Martes 27 de Junio de 2017
Una agenda
con toda la música


Martes 27
Miércoles 28
Jueves 29

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

“Réquiem” en el Teatro Colón : La ópera intimista
La obra encargada por el Teatro Colón recayó esta temporada en Oscar Strasnoy, compositor argentino residente en Alemania, que estrenó una ópera sobre el dolor, la incomprensión y el costado oscuro de la humanidad. Por Ernesto Castagnino
 

 

Jennifer Holloway (Temple Drake) y Siphiwe McKenzie (Nancy Mannigoe)
en la escena inicial del segundo acto de Réquiem, Teatro Colón, 2014
 

RÉQUIEM, ópera en un prólogo y dos actos con música de Oscar Strasnoy y libreto de Matthew Jocelyn, basado en Requiem for a nun de William Faulkner. Estreno mundial, obra encargada por el Teatro Colón. Función del viernes 13 de junio de 2014 en el Teatro Colón. Dirección musical: Christian Baldini. Dirección escénica: Matthew Jocelyn. Escenografía: Anick Le Bissonière y Eric Oliver Lacroix. Vestuario: Aníbal Lapiz. Iluminación: Enrique Bordolini. Elenco: Jennifer Holloway (Temple Drake), Siphiwe McKenzie (Nancy Mannigoe), James Johnson (Gavin Stevens), Brett Polegato (Gowan Stevens), Cristian De Marco (Gobernador), Santiago Burgi (Pete), Damián Ramírez (Carcelero), Mario De Salvo (El juez), Emilio Lopetegui (Bucky Stevens). Orquesta y Coro Estables del Teatro Colón. Director de coro: Miguel Martínez.

A diferencia de su ópera Cachafaz, tragedia bárbara —sobre la pieza homónima de Copi, que se estrenó localmente en el Ciclo de Música Contemporánea del Teatro San Martín en 2012— que transitaba magistralmente por el terreno del grotesco criollo, en esta oportunidad Oscar Strasnoy decidió internarse en el mundo simbólico y trágicamente subjetivo de William Faulkner.

El clima opresivo creado por la música de Strasnoy para este drama íntimo refleja cabalmente el desolador universo faulkneriano. Este ambiente toma cuerpo a través de un lenguaje sonoro que no elude cierta tradición y ciertas convenciones del género operístico incorporando en este caso algunos elementos del jazz, el blues y el gospel que connotan estilística y geográficamente el sur estadounidense en el que transcurre la trama. La armónica y el saxo —instrumentos poco frecuentes en la orquesta operística— hacen su aporte para definir la identidad tímbrica tan característica de esa región.

El libreto de Matthew Jocelyn —también autor del planteo escénico— se basa en la “novela dialogada” de William Faulkner, Requiem para una mujer (1950), que narra la historia de Temple Drake ante la inminente ejecución de la asesina de su hijo y los recuerdos de su atribulada vida tras haber sido secuestrada y prostituida. Jocelyn utiliza el recurso del flashback y la elipsis para contar una historia que de por sí es en su mayor parte evocada por los personajes mientras dialogan, lo que da como resultado una ópera donde prima un trabajo intelectual que requiere una considerable capacidad de concentración por parte del espectador.

Jennifer Holloway (Temple Drake), James Johnson (Gavin Stevens) y Siphiwe McKenzie
(Nancy Mannigoe) en la escena final del segundo acto de Réquiem, Teatro Colón, 2014

Los momentos más logrados dramáticamente son aquellos en los que dialogan las dos protagonistas pero la obra se empantana en el discurrir existencial y psicológico de un drama donde la misma estructura narrativa impide comprender la intensidad de las emociones y reacciones de los personajes dejando al espectador afuera de la historia. En este sentido, la obra en su conjunto adquiere sentido y unidad solamente después de haberla escuchado en su totalidad. El rol del coro, intercalando entre las escenas fragmentos del texto litúrgico de la misa de réquiem, aportó poco al dramatismo de una obra en la que definitivamente no fue fácil sumergirse y dejarse llevar.

El diseño escenográfico de Anick La Bissonière y Eric Oliver Lacroix fue extremadamente sofisticado e indudablemente lo más destacable de la producción. Una caja enmarcada dentro de un gran panel negro —desde cuyas aberturas aparecía el coro en sus intervenciones— reforzaba la dimensión íntima y subjetiva de la tragedia que se desarrollaba en un living, una sala de justicia, el estudio de un abogado y la cárcel. Muy destacable también el vestuario de Aníbal Lapiz que recreaba los años cuarenta de un modo claro y sutil a la vez. La iluminación de Enrique Bordolini aportó una atmósfera opresiva propia del cine noir muy adecuada a esta obra y con la que se cerraba un planteo estético verdaderamente impecable.

El equipo vocal estuvo liderado por dos protagonistas femeninas, la mezzosoprano Jennifer Holloway y la soprano Siphiwe McKenzie, que supieron extraer de sus recitativos y ariosos el sentido trágico, lo cual hizo que sus dos encuentros fueran los momentos más disfrutables de la ópera. Menos intensidad se encontró en los igualmente efectivos Brett Polegato como Gowan Stevens, el marido de Temple, y James Johnson como Gavin Stevens, el tío de Gowan (barítono que el público argentino ha conocido por sus participaciones en Una tragedia florentina y Lohengrin).

Jennifer Holloway (Temple Drake), James Johnson (Gavin Stevens) y Siphiwe McKenzie
(Nancy Mannigoe) en la escena final del segundo acto de Réquiem, Teatro Colón, 2014

Completaban el elenco el versátil y siempre eficiente Santiago Bürgi como Pete, Cristian De Marco como el Gobernador, Damián Ramírez como el carcelero, Mario De Salvo como el juez y el niño Emilio Lopetegui como Bucky Stevens (rol hablado).

La Orquesta Estable del Teatro Colón, dirigida por el Christian Baldini, fluyó articulada y precisa tanto en los pasajes más cantabiles como en los ostinatos que marcaban la creciente tensión. El Coro Estable asumió con sutileza y variedad de matices el rol de testigo que le otorgó el autor, al modo del coro de la tragedia griega.

Este estreno permitió acercarse a la obra de Oscar Strasnoy, un compositor argentino que reside hace décadas en Europa, quien ofreció con esta nueva ópera su talento y afinidad con el mundo del teatro musical.

Ernesto Castagnino
ecastagnino@tiempodemusica.com.ar
Junio 2014


Imágenes gentileza Prensa Teatro Colón / Fotografías de Máximo Parpagnoli y Arnaldo Colombaroli
Para ver más fotos ingresá a www.facebook.com/tiempodemusica.argentina / Seguinos también en
www.twitter.com/TdMargentina
__________
 
Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en esta obra, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro facebook o nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

 
Publicado el 24/06/2014
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados