Lunes 25 de Septiembre de 2017
Una agenda
con toda la música


Lunes 25
Martes 26
Miércoles 27

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

Li Biao Percussion Group en el Teatro Colón : Estremecimiento por el sonido
El Mozarteum Argentino presentó a este grupo liderado por el percusionista chino Li Biao, que ofreció un programa que estimuló las más diversas sensaciones a partir de un frondoso set de percusión. Por Luciano Marra de la Fuente
 

Li Biao y uno de los integrantes de su grupo, Mozarteum Argentino, Teatro Colón, 2014

LI BIAO PERCUSSION GROUP. Concierto del martes 27 de mayo de 2014 en el Teatro Colón, organizado por el Mozarteum Argentino. Programa “Del Barroco al Futuro”. Obras de Bob Becker, Tobías Broström, Johann Sebastian Bach, Steve Reich, Philipp Jungk, Ástor Piazzolla, Li Biao, Bebojsa Jova Zivkovic y Emanuel Séjourné.

Las vibraciones  de los tambores y el bombo fueron como un rugido de furia que resonó tanto en el cuerpo como en el piso y las paredes del Teatro Colón en el final del programa del Li Biao Percussion Group, ofrecido en la temporada del Mozarteum Argentino. Los seis integrantes de este formidable grupo —fundado en 2005 por el percusionista chino Li Biao— lograron hipnotizar, a lo largo de casi dos horas, al público porteño con la amplia variedad de sonidos que pudieron obtener de los numerosos instrumentos que dominaban el escenario.

Con el título “Del Barroco al Futuro”, el programa comenzó con los sonidos casi imperceptibles del trémolo de la marimba en Mudra (1990) del norteamericano Bob Becker (1947), una obra más bien del futuro que del barroco. La obra posee reminiscencias arcaicas al hacer uso de “ragas” hindúes —un patrón melódico y rítmico repetido— que, por momentos, la emparentan con la sonoridad del Minimalismo (hay una melodía en la segunda sección muy expresiva, a cargo del vibráfono, que remite a las que utiliza Philip Glass). Ya aquí se pudo advertir la precisión y énfasis que posee Li Biao en el toque del tambor solista, en especial hacia el final de la obra en la que adquiere un aire rapsódico en crescendo, contrastado con el seco golpe de bombo repetido, cada vez más rápido, y que llevan al clímax.

El Barroco se hizo presente en las siguientes dos obras, aunque de manera diferente. Tras una introducción ambiental a cargo de uñas, una caja con bolitas y un gong, en Bridging the world (Salvando al mundo, 2005) del sueco Tobias Broström (1978), la melodía que surgió del vibráfono —sobre el acompañamiento de dos marimbas— fue la de la Chacona en Re menor para violín solo de Johann Sebastian Bach, oportunidad para admirar el costado sumamente expresivo de Li Biao. El estilo moderado y melodioso de la obra, que permitió escuchar dinámicas muy suaves de los tres intérpretes, mostró de una manera muy especial cómo una obra propia de siglo XXI relee una música del pasado. Diferente, y tal vez más previsible, fue el arreglo del grupo del Concierto italiano, BWV 917, de Bach: tras una sección donde el tema de la obra fue expuesto a dos marimbas de manera precisa rítmicamente y en estilo barroco, en la segunda parte se incorporaron batería, conga, triángulo, cajón y ganza para darle una impronta jazzística a la melodía contrapuntística barroca, un recurso ya usado en demasía en este tipo de arreglos.

Li Biao Percussion Group, Mozarteum Argentino, Teatro Colón, 2014

Los ocho bongós golpeados por baquetas, a cargo de cuatro intérpretes, fueron los protagonistas de generar el primer impacto sonoro de la noche en el cuerpo, con el primer movimiento de Drumming (1971) de Steve Reich (1936). La precisión de los cuatro intérpretes generó esa sensación de ritual, característica del Minimalismo al que adscribe el compositor, y mucho más cuándo uno de ellos desfasaba el patrón rítmico o un cambio súbito de tempo, que se vio coronado al final con un accelerando y una intensidad de volumen impresionante. Otro estilo de obra norteamericana, del ámbito popular, fue como el grupo cerró la primera parte del programa, una suite de ragtimes. Las cuatro piezas —Fluffy Ruffles y Triplets de George Hamilton Green, Look out Little Ruth de Kurt Engel y Extravaganzen de Otto Witt— fueron el vehículo para que Li Biao demostrara, quizá perdiendo un poco de musicalidad ante las sencillas melodías, un virtuosismo avasallante en el vibráfono, con precisión de toque y un torbellino de velocidad.

La segunda parte del programa estuvo integrada por obras del “futuro”. En el comienzo, el alemán Philipp Jungk, integrante del grupo, presentó su obra Deep Stream (Corriente profunda, 2004). Los golpes en un bol de agua, amplificados, fueron el marco sonoro para que el propio Jungk frotara un arco sobre una estructura particular, una especie de jaula con forma de pirámide, que llevaba en la otra mano. Al convertiste los golpes regulares, ahora desde una grabación, se intensifica esta idea de agua, muy poética por cierto, que trasciende la obra, a través del golpeteo constante de una conga —también interpretado por el autor—, el trémolo de las marimbas, el palo de lluvia o la caja con bolitas.

El arreglo para dos marimbas del propio Li Biao, realizado para esta gira, de los “Tangos N° 1 y 3” de la Tango Suite, original para dos guitarras, de Astor Piazzolla permitieron encontrarse con un sonido hermoso de la marimba que llevaba la melodía en el primero, más los sonidos velados que lograron en conjunto, en tanto que en la última se hizo presente el impulso rítmico característico de Piazzolla, de por sí percusivo, incluso apelando a golpes de los pies en el suelo.

Li Biao interpretando su obra Drama X, Mozarteum Argentino, Teatro Colón, 2014

Li Biao presentó su obra Drama X (2007), dirigiéndose en inglés al público y rememorando su infancia, en donde lo primero que tocó fueron los gongs característicos de la Ópera de Pekín. Sobre una mesa había una serie de gongs de distintos tamaños, los cuales fueron tocados con cuatro baquetas en una fuerza y precisión impresionantes. Por momentos la mano izquierda mantenía un pulso regular, en tanto que la mano derecha hacía sonar con un ritmo irregular los diferentes platillos, creciendo y disminuyendo el volumen, de manera virtuosa. El sonido final del choque de dos platillos inundó de vibraciones la sala.

Las dos últimas obras del programa fueron arreglos que el grupo realizó sobre Ilijas (1996) del serbio Nebojša Jovan Živkovic (1962) original para solo de marimba y Departures (2005) del francés Emmanuel Séjourné (1961) original para dos marimbas. En estos arreglos se privilegió un sonido de conjunto que predominó, aunque también se encontraron sutilezas solistas. En Ilijas, por ejemplo, impactó la cantilena de aire rapsódica, llevada por la marimba interpretada por Li Biao, contrastando con una melodía más rápida, tal vez de origen eslavo, y seguido de una impresionante sección de golpeteos repetidos de palmas, caja, congas, pandereta y castañuelas. Las dos marimbas solistas en Departures estuvieron muy bien llevadas por miembros del grupo, desde la melodía melancólica inicial a la siguiente sección más movida, con importante acompañamiento rítmico nuevamente de cajón, claves, conga y ganza. En última sección de esta obra, los seis integrantes del grupo se ubicaron en el fondo del escenario tocando cinco tambores y un bombo, generando esa sensación, descripta al comienzo, de estremecimiento por el sonido.

Li Biao Percussion Group, Mozarteum Argentino, Teatro Colón, 2014

El Li Biao Percussion Group retribuyó las ovaciones de la sala con dos obras fuera de programa, de carácter netamente popular y de autores brasileños: la archiconocida Tico tico no fubá (1917) del paulista Zequinha de Abreu y Valencia (2002) del carioca Ney Rosauro. Si en la primera fue un tour de force nuevamente de Li Biao para demostrar su habilidad para tocar en una velocidad extremadamente rápida, la segunda, con su melodía inspirada en una tonada española, acompañada por caja y palmas, mostró su aspecto más quedado y melodioso. Sin dudas, ambas obras entusiasmaron al público a formar parte de esa batucada, marcando el ritmo con las manos, y mucho más cuando uno de los intérpretes saltó sobre la marimba levantando las palmas. Un verdadero clima de fiesta fue el que se vivió en el final de este concierto del Mozarteum Argentino, que permitió conectarnos con lo esencial de la música, los sonidos más diversos.

Luciano Marra de la Fuente
editor@tiempodemusica.com.ar
Junio 2014
 

Para agendar
Los próximos conciertos del Mozarteum Argentino se realizarán el lunes 23 y martes 24 de junio en el Teatro Colón, con la presentación del Jerusalem Chamber Music Festival, liderado por la pianista Elena Bashkorova. El programa que ofrecerán estará integrado por el Cuarteto para piano y cuerdas N° 1 en Sol menor, K. 478 de Wolfgang Amadeus Mozart, el Quinteto para piano y cuerdas de Alfred Schnittke, el Cuarteto para cuerdas, Op. 28 de Anton Webern y el Quinteto para piano y cuerdas en Mi bemol, Op. 44, de Robert Schumann. Localidades en venta en la boletería del Teatro y a través de TuEntrada.com
Más info: www.mozarteumargentino.org

Imágenes gentileza Mozarteum Argentino / Fotografías de Liliana Morsia
Seguinos en
www.twitter.com/TdMargentina y www.facebook.com/tiempodemusica.argentina
__________
 
Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en este concierto, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro facebook o nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

 
Publicado el 25/06/2014
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados