y que marca también el fin de esa era, es la vuelta de tuerca que Da Ponte y Mozart, unidos y no separados como lo vieron sus críticos, dan sobre las convenciones propias del género, haciéndola única incluso por sobre sus otras obras.

Juegos escénicos

El libreto de Da Ponte —rico en metáforas y sutiles referencias intertextuales a óperas y literatura de su época— posee una construcción dramatúrgica extraordinaria, que Mozart aprovecha al crear bloques musicales de gran interés dramático, agrupando diferentes números musicales.

La exposición del mundo masculino de la obra se da en una sucesión de breves tríos enlazados por recitativos en la primera escena. Allí se realiza la apuesta de los jóvenes soldados Ferrando y Guglielmo con Don Alfonso, quien sostiene que sus novias no le serán fieles. Un dúo de las hermanas Fiordiligi y Dorabella contrasta en carácter, mostrando el mundo femenino despreocupado por lo que va a suceder.

El siguiente bloque dramático-musical es la puesta en marcha de la simulación que Don Alfonso hace realizar a los jóvenes. La escena de la supuesta despedida de los amantes agrupa un quinteto “Sento, o Dio”, un duettino masculino “Al fato dan legge”, el coro “Bella vita militar”, un nuevo quinteto “Di scrivermi ogni giorno”, la repetición del coro para la salida de los muchachos y el maravilloso terzettino “Soave sia il vento”. Lo interesante del tratamiento musical en todo este bloque es el tono en el cual Mozart y Da Ponte lo desarrollan: sabiendo que todo es una farsa, nunca suena como algo grotesco sino más bien algo verosímil. Incluso las intervenciones de Don Alfonso en el último quinteto son de una sutileza tal que no desbordan a lo bufo. La belleza musical que se desprende tanto de este quinteto como del terzettino es esencial a la dramaturgia planteada por Mozart y Da Ponte ya que, al decir de Mary Hunter, “cristalizan la eterna relación ambigua entre la compasión y el ridículo”.

Kerstin Avemo (Despina), Paola Gardina (Dorabella), Juan Francisco Gatell (Ferrando), William Shimell (Don Alfonso),
Andreas Wolf (Gugliemo) y Anett Fritsch (Fiordiligi) en el primer acto de Così fan tutte, producción de Peter Haneke,
Teatro Real de Madrid, 2013 / Foto de Javier del Real

El bloque final del primer acto muestra los diferentes intentos que hacen los jóvenes soldados disfrazados exóticamente como albaneses, bajo la tutela de Don Alfonso y con la asistencia de Despina, la criada de las hermanas. Este personaje, heredero directo de todas las criadas que pulularon en las óperas bufas del siglo XVIII, va a contrastar con el resto de los personajes desde su estilo musical y dramático, y va a ser uno de los motores para que el juego escénico de Don Alfonso pueda verse realizado, sobre todo en los números finales de cada acto.

Lo que en el primer acto funciona como un ingenioso mecanismo teatral para las intrigas, en el segundo la táctica dramatúrgica es diferente, creando diferentes situaciones que muestran el progreso emocional de las protagonistas, sobre todo en Fiordiligi. Si en el primer acto “Come scoglio” parodia, desde lo textual y lo musical, a un aria de “ópera seria” y se la puede interpretar como un sentimiento artificial, el rondó del segundo acto “Per pietà” marca un quiebre en su personalidad. Es tal vez el momento más íntimo de toda la ópera, donde no hay testigos que intrigan y donde la verdad del personaje, en un estado de angustia y melancolía, se revela a través de la música.

“Per pietà” es el clímax de la secuencia central del segundo acto que se caracteriza por ser una sucesión de arias con recitativos accompagnatos (es decir, con toda la orquesta) —aria de Ferrando “Ah! io veggio quell’anima bella” (muchas veces omitida), rondó de Fiordiligi, aria de Guglielmo “Donne mie, la fate a tanti”, cavatina de Ferrando “Tradito, schernito”, aria de Dorabella “E amore un ladroncello”—, que parodian a la forma de la “ópera seria”, y que son enmarcadas por los dúos “Il core vi dono” de Dorabella y Guglielmo y “Fra gli amplessi” de Fiordiligi y Ferrando, los momentos donde las mujeres se rinden a los designios del placer.

Don Alfonso, el manipulador experimentado, posee dos breves arias en toda la obra, cada una de ellas ubicada simétricamente en la estructura: una después de la exposición y otra antes del finale de la obra. La primera “Vorrei dir, e cor non ho” es un aria agitata, característica de las óperas bufas cuando se tienen que dar malas noticias, y que adquiere un tono irónico ante tal patetismo. La segunda “Tutti acusan le donne” es el punto de llegada de todos los vericuetos transcurridos, haciendo repetir a los jóvenes, sobre una melodía que ya había aparecido en la obertura, la lección final de esta “escuela de amantes”: “Così fan tutte” (Así hacen todas).

Carla Filipcic Holm (Fiordiligi) y Mariana Rewerski (Dorabella) en el segundo acto de Così fan tutte,
producción de Michael Hampe, Teatro Colón, 2006 / Fotografía de Máximo Parpagnoli

Una de las convenciones de la ópera bufa es que en el número final, tal como escribe Mary Hunter, “se detenga rápidamente el imbroglio que reinó durante casi toda la obra, se reparen los malentendidos y se afirme tanto la posibilidad como la conveniencia de un fuerte orden social controlado”. Così fan tutte cumple con todas esas exigencias, incluso con el restablecimiento de las parejas originales —uno de los puntos más discutidos durante años y años—, pero lo hace con una mirada irónica a ese “orden social controlado”. Esos personajes, que exploraron las más diversas emociones a lo largo de la obra, se unen en el refrán final que exalta la razón, cantando con una inquietante serenidad, producto de la genialidad de la música de Wolfgang Amadeus Mozart.

Luciano Marra de la Fuente
editor@tiempodemusica.com.ar
Septiembre 2016

Este artículo se publicó originalmente en la revista Cantabile N° 67, marzo-abril 2013.

Para agendar
El Teatro Argentino de La Plata ofrecerá seis funciones de Così fan tutte en la Sala Alberto Ginastera: los viernes 2 y 9, sábados 3 y 10, y domingos 4 y 11 de septiembre. La dirección musical será de Rubén Dubrovsky, en tanto que la dirección escénica de Rubén Szuchmacher, con escenografía y vestuario de Jorge Ferrari e iIluminación de Gonzalo Córdova. El domingo 11 la dirección musical será de Natalia Salinas. El elenco que se presentará los viernes y los domingos estará integrado por Carla Filipcic Holm (Fiordiligi), Mariana Rewerski (Dorabella), Gustavo De Gennaro (Ferrando), Michel de Souza (Guglielmo), Héctor Guedes (Don Alfonso) y Marisú Pavón (Despina). Los sábados los protagonistas serán Daniela Tabernig (Fiordiligi), Florencia Machado (Dorabella), Santiago Bürgi (Ferrando), Alejandro Spies (Guglielmo), Luciano Miotto (Don Alfonso) y Cecilia Pastawski (Despina). Partiparán la Orquesta y Coro Estables del Teatro Argentino (director de coro: Hernán Sánchez Arteaga). Entradas desde $70. Localidades a la venta en la boletería del Teatro, de martes a sábados de 10.00 a 20.00 y los domingos de 10.00 a 17.00, o a través de www.tuentrada.com/teatroargentino. Descuentos y promociones destinadas a jubilados, pensionados, jóvenes, estudiantes, docentes y personas con discapacidad. Habrá ómnibus destinados al público de la Capital Federal que partirán desde la Casa de la Provincia de Buenos Aires, Callao 237, dos horas y media antes del inicio de las representaciones. Los pasajes de ida y vuelta tienen un valor de $200 y pueden ser adquiridos por medio de TuEntrada.com


Seguinos en www.twitter.com/TdMargentina y www.facebook.com/tiempodemusica.argentina
__________

Espacio de Opinión y Debate
¿Qué te pareció este artículo? Dejanos tu punto de vista en nuestro facebook o nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

 
Publicado el 02/09/2016
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados