Miércoles 1 de Marzo de 2017
Una agenda
con toda la música


Miércoles 1
Jueves 2
Viernes 3

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

“the little match girl passion” en el CETC : Sencillez emotiva
La conmovedora obra vocal de David Lang, basada en el cuento de Andersen, se ofreció en una excelente interpretación musical y visual a cargo de Música Inaudita y SuperUber. Por Luciano Marra de la Fuente
 

Una escena de the little match girl passion, CETC, 2015

THE LITTLE MATCH GIRL PASSION de David Lang. Función del martes 16 de junio de 2015 en la Sala del Centro de Experimentación del Teatro Colón. Música Inaudita, dirección: Pablo Piccinni y Agustina Crespo. Puesta en escena: SuperUber. Diseño y operación de sonido: Ignacio Llobera. Iluminación: Alfredo Morelli.

La repetición casi obsesiva de palabras “Come” y “Daughter” (Ven, hija), apoyada por el resonar constante de un bombo, con motivos recurrentes que se distribuyen entre los diferentes registros del pequeño ensamble de once voces que conforman Música Inaudita, dirigido por Pablo Piccinni, creó el clima de desolación con el cual comienza, y por el que va atravesar, the little match girl passion (la pasión de la niña de los fósforos) de David Lang. Esta obra de unos cuarenta minutos de duración, que se pudo escuchar como primera audición local a mediados de junio pasado en el Centro de Experimentación del Teatro Colón, se presentó con un marco escénico ideado por SuperUber, un equipo de arte, diseño y tecnología brasileño fundado por Liana Brazil y Russ Rive.

El compositor norteamericano David Lang, que ganó el Premio Pullitzer por esta obra en 2008 —y además es cofundador y codirector artístico del genial colectivo musical Bang on a Can—, tomó como punto de partida el cuento de Hans Christian Andersen, que narra el calvario que padece una niña vendedora de fósforos en la fría noche de fin de año. Para animarse va encendiendo fósforos que la hacen imaginar otras situaciones bien diferentes a las que está viviendo: junto a una calurosa estufa de hierro, una mesa con un ganso asado, un hermoso árbol de Navidad, la aparición de su abuela. Con esta última imagen es que la niña pide ir tras ella, a otro lado, un mundo mejor, sin frío ni hambre.

Esta idea de calvario está presente en la obra de Lang al combinar el relato de Andersen con la estructura de una Pasión barroca y al recurrir a textos de La pasión según San Mateo de Bach, escritos por Picander —seudónimo del poeta alemán Christian Friedrich Henrici— y del propio Evangelio de San Mateo. De esta manera se suceden los quince números de la obra, alternando dos tipos de escritura. En los números pares se desarrolla la narración del cuento con un motivo expuesto primero por la mezzosoprano, que tiende a lo silábico, remarcado por pequeñas palabras por los otros registros y el breve toque del glockenspiel, y que irá sufriendo variaciones entre número y número con la sumatoria de voces, desarrollo de motivos o cambios armónicos. En cambio en los números impares están los momentos de contemplación y reflexión de lo que se está narrando, característicos de las Pasiones, y en donde Lang expone el texto de manera pausada y repetida, en frases de largo aliento y de cautivante belleza. El número central, el siete, se diferencia del resto: tan sólo se repite dos veces la palabra “Patience” de manera casi susurrada mientras se escucha el sonido oscilante de un raspado metálico.

Otra escena de the little match girl passion, CETC, 2015

Más allá de esta caracterización distintiva de cada momento, hay un progreso dramático en el transcurrir de esta obra vocal que fue bien aprovechado por SuperUber para su puesta, que contó con iluminación de Alfredo Morelli y diseño de sonido de Ignacio Llobera. El resultado fue una video-instalación que ilustraba las diferentes estancias del relato, rodeaba a los intérpretes de Música Inaudita dispuestos en semicírculo y abarcaba la mitad del recinto central de la sala del CETC, avanzando sobre parte del público. Una luz crepitante propia de los fósforos proyectaba las formas de los objetos o siluetas, en partes a la manera de sombras chinescas, pero también iluminaba tenuemente, por ejemplo, texturas de ladrillos. La aparición de colores hacia el final de la obra, con la muerte y transfiguración de la niña, generó un contraste efectivo y afectivo, tendiendo a formas más abstractas y cálidas.

La interpretación de Música Inaudita, dirigidos por Pablo Piccinni, fue impecable. En ensamble poseen una afinación segura y precisión rítmica que les permite crear esas texturas cristalinas de la partitura de Lang, pero también pueden sobresalir con las mismas características cuando se les exige actuar de manera solista o en dúo. También fueron precisos en el toque de los instrumentos de percusión —cascabeles, crótalos, glockenspiel, bombo y campanas tubulares— que les adosa el compositor a algunos de los cantantes.  

El estreno en nuestro país de the little match girl passion de David Lang en el CETC —la función vista estuvo dedicada a la memoria de quien fuera su creador, Sergio Renán, fallecido esa semana— no sólo fue la oportunidad de tomar contacto con un grupo de artistas que ofrecieron una interpretación musical y visual excelente, sino también el visibilizar una manera de componer muy propia de nuestro siglo que dialoga con el pasado de manera original y ofrece una nueva mirada.

Escena final de the little match girl passion, CETC, 2015

Conociendo un poco más las obras de David Lang, sorprende, afortunadamente, que sea permeable a diferentes estilos y géneros musicales, sin la necesidad de adscribirse a uno solo de manera obstinada, y que adapte sus influencias musicales según el tema que aborde. En el final de la obra, a la manera de marcha fúnebre, por ejemplo, las voces suavemente repiten “Rest soft” (Dulce descanso) sobre el resonar de los cascabeles, crótalos, glockenspiel y bombo, mostrando otra vez que la aparente sencillez de la escritura musical de esta the little match girl passion potencia aún más el drama sobre la indiferencia humana del cuento de Hans Christian Andersen.

Luciano Marra de la Fuente
editor@tiempodemusica.com.ar
Julio 2015

Imágenes gentileza Teatro Colón / Fotografías de Máximo Parpagnoli
Seguinos en
www.twitter.com/TdMargentina y www.facebook.com/tiempodemusica.argentina
__________
 
Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en esta obra, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro facebook o nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

 
Publicado el 08/07/2015
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados