Miércoles 13 de Diciembre de 2017
Una agenda
con toda la música


Miércoles 13



Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

“Werther” de Jules Massenet : Atracción fatal
La ópera inspirada en la novela de Goethe —y que el Teatro Colón ofrecerá desde el 14 de abril— muestra una doble atracción: la de una relación insatisfecha, propia del Romanticismo, y la de encontrar una nueva manera de plantear el drama lírico francés. Por Luciano Marra de la Fuente
 

Jonas Kaufmann (Werther) y Sophie Koch (Charlotte) en el primer acto de Werther,
producción de Benoît Jacquot, Opéra-Bastille, 2010 / Fotografía de Élisa Haberer

Algo que caracterizó a los compositores del fin del siglo XIX francés fue el romper las convenciones de los géneros operísticos que hasta ese entonces eran rígidas y excluyentes. Si la ópera francesa durante la primera parte de ese siglo se dividía, como en compartimentos estancos, en grand-opéra —de carácter, concepción y puesta en escena monumental— y en opéra-comique —de argumento más popular, con inclusión de partes habladas—, sería un grupo de compositores jóvenes los que lograrían difuminar esos límites, Jules Massenet a la cabeza.

Profesor de composición en el Conservatorio de París a sus treinta y seis años, este creador ya había experimentado con diversa fortuna en esos géneros por más de diez años: las opéras-comiques La Grand’ Tante (1867) y Don César de Bazan (1872), las grand-opéras Le Roi de Lahore (1877), Hérodiade (1881) y Le Cid (1885). Su primer avance en romper con esos límites lo hizo con Manon (1884), donde corroe el formato de la opéra-comique: le quita la liviandad y lo decorativo del género al apostar a un argumento íntimo y trágico, pero sobre todo busca una continuidad musical que evita la idea de número cerrado generando una escena compleja que podría incluir partes habladas sobre música, el paso natural de lo hablado a lo cantado o de un recitativo a un arioso.

Una instancia similar ocurre con Werther, su siguiente obra, concebida como drame lyrique hacia mediados de la década de 1880 y que sería estrenada, aunque en alemán, recién el 16 de febrero de 1892 en la Ópera de Viena. La obra ya terminada había sido rechazada hacia 1887 por el director de la Opéra-Comique, León Carvalho, argumentando que su temática era demasiado triste para su escenario. El hecho de designarla como drame lyrique tiene mucho que ver con la atracción que la obra de Richard Wagner generó en los jóvenes compositores europeos de fines de siglo y que, sin dudas, Massenet no pudo estar indiferente. El francés había asistido en 1883 a la interpretación completa de El anillo del nibelungo en Bruselas y, ya avanzada la composición de Werther, en 1886 viajaría a Bayreuth para el estreno de Parsifal, además de conocer las obras anteriores del autor alemán.

Ludovic Tézier (Werther) y Jennifer Larmore (Charlotte) en la escena final de Werther,
producción de Guy Joosten, Teatro de la Monnaie, 2007 / Fotografía de Johan Jacobs

La continuidad musical, ya buscada en Manon, se acrecenta en Werther, donde la sucesión de escenas, totalmente cantadas, adquieren un progreso dramático como nunca antes había experimentado la producción de Massenet. Más allá de poseer momentos solistas para el lucimiento de los cantantes, el compositor aplicará algunos progresos del drama musical wagneriano: borra los límites entre escenas evitando cadencias finales, construye escenas sobre “prosa musical” —la música atiende la prosodia del texto sin un esquema impuesto— y crea una intensa red de motivos recurrentes que se asocian a personajes o situaciones, contenida en un cuidado discurso sinfónico.

Junto a su don melódico característico, Massenet hace uso en Werther de un cromatismo más pronunciado, heredero del lenguaje musical de Tristán e Isolda, tal vez buscando la sensación de inestabilidad, tensión y ambigüedad que corresponden a la insatisfacción del protagonista ante la no correspondencia de su amada Charlotte.

1 | 2 >                                                                                                                                                    Continúa

 
Publicado el 14/04/2015
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados