Lunes 26 de Junio de 2017
Una agenda
con toda la música


Lunes 26



Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

El Cuarteto Arditti en el Teatro Colón : Líneas entrecruzadas
Esta magnífica agrupación, en una nueva presentación para el Colón Contemporáneo, unió sus fuerzas a la destacada soprano Claron McFadden para presentar un estupendo programa concentrado en Brian Ferneyhough y Arnold Schoenberg. Por Luciano Marra de la Fuente
 

El Cuarteto Arditti y la soprano Claron McFadden, Colón Contemporáneo, 2016

CUARTETO ARDITTI. Irvine Arditti y Ashot Sarkissjan, violines. Ralf Elhers, viola. Lucas Fels, violoncello. Solista invitada: Claron McFadden, soprano. Concierto del martes 3 de mayo de 2016 en la Sala Principal del Teatro Colón, en el marco del ciclo Colón Contemporáneo. Brian Ferneyhough: Cuarteto de cuerdas N° 3 / Cuarteto de cuerdas N° 4 con soprano. Arnold Schoenberg: Cuarteto para cuerdas N° 2, Op. 10, con soprano.

El Colón Contemporáneo, tras su apertura este año con la inclasificable pero súper estimulante Stifters Dinger de Heiner Goebbels, continuó su temporada a comienzos de mayo con una nueva actuación del Cuarteto Arditti. De esta manera, la formación fundada por el violinista Irvine Arditti en 1974, volvió por cuarta vez a nuestro país: la primera en 2000 con dos memorables conciertos en el Ciclo de Música Contemporánea del Teatro San Martín, luego para el Festival Internacional de Buenos Aires 2007 en el Teatro Coliseo y hace tres años en su primera actuación en el Teatro Colón —habría que mencionar las otras dos veces que vino el violinista fundador en solitario—. Cada vez que se presentaron en nuestro país fue un acontecimiento no sólo por la excelente interpretación de obras clásicas de la vanguardia musical del siglo XX (Webern, Bartok) y principalmente de autores más cercanos a nuestro tiempo —los cuales escribieron esas obras para ellos—, sino que transmitieron su conocimiento y experiencia, brindando clases magistrales para intérpretes y compositores locales.

Algo característico de sus actuaciones es la manera de presentar las obras en el programa, mostrando una manera posible de relacionar cada estilo y autor elegido, y generando un discurso musical contundente que va más allá de la sumatoria de las obras. Si bien esta vez el programa se concentró en tan sólo dos autores, no fue la excepción. El Cuarteto N° 2, Op. 10 (1908) de Arnold Schoenberg con el agregado expresivo de la voz de una soprano y cuyo último movimiento, con la suspensión de la tonalidad funcional, quedó en la historia de la música como una ventana a un nuevo mundo sonoro que muchos autores posteriores —e incluso al mismo Schoenberg en otras obras— se adentrarían con convicción. Esta obra fue el punto de partida para el Cuarteto N° 4 (1990) del inglés Brian Ferneyhough, que también recurre a una soprano para que se una a las cuerdas y desarrolla en cuatro movimientos su compleja escritura, heredera en cierta manera de esa ventana inicial.

El programa incluyó además de este mismo compositor —presente en la sala y que brindó una extensa conferencia en el Salón Dorado previo al concierto— el Cuarteto N° 3 (1987), una obra en dos movimientos que muestra asimismo su particular estética y fue interpretada por el Arditti en su primera visita porteña. Desde la dinámica extremadamente pianissimo del inicio de la obra —Irvine Arditti tuvo que esperar a que los ruidos molestos de la sala desaparecieran y reinara un silencio absoluto— hasta el solo de viola final, fue un constante juego de gestos, tanto dinámicos como de ataques, de alturas y de tempi, pero el eje central de la composición fue la preponderancia del contraste que hay entre la voz solista de uno de los integrantes del cuarteto por sobre la idea de ensamble del resto. Así, y en todo momento, se pudo vislumbrar una unión indisoluble entre la escritura súper detallista del compositor con la interpretación virtuosística del Cuarteto Arditti.

Cuarteto Arditti, Colón Contemporáneo, 2016

Esa unión se volvió a dar en el Cuarteto N° 4 de Ferneyhough, aquí junto a la excelente soprano Claron McFaden. Las líneas de la compleja textura de la obra en cuatro movimientos fueron mayormente con un sentido de ensamble, donde los cambios de tempi y de dinámica generaron un discurso en permanente tensión, con gestos musicales de indudable impacto. La incorporación de la voz de soprano en los movimientos pares, interpretando un texto del poeta estadounidense Jackson Mac Low que deconstruye los Pisan Cantos de Ezra Pound, generó aún más tensión, sobre todo por los diferentes recursos vocales a los que apela el compositor —desde el canto pleno al rápido susurro—, que no lograron la inteligibilidad de las palabras, incluso en el tramo final de la obra donde la voz queda sola, remarcando por demás las consonantes y enfrentando una línea de canto en permanente movimiento. Es en los últimos compases donde en un registro central la soprano puede expresar un par de palabras claramente, sobre un expresivo colchón suave de las cuerdas. Es aquí donde la compleja arquitectura musical de Ferneyhough se relaja y produce un momento único en su obra, nuevamente en simbiosis con la excelencia del Cuarteto Arditti y una magnífica prestación de la soprano Claron McFadden.

Ese momento puede ser tomado como la llave para entrar al mundo sonoro del Cuarteto N° 2 de Schoenberg que ocupó la segunda parte del programa. Si bien la obra de Ferneyhough se compuso a partir de un encargo para un concierto donde se iba a interpretar esta obra de Schoenberg, y toda relación tiene mayor lógica si se va desde lo más anterior a lo más nuevo, la disposición contraria en su interpretación hizo que las relaciones entre uno y otro se entrelazaran retrospectivamente. La textura que propone Schoenberg es heredera de toda una tradición clásico-romántica para esta formación de cuerdas: aquí el Arditti fue tal vez un tanto frío en esos ensambles de fuerte impronta post-romántica, por ejemplo, del primer movimiento “Massig” (Moderato), en cambio el juego de jerarquías instrumentales o tempi contrastantes que fueron una constante en Ferneyhough y que Schoenberg propone para el segundo movimiento, “Sehr rasch” (Muy rápidamente), fueron resueltos de manera excepcional.

Si sólo en el final de Ferneyhough las palabras que canta la soprano se escuchaban de manera inteligible, en Schoenberg es una necesidad expresiva exponer claramente los simbolismos de la poesía del alemán Stefan George: su escritura jerarquiza a la voz por sobre el exigente acompañamiento de las cuerdas. La voz de Claron McFadden fue exquisita en su manera de cantar y decir, en tanto que el Arditti tuvo momentos de extremo virtuosismo. La línea del comienzo del movimiento final, “‘Entrückung’, sehr langsam” (“Extasis”, muy lentamente), por ejemplo, sonó extraordinaria, sin fisuras y continua entre los cuatro instrumentistas con sordina, como si fueran un solo instrumento de una extensísima tesitura. La coda final, que muchas veces se escucha de manera exageradamente romántica —y que también se puede ver como espejo a lo que realiza Ferneyhough en la conclusión de su Cuarteto N° 4—, esta vez fue interpretada de manera introspectiva y quedada, resolviéndose en un profundo silencio.

El Cuarteto Arditti y la soprano Claron McFadden, Colón Contemporáneo, 2016

Al finalizar la concentrada interpretación de Arnold Schoenberg, la ultra complejidad en la escritura de Brian Ferneyhough se la recordó más amable e incluso, en parte, lírica. Estas impresiones que dejan esta nueva presentación del Cuarteto Arditti para el Colón Contemporáneo volvieron a reafirmar las que siempre tuvimos de esta agrupación: a su deslumbrante virtuosismo unido a una indudable musicalidad, sea en la estética que sea, los recorridos que proponen de una obra a otra se entrecruzan produciendo inquietantes disquisiciones musicales.

Luciano Marra de la Fuente
editor@tiempodemusica.com.ar
Mayo 2016

Imágenes gentileza Teatro Colón / Fotografías de Máximo Parpagnoli
Seguinos en
www.twitter.com/TdMargentina y www.facebook.com/tiempodemusica.argentina
__________
 
Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en este concierto, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro facebook o nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

 
Publicado el 16/05/2016
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados