Sábado 23 de Septiembre de 2017
Una agenda
con toda la música


Sábado 23
Domingo 24
Lunes 25

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

“Elektra” de Richard Strauss y Hugo von Hofmannsthal : El contenido de una grieta
Antes del estreno de una nueva producción del Teatro Colón, algunas reflexiones sobre la obra de una de las duplas creativas más interesantes en la historia de la ópera: el escritor Hugo von Hofmannsthal y el compositor Richard Strauss. Por Carlos Rossi Elgue
 

Leonie Rysanek (Clitemnestra) y Hildegard Behrens (Electra) en la entrada de Clitemnestra
de Elektra, produccion de Roberto Oswald, Teatro Colón, 1996 / Fotografía de Miguel Micciche

"Nos penetra de tal manera que las más secretas profundidades interiores se agitan en nosotros y lo verdaderamente demoníaco, lo natural que mora en nuestro interior, suena en oscuras y embriagadoras vibraciones" 
                                                                  Hugo von Hofmannsthal

Elektra de Richard Strauss provoca angustia, opresión, aturdimiento, fascinación, como esas obras malditas que causan atracción y rechazo, que nos arrastran casi masoquistamente hacia la profundidad de su belleza diabólica. Su música nunca resultará indiferente ya que toda la obra se construye como una experiencia sensorial extrema que bordea los límites de lo soportable: el espectador se sentirá interpelado porque lo que allí se manifiesta lo involucra y lo atrapa.

1. La fascinación

En 1903 Richard Strauss asiste a una representación en Berlín de la pieza Elektra de Hugo von Hofmannsthal, basada en la tragedia homónima de Sófocles. La atracción que siente por la obra lo lleva a pedirle a su autor que acepte convertirla en una ópera. De esta manera, comienza una fecunda relación que producirá, luego de Elektra, El caballero de la rosa, Ariadna en Naxos, La mujer sin sombra, Elena egipcíaca, Arabella y el ballet La leyenda de José.

El joven Hofmannsthal que se acerca a la obra de Sófocles es producto de su tiempo1, preocupado por la naturaleza del individuo en una sociedad en desintegración. La figura del hombre racional de la cultura liberal, de cuyo dominio científico de la naturaleza y el autocontrol moral se espera la creación de una buena sociedad, se desplaza hacia la figura del hombre psicológico, criatura de sentimientos y pasiones, más rica, pero más versátil y peligrosa. Hofmannsthal se sumerge en la exploración de las relaciones entre política y psique, y en la crisis de la cultura liberal manifestando la conciencia de la brutalidad de la existencia social, con angustia e impotencia.

 

Christine Goerke (Electra) y Adrianne Pieczonka (Crisotemis) en una escena de Elektra,
producción de Charles Edwards, Royal Opera House, 2013 / Fotografía de Clive Barda

Su hastío del mundo se explica a partir de la emergencia de las ideas de la Viena fin de siècle y su educación: la familia Hofmannsthal era la encarnación viviente de la tradición estético-aristocrática de la burguesía. El padre de Hugo, auténtico aristócrata de espíritu, estaba interesado en que el niño cultivara sus facultades para el goce óptimo de un ocio refinado. Criado en este invernáculo para el talento estético, no es de extrañar que el adolescente Hofmannsthal se convirtiera en un joven Narciso, precozmente maduro y triste, cansado del mundo.

El repliegue hacia la interioridad, enfrentada al artificio del mundo, lo conduce a buscar el sentido de la vida en las pasiones, exploración que se ve con claridad en obras como Venecia conservada y Elektra. El mundo irracional, siempre peligroso, rara vez se presenta en términos contemporáneos, sino desplazado a tiempos míticos o históricos. La indagación sobre el impulso, “lo natural que mora en nuestro interior” le permite escapar de la prisión del esteticismo aristocrático de su época, entendido como una fuga del mundo cotidiano.
____

Nota
1 Las investigaciones de Sigmund Freud, las teorías de Friedrich Nietzsche sobre el origen de la tragedia, el simbolismo pictórico de Gustav Klimt, son algunos de los componentes de este clima único que es la Viena fin de siècle.

1 | 2 >                                                                                                                                                    Continúa

 
Publicado el 25/10/2014
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados