Miércoles 1 de Marzo de 2017
Una agenda
con toda la música


Miércoles 1
Jueves 2
Viernes 3

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

Sol Gabetta y la Orquesta de Cámara de Basilea en el Teatro Colón : Arrebatos musicales
La cellista cordobesa deslumbró en su regreso al país en un concierto para el Mozarteum Argentino. Actuó junto a ella el excelente ensamble orquestal suizo dirigido por el genial Giovanni Antonini. Por Luciano Marra de la Fuente
 

Sol Gabetta y la Orquesta de Cámara de Basilea, dirigida por
Giovanni Antonini, en el Teatro Colón, Mozarteum Argentino, 2014

ORQUESTA DE CÁMARA DE BASILEA. Dirección: Giovanni Antonini. Solista: Sol Gabetta, violoncello. Concierto del martes 7 de octubre de 2014 en el Teatro Colón, organizado por el Mozarteum Argentino. Stefan Wirth: Octeto para vientos (estreno sudamericano). Schumann: Concierto para violoncello y orquesta en La menor, Op. 129. Beethoven: Sinfonía N° 4 en Si bemol mayor, Op. 60.

La anteúltima propuesta del Mozarteum Argentino para este año significó el regreso de la destacada cellista Sol Gabetta a su país tras dos años de ausencia. Aquella vez lo hizo con un concierto de cámara con piano y fue también en el marco de esta emblemática asociación musical. En esta oportunidad se la pudo disfrutar en un concierto con orquesta con la particular visión musical de Giovanni Antonini —una de las personalidades más importantes de la interpretación históricamente informada y fundador del eximio ensamble barroco “Il Giardino Armonico”— al frente de la Orquesta de Cámara de Basilea.

Los tres acordes del tutti con el cual comienza el Concierto para violoncello de Robert Schumann —escrito en 1850, revisado en 1854 y estrenado póstumamente en 1860— fueron la clara demostración de por dónde iba a ir la interpretación: precisión en el ataque y en los matices dinámicos, claridad en las texturas del ensamble y un dramatismo en su punto justo. El sonido del cello, después de esta breve introducción, fue aún más tímido, lo que no significa que el toque de Sol Gabetta sea timorato sino todo lo contrario: esa larga línea de presentación, severa, mostró una nobleza y una seguridad muy contundente, eso sí, con la dinámica piano que indica la partitura, fundiéndose en la figuración movediza de todas las cuerdas.

Tal vez la contestación del tutti resultó rapidísima para este movimiento que lleva la indicación “Nicht zu schnell” (No demasiado rápido), sin embargo el sonido de Gabetta se acopló bien a esos cambios de carácter impuestos por Antonini y fue inquietante escuchar cómo los raptos de velocidad en el cello solista se transmitían con la misma agilidad en toda la orquesta. Esos contrastes de energía le dieron una impronta nerviosa que no le queda para nada mal a la escritura episódica de Schumann en esta obra sumamente lírica, “una especie de balada musical”, tal como la definen los musicólogos Robin Stowell y David Wyn Jones, y en donde los tres movimientos se suceden sin pausa, con motivos recurrentes que unifican al todo.

Sol Gabetta y la Orquesta de Cámara de Basilea, dirigida por
Giovanni Antonini, en el Teatro Colón, Mozarteum Argentino, 2014

La conjunción de Sol Gabetta en dúo con el primer violoncello de la orquesta en el “Langsam” (Lento) central fue, quizá, uno de los momentos más subyugantes de toda la velada, por lograr un expresivo cantabile en una dinámica extraordinariamente sutil. Gabetta plasmó luego un crescendo tormentoso, típicamente romántico, en esa furiosa línea solitaria de la transición que desemboca en el impulsivo “Sehr lebhaft” (Muy animadamente). En este movimiento, tomado con suma rapidez por Antonini, los impulsos de carácter y la expansión virtuosa entre solista y el tutti se volvieron a hacer presentes: los diferentes motivos repetitivos de esta especie de marcha final se escucharon de manera obsesiva, con la fuerza expresiva justa en los ataques, y culminando en una cadenza donde Gabetta lució nuevamente su noble y atractivo sonido.

Ante la ovación del público, la cellista cordobesa ofreció tres obras fuera de programa que constituyeron una entidad coherente. Si en el Concierto se había acoplado de manera genial con la orquesta —y sobre todo con el primer violoncello—, la canción catalana El cant dels ocells en adaptación de Pau Casals logró otra vez esa comunión con los violoncellos de la orquesta que la acompañaron, generando una línea contenida y sentida, remarcando las pausas y mostrando un extraordinario legato. La belleza que puede obtener de los cantabiles melancólicos, con largas líneas expresivas y sonoras, volvió a aparecer en la canción Après un rêve de Gabriel Fauré, en transcripción para cello y orquesta.  El momento de soledad finalmente vino en el último bis con la interpretación de “Pianissimo”, la segunda parte de Grāmata čellam (El libro para violoncello) del letón Peteris Vasks, escrito especialmente para Gabetta: la sutileza en la dinámica, los armónicos y glissandi expresivos, las dobles notas sonoras y la unión de la propia voz de la instrumentista en la sección central generaron  otro de los momentos inolvidables de la noche.

El programa había comenzado con el estreno sudamericano del Octeto para vientos (2008) del suizo Stefan Wirth (1975) en concordancia con el espíritu fundacional del repertorio de la Orquesta de Cámara de Basilea que combina obras del pasado con actuales. La obra, en tres secciones contrastantes en cuanto tempo, explora todas las posibilidades técnicas y expresivas del oboe, corno inglés, clarinetes, fagotes y cornos. En ciertas partes, hay una tendencia a generar ramilletes de sonidos (clusters) a la manera de György Ligeti como puntos de llegada, aunque con la dificultad de ser tan sólo ocho instrumentistas. En la sección central lenta se genera un dúo muy atractivo entre el primer fagot y el corno inglés, que bien se diferencia de las otras dos secciones de trazos angulosos, de  animación constante y en el que abundan efectos como el frullato, glissando y un eventual soplido de las boquillas sin generar sonido. En el final se llega a un extremo agudo del registro que rompe la identidad tímbrica de cada instrumento, de manera punzante.

Giovanni Antonini, dirigiendo a la Orquesta de Cámara de Basilea, Mozarteum Argentino, Teatro Colón, 2014

“Una fina doncella griega entre dos gigantes nórdicos”, así definía Schumann a la Sinfonía N° 4 (1807) de Ludwig van Beethoven, la obra que ocupó la segunda parte del programa. La diferenciación que Schumann hace con respecto a los “gigante nórdicos” que vendrían a ser la Sinfonía N° 3 “Heroica” y la N° 5 es evidente en la escritura beethoveniana, al rendir un verdadero homenaje a su maestro Franz Joseph Haydn, aunque imponiendo su creatividad al hacer su propia versión de la forma clásica. En este sentido lo entendió Giovanni Antonini que, con la Orquesta de Cámara de Basilea, continuó ahondando en esos territorios que se habían vislumbrado en el Concierto de Schumann.

En su interpretación hubo una idea de no exagerar los gestos beethovenianos. La melodía de la introducción, por ejemplo, fue interpretada por las cuerdas de manera sumamente liviana y con los sutiles toques de los vientos, en tanto que la reexposición del “Allegro vivace inicial” tuvo el nervio necesario para generar el dramatismo del reencuentro temático, propio de la forma sonata, y sus acordes conclusivos sonaron quedados, ni enfáticos ni rimbombantes. Algo similar se percibió en los tutti del expresivo “Adagio”, donde de nuevo la trasparencia de las texturas logradas por las cuerdas fue extrema.

El cuidado de los matices dinámicos fue otra de las constantes, en especial en el “Menuetto”, donde también consiguió un ensamble perfecto de todo el conjunto en cuanto velocidad y carácter. El Trío de este movimiento encontró un aire pastoril admirable, con bellos adornos a cargo de todas las secciones involucradas. En el “Allegro ma non troppo” final, la velocidad fue vertiginosa —fue increíble cómo los fagotes y los clarinetes siguieron ese tempo sin fisuras— y aquí aparecieron ataques sonoros y dramáticos en ciertos puntos de este movimiento que pareció tornarse cada vez más rápido y más rápido, demostrando lo virtuosa que la orquesta suiza puede ser.

Giovanni Antonini, dirigiendo a la Orquesta de Cámara de Basilea, Mozarteum Argentino, Teatro Colón, 2014

Tras los fervorosos aplausos y siguiendo con el impulso beethoveniano, la orquesta ofreció la Obertura de Las criaturas de Prometeo, Op. 43 (1801) donde se pudo apreciar una vez más la claridad en la exposición de la parte lenta inicial y la extrema velocidad en la segunda parte, con las secciones de vientos destacadas y un ensamble de cuerdas perfecto.

Con este arrebato sonoro fue que finalizó este concierto del Mozarteum Argentino que, sin lugar a dudas, por el virtuosismo de la Orquesta de Cámara de Basilea, la genial visión musical de Giovanni Antonini y la extraordinaria actuación de la cellista Sol Gabetta, quedará en el recuerdo como uno de los más perfectos de la actual temporada.

Luciano Marra de la Fuente
editor@tiempodemusica.com.ar
Octubre 2014

Para agendar
La temporada 2014 del Mozarteum Argentino culminará con la actuación del prestigioso contratenor francés Philippe Jaroussky y el Ensemble Artaserse, en un programa dedicado a Antonio Vivaldi. Se podrá escuchar el Concierto para cuerdas en Do menor, RV 120; el Stabat Mater, RV 621; Concierto para cuerdas en Re mayor, RV 125; Longe mala, umbrae terrores, motete para soprano, cuerdas y bajo continuo en Sol menor, RV 629; “Se in ogni guardo”, aria de la ópera Orlando finto pazzo, RV 727; “Vedro con mio diletto”, aria de la ópera Giustino, RV 717; el Concierto para dos violines en La menor, RV 522; “Mentre dormi” y “Gemo in un punto e fremo”, arias de la ópera L'Olimpiade, 725. Los conciertos serán el lunes 3 y miércoles 5 de noviembre en el Teatro Colón.
Más info: www.mozarteumargentino.org

Imágenes gentileza Mozarteum Argentino / Fotografías de Liliana Morsia
N. del E.– Las fotos corresponden al primero de los conciertos, ofrecido por los mismos intérpretes, el lunes 6 de octubre de 2014.
Seguinos en
www.twitter.com/TdMargentina y www.facebook.com/tiempodemusica.argentina
__________
 
Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en este concierto, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro facebook o nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

 
Publicado el 21/10/2014
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados